Poemas de JULIETA VALERO

Poemas » julieta valero

JULIETA VALERO
Julieta Valero (1971-). Julieta Valero nació en Madrid, el 27 de Julio de 1971. Poeta, narradora, ensayista y editora. Estudios de Filología Hispánica y Literatura Española Moderna y Contemporánea en la Universidad Complutense de Madrid. Obra poética: Altar de los días parados, 2003; Los Heridos Graves, 2005. Co dirige y presenta en Madrid el programa de radio A ras de verso en Radio Círculo, del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Es colaboradora habitual en numerosas revistas literarias.Nos dice la autora “Una poética se extiende por diversos ámbitos y toda una vida pero debería comenzar por la razón de la escritura. Escribo porque no hay una proporción directa entre los instrumentos perceptivos (y el ánimo) con los que venimos dotados para realizar el trayecto de la "realidad" cada día y la necesidad de penetración, de comprender, que frecuentemente también traemos de serie. La creación permite intensificar la realidad, trascenderla; alcanzar uno o dotarla a ella (según se sea agnóstico o se piense en el mundo —y en el lenguaje— como algo ya creado) de dimensiones más complejas y profundas. En cualquier caso la poesía es un instrumento para compensar esa VARIEDAD DE AUSENCIAS que sufre el hombre moderno —ausencia de Dios, de espacios para asentar lo que llaman "yo", de voz civil, etc. Será por eso que el creador establece una identificación (probablemente patológica) entre la escritura y la sensación de estar vivo. (El arte parece convertirnos en algo más que nosotros mismos porque es génesis pura, inaugura mundos, además es un entrenamiento perceptivo constante que nos hace mejores y que no sólo produce significados, también placer. De una "certeza" así había que hacer profesión interna.). No creo en el conocimiento como categoría absoluta sino como un menor grado de ignorancia. La poesía es uno de sus más eficaces instrumentos. Sí, creo que después de un periplo histórico plagado de servidumbres ha recuperado su función primera, ontológica, espiritual: quiere nombrar lo inefable, dar cuerpo a través del lenguaje a lo que no es pero cuya ausencia se siente de forma lacerante. Esto no determina ninguna estética concreta; toda opción cabe siempre que la poesía sea necesaria; enunciación del hombre ante la vida y su interrupción. Otra cuestión significativa: ¿Cómo se genera? Existe esa percepción intensa (llámese epifanía, impulso musical, inspiración, etc.) que constituye en sí misma un universo, un espacio. El poeta no lo conoce a priori; extraerlo o crearlo (volvemos al tema de la fe) es su tarea y su oportunidad. A partir de aquí la poesía es construcción y ésta debe ser integradora (la virtud cardinal para casi todo) de una serie de elementos cuyo mayor o menor peso depende de cada cual y su circunstancia pero que han de estar presentes: emoción, reflexión, comunicabilidad, inserción en el tiempo (la memoria...) y en su tiempo histórico. En cuanto a su materia, el lenguaje, la relación con él es necesariamente precaria; el deseo de significar y el aluvión que proporciona lo sensorial se confunden. Pero es una relación hermosa, misteriosa, casi física. En cualquier caso hay que continuar haciéndose siempre el recordatorio de que toda práctica trascendente no es más que necesidad. Olvidar esto nos hace más intransigentes y menos libres.”


De: Revista de Poesía Prometeo
Números 77-78 año XXV-2007
XVII Festival Internacional de Poesía de Medellín





COMENTARIO EN LA CONTRAPORTADA DE LOS HERIDOS GRAVES:


Los Heridos Graves revela una fisonomía lacerada: la del yo en busca de los otros, en contacto –doloroso y cordial- con los otros. Los conflictos imperecederos del hombre –el amor, el deseo, la muerte- se erigen en punto de encuentro: hieren al poeta, pero le revelan que sus heridas son también labios con los que besar a los demás, manos con las que intercambiar dolores o esperanzas, piel en la que juntarse. Los poemas de Los Heridos Graves, dotados de una insólita tensión lingüística, avivan lo real: revelan fuegos raros, quebraduras desconocidas. Son vigorosos, pero también vulnerables: su fotaleza es la fortaleza de lo delicado y sanguíneo. Acaso porque son acontecimientos: sucesos que documentan la asombrosa realidad de estar aquí, solos –uno, tú, muchos-, bajo forma humana. Los Heridos Graves somos todos.


pliego de descargo
Te quiero mucho más de lo que yo sé. Te quiero con órganos que me habitan e ignoran, que te quieren ... [leer completo]
salutación al ingenuo
Un ritmo suicida y obsceno que rompa las horas un asco con voz de cristal que provoque a las sienes ... [leer completo]
instancia a mi amante para que pierda toda envoltura circunstancial
No vengas por la ruta ruidosa ni por la calle que ya te olfatea, te sabe, ni a la hora prevista, ni ... [leer completo]
poética (supongo)
Todo duerme en mí Todo habita en cada uno de nosotros Somos un aleph moribundo de ignorancia Todos l... [leer completo]
poema del infiel
Edén es un paso apetecible de las horas, cólera a la pereza primera de vivir. Peinabas crin de espej... [leer completo]
a veces no hago el amor contigo...
A veces no hago el amor contigo Ocurre que tu cuerpo me rescata (un cuchillo ignora su importancia, ... [leer completo]
desplazados, caravana
Si en la tristeza todo se vuelve alma entonces los bosques están llenos de harapos aún calientes y s... [leer completo]
deseo
I Transcurso Provienes de una raíz de ausencias, de un último verano de ausencias y e... [leer completo]
hombre
He aquí un hombre; profundidad, hastío y final de nada. He aquí un hombre. Cree que el Caos tiene p... [leer completo]
es droga la elocuencia
Esta rabia de diván, esta rabia milenaria que vino a perder su fuerza en la tribuna de un diván, no ... [leer completo]
no hay dos hombres iguales o el cuadrado de la soledad
Si supiera el himno con que se abren piel y ciudades. Si la fórmula noble que rinde los breviarios r... [leer completo]
deseo (ii)
II Transcurso El otoño es una promesa de sucesos y barcos, es una Jerusalén de noches d... [leer completo]
no sientas la angustia hasta que sea necesaria...
...y si viene como agua dale garganta, interrógala a su paso. La angustia impone su ley a los contor... [leer completo]
bahía
(...) que no hay que un hombre no pueda hacerle a otro, nada que un hombre no haga... [leer completo]
elegía antes de tiempo
Porque pesas tanto —en el mundo, sobre mí— he de decirte levemente. Porque al mundo y a mí nos es n... [leer completo]
barcelona
Es nocivo el deseo; vive en la anterioridad y su experiencia es cesar. Es confusión de la m... [leer completo]
hombre adulto que insemina
Y son juguetes, las iglesias, de un gran escaparate. Juan Ramón Jiménez Hom... [leer completo]
dónde puede ser visto. qué lugares frecuenta
Transcurres en todo lo que queda innombrado. Sucedes en la arena que a la mano del tiempo se escapa.... [leer completo]
césar vallejo en francia, 1929
Si no le ayudó a tragar el bocado de ser uno y estar de pie. Si su vida en cesuras según canta exact... [leer completo]
se me escurre su cuerpo
Se me escurre su cuerpo, desde el roce a la infinita caída sonriente. Es un hombre encima terminado ... [leer completo]
morir todavía
Debería morirse al son del ya, todavía, que está virgen de muertos. Debería aprovechar la insensata ... [leer completo]
de infancia, apagamiento e intuición
Yo me dormía afilando un oído, oído pequeño, certero, como era yo entonces. Y entonces sabía acceder... [leer completo]
altamirano 34
Una casa en ele como era entonces mi vida, una sola doblez, la del cansancio de siglos cuando subíam... [leer completo]
mujer que busca y va a encontrar o joven suicida, quién sabe
Viuda de ti, no tienes consuelo, y silban los perros a tu paso —desperada estás hermosa, como una wa... [leer completo]
imposible otra cosa
jamás tan cerca arremetió lo lejos. César Vallejo Estoy envenenada de t... [leer completo]
canción del empleado (iii)
¿Por qué yo? ¿O por qué no yo pincelada por la suerte de habitar los castillos del azar el arrebato... [leer completo]
resumen con verano
Las costas luminosas, el mar de los comerciantes, las aguas sin deshaucio. Entre todas, una mirada c... [leer completo]
capricho del cansado
Sueña con mujeres que te aman. Sueña que llamar a tu puerta calma la mortalidad que tú recibiendo en... [leer completo]
pequeño desafío
No quiero superar a la muerte. Sólo (y más que eso), deseo tragarla, aplicarle una furia intestinal ... [leer completo]
canción del empleado (i)
Somos perros que abandonan perros. Discurrimos por senderos que recuerdan el sonido de los enjambres... [leer completo]

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.