Poemas de Miguel W. Garaycochea

Poemas » miguel w garaycochea

Miguel W. Garaycochea


porqué, pues, ya no elogias
¿Porqué, pues, ya no elogias el poder de mis armas, ni mis bellas conquistas, en dulce metro, cantas... [leer completo]
paranomasia
¿Ya piensas en casamiento porque tu fortuna escasa te ha dado una... que no es casa, pues si digo ca... [leer completo]
es mi pecho calabozo
Es mi pecho calabozo de tormentos y pesares; mis labios, los del silencio, que no aciertan a quejars... [leer completo]
era feliz en el tiempo
Era feliz en el tiempo que, ignorando del amor el poderío, pensaba jamás rendirme, ni dejarme seduci... [leer completo]
pobre soy, nada tengo
Pobre soy, nada tengo, miserable es mi vida; pero a pesar de todo paso tranquilos días. Apolo que pr... [leer completo]
mucho más que el avaro
Mucho más que el avaro su riqueza escondida amo yo, fiel Ernesto, mi compás y mi lira. En vano, pues... [leer completo]
verdad, querida nise
¿Verdad, querida Nise, que te agradan mis versos, tanto porque son míos, como porque son bellos? Tan... [leer completo]
ingrato dueño mío
Ingrato dueño mío en cuyo pecho esconden el océano, sus iras; su dureza, los montes; oye mis quejas,... [leer completo]
muero de amor
Muero de amor, y deseo que mi muerte se dilate por gozar de la agonía los prolongados instantes. De ... [leer completo]
aunque en mares borrascosos
Aunque en mares borrascosos de dudas y sobresaltos batalle el alma, no dejaré de adorarte, pues que ... [leer completo]
desgraciados ojos míos
Desgraciados ojos míos que mirasteis sin recelo la hermosura donde Amor estaba, cruel, encubierto; j... [leer completo]
la advertencia
Incauto joven, mi musa en su tormento, te encarga que no des dentro del pecho al tirano Amor posada;... [leer completo]
yo desprecié una hermosura
Yo desprecié una hermosura que ardía por mí en amores, y de otra que no me quiere solicito los favor... [leer completo]
a la espléndida mesa
A la espléndida mesa de Jove poderoso asistieron un día los inmortales todos; y al paso que, entre b... [leer completo]
qué mal has correspondido
¡Qué mal has correspondido a mi pasión amorosa, bella homicida! ¡Y qué mal tienes pagado mi cariño, ... [leer completo]
tentado estuve un día
Tentado estuve un día a admitir el destino que me estaba brindando un generoso amigo. Por el bien de... [leer completo]
del silencio imperturbable
Del silencio imperturbable la lobreguez pavorosa y el negro manto, rodearán en todo tiempo la existe... [leer completo]
oscuras sombras
Oscuras sombras, en las cavernas horribles del fiero olviden, sepulten las crueles horas en que sent... [leer completo]
dónde estás, dueño querido
¿Dónde estás, dueño querido, que mi amor no puede hallarte? ¿Dónde estás que no respondes al que se ... [leer completo]
pues que pronuncias mi muerte
Pues que pronuncias mi muerte sin inmutar el semblante, beldad tirana, moriré; mas yo te advierto qu... [leer completo]
¡fiero tormento!...
¡Fiero tormento!... No hagas del rigor alarde ni martirices ufano mi triste pecho, que tus crueldade... [leer completo]
¡hado fatal!...
¡Hado fatal!... ¿Qué importa que yo me ausente, y en soledades me esconda con triste afán, si las pe... [leer completo]
¡adiós, mi dulce dueño!
¡Adiós, mi dulce dueño! ¡Adiós! Ya que la suerte de tus hermosos ojos separarme pretende, porque en ... [leer completo]
¡ay de mí!...
¡Ay de mí!... que, en el recinto de estas lóbregas paredes, sólo acompañan mis penas imaginaciones c... [leer completo]

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2017 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.