Vuelta a la patria - Poemas de JOSÉ ZORRILLA

Poemas » jose zorrilla » vuelta a la patria

Vuelta a la patria

l                                 
- EN LA FRONTERA                 
-¿ Estamos ya en la frontera ?   
-El tiro de este relevo           
es ya español.-¡Pues afuera!     
-¿Qué va usté a hacer ? -La primera
canción que a mi patria debo.     
¡España !...¡te vuelvo a ver!     
Dios tan lejos me hizo ir,       
que temí nunca volver.           
Si hoy no me mata el placer       
no debo nunca morir.             
¡Dame tu tierra a besar;         
y puesto en ella de hinojos,     
déjame dejar de brotar           
las lágrimas de mis ojos         
y a Dios un momento orar!         
                                   
Deja que a pleno pulmón           
aspire voraz tu ambiente,         
aunque en tal aspiración         
dilatádose reviente               
de placer mi corazón             
¡España del alma mia!             
Sin orar a Dios por ti           
No he pasado un solo día:         
¿ quién sabe si todavía           
te acordarás tú de mí?           
                                   
Dios me llevó mis pesares         
a llorar a tierra extraña;       
ya a través  de tierra y mares   
mis lágrimas traigo a España     
convertidas en cantares.         
                                   
  España de mis amores,           
si aun mis cantares ansías,       
no quiero que por mi llores:     
para ti tornaré en flores         
todas las lágrimas mías.         
                                   
¡Dios de España, a quien jamás   
olvidé por donde fui,             
aquí es en donde tú estás:       
aquí es en donde te das           
a ver y adorar de mí!             
                                   
¡Dios, que sabes con qué fe       
diez años hora por hora           
la de mi vuelta esperé,           
no me abandones ahora             
que pongo en España el pie!       
                                   
  II                             
¡AL COCHE!                       
¡Bien haya quien grito tal       
me da en español de nuevo!       
Ten mi bolsa, mayoral:           
yo en mi patria sólo llevo       
mis versos por capital.           
                                   
III                               
EN ESPAÑA                         
                                   
¡Patria ... de placer venero!     
Ya tu aura mi faz orea;           
ya mi oído el son recrea         
de tu lengua nacional.           
Yo no soy aquí extranjero:       
si no conocen ya al hombre,       
aun fío Dios que mi nombre       
no suene al oído mal.             
                                   
¡Patria!...no sé si en mi ausencia
la calumnia me ha mordido:       
yo vuelvo como he partido,       
hijo leal para ti.               
Maestro en la gaya ciencia,       
de los pueblos asombro,           
solo, y el laúd al hombro,       
tu gloria a cantar me fuí.       
                                   
Siempre en plazas y en palacios, 
en teatros y salones,             
mis primeras impresiones         
me acusaron de español;           
cual poeta y hombre, a espacios   
en mi vida hay malo y bueno:     
español, puedo sereno             
enseñar mi faz al sol.           
                                   
Si te dicen que amor tengo       
a un pueblo antes tu enemigo,     
no lo fué para conmigo           
y yo le debo lealtad.             
De tu sangre hidalga vengo;       
no he de ser jamás ingrato       
con quien fiel me dió buen trato 
y franca hospitalidad.           
                                   
Si te dicen que dependo           
de extranjero soberano,           
  me tendió leal su mano,         
me trató de igual a igual.       
Yo me doy y no me vendo:         
él lo sabe y él lo estima;       
de fe en prenda, llevo encima     
coronada su inicial.             
                                   
Yo he nacido castellano;         
mas doquiera que me he visto,     
soy cristiano, y como Cristo     
prediqué fraternidad.             
Todo hombre nace mi hermano;     
do llevo mi gaya ciencia,         
la fe llevo en la conciencia     
y en la lengua la verdad.         
                                   
Fénix que anunció mi muerte,     
vengo en mis patrios hogares     
de mis últimos cantares           
el son postrero a exhalar;       
vengo en un esfuerzo fuerte       
de mis postrimeros bríos,         
a saludar a los míos,             
a hacerme otra vez a la mar.     
                                   
A mi, a través de las olas,       
llegó el cántico vibrante         
de una pléyade brillante         
de nuevos poetas mil.             
De las letras españolas           
aun mi alma el amor abriga...     
                                   
Ven a que yo te bendiga           
¡oh, pléyade juvenil!             
                                   
¡Con cuán íntima delicia         
gozaba oyendo tu cántico,         
cuando a través del Atlántico     
lograba hasta a mi llegar!       
Ven, ven a mi, que es justicia   
que los vates castellanos         
den un apretón de manos           
al que tuvo aquí su hogar.       
                                   
Que yo os conozca; cercadme:     
yo soy leal; yo soy un viejo     
que sin pesadumbnre dejo         
mi puesto a la juventud.         
Mas al llegar, toleradme,         
mi viejo laúd que empuñe,         
y un mal cantar os rasguñe       
en mi ya ronco laúd.             
                                   
Trémula traigo la mano           
y cana la cabellera:             
mas aun traigo la alma entera     
y brio en el corazón,             
y aun puedo, buen castellano,     
lanzar con mi último aliento     
un ¡bravo! a vuestro talento     
y un ¡viva! a nuestra nación.     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.