Oda tercera - Poemas de ORFILA BARDESIO

Poemas » orfila bardesio » oda tercera

Oda tercera

Al mediodía, entre margaritas,                           
sentada en piedras lisas,                               
nombro a la bruja,                                       
la vida no vivida                                       
de la mujer amarga,                                     
limpios objetos como rejas la cercan,                   
un pulcro olor a nada                                   
respiran sus pulmones,                                   
hunde el pico de buitre                                 
en la carne más tierna,                                 
el desierto le seca la piel,                             
-las tijeras, la suerte, el criterio, las moscas,       
el horóscopo, el polvo, las cuentas,-                   
le dan vuelo a la escoba                                 
que la eleva sobre el género humano,                     
el vacío le llena las vísceras,                         
los ojos de vidrio le detienen la cara,                 
el miedo metaliza el calor de su vientre,               
un arenal estéril deja sus senos huecos,                 
se abraza a la malicia                                   
como a un escudo antiguo                                 
y la honra es el líquido                                 
con que lustra su muerte,                               
sentada en una olla                                     
teje un invierno eterno                                 
para abrigar sus gatos                                   
en la rueca oxidada                                     
que agoniza en su pieza,                                 
la vida es su mortaja,                                   
y cuando anda pasa el viento,                           
a la luz de relámpago                                   
de una dicha prohibida                                   
contempla en el espejo                                   
a la bella figura del triunfo                           
y adorna con su risa                                     
abierta en carcajada los grises de sus trajes           
de donde llueven cenizas frías,                         
en el laboratorio de su mente                           
ocurren los destinos,                                   
en el sitial del juicio                                 
tiene siempre la última palabra,                         
como los dientes de una máquina de calcular             
mastican los papeles, así persigue ella                 
a la inocencia como a una liebre arisca,                 
en mil glorias redondas                                 
le estallan los ciruelos, ella suelta sus galgos         
para atraparlos,                                         
el sol le desemboca en la ventana,                       
ella le derrama la noche por encima                     
para que vuelva al otro día,                             
sobre su mesa humean los manjares                       
que en celosos roperos                                   
para mañana guardan                                     
sus dedos flacos,                                       
eleva como a Dios                                       
al diablo sus plegarias,                                 
por el miedo al amor                                     
congelada                                               
la encierra su ataúd,                                   
el corazón clamando                                     
bajo el dolor secreto                                   
de la vida                                               
que no pudo vivir.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.