Poemas de CONCHA MÉNDEZ

Poemas » concha mendez

CONCHA MÉNDEZ
Concha Méndez (1898-1986). Nació en Madrid en 1898.

Se casó con el poeta Manuel Altolaguirre como invitados a este matrimonio estuvieron Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Jorge Guillén, Luis Cernuda y Rosa Chacel.

Concha, mujer de la vanguardia madrileña, deportista e independiente, fue una viajera inquieta: primero por sed de cambio y después por razón de exilio. En su primer viaje a Buenos Aires tuvo una buena acogida en los círculos literarios, colaborando en revistas y periódicos. Viajó a Uruguay con Alfonsina Storni, a quien le dedicaría el poema “Glicinas” en su libro Canciones de mar y tierra, editado precisamente en la capital argentina.

Su poesía tiene una gran influencia de los poetas que formarían el grupo de la generación del 27, especialmente de García Lorca y de Alberti con quien compartiría su pasión por el mar. Parece que deslumbra más su personalidad que su poesía, y que de su figura emana una atracción especial.

Cuando se separa de Altolaguirre escoge México como país de residencia. Muere en 1986.

Algunas de sus obras:

Inquietudes, Madrid, 1926: Surtidor, Madrid 1928; Canciones de mar y tierra, Buenos Aires, 1930; Vida a vida, Madrid 1932; Niño y sombras, Madrid 1936; Sombras enlazadas, La Habana, 1939; Poemas. Sombras y sueños, México,1944; Villancicos de Navidad, México, 1944; Antología poética, México, 1976; Vida a vida y vida a río, Madrid, 1979, Entre el soñar y el vivir, México, 1981.

(Datos tomados de Luzmaría Jiménez Faro)

madrigal
Ven a mí que vas herido que en este lecho de sueños podrás descansar conmigo. Ven, que ya es la medi... [leer completo]
uno de esos instantes...
..."Desde el umbral de un sueño me llamaron"... A. MACHADO Uno ... [leer completo]
malva y rosa
A Guillermo de Torre De este sueño malva y rosa que sueña el agua del río, se van rosando en la ta... [leer completo]
fantasmas de hielo y sombra...
Fantasmas de hielo y sombra animados y sin alma me cercan por todas partes adondequiera que vaya. Me... [leer completo]
si turbia la razón...
Si turbia la razón y roto el sueño paso a ser una sombra entre mortales, quede de mí la luz que ahor... [leer completo]
todo, menos venir para acabarse...
Todo, menos venir para acabarse. Mejor rayo de luz que nunca cesa; o gota de agua que se sube al cie... [leer completo]
alameda
Alameda: guarda bien mis siete años primeros. Y los siete posteriores. Y el carrusel luminoso de mis... [leer completo]
medianoche
Medianoche. Canción negra. ¡Y canta mi única estrella!... ¡Que rompan ese reloj y quede a solas con ... [leer completo]
la isla
Deslizándome en el agua hasta la Isla he venido. He vagado entre sus brisas. Y por su costa he corri... [leer completo]
cómo galopa la sangre...
¡Cómo galopa la sangre! ¡Qué difícil detenerla para que nos vaya al paso cuando vive con tal fuerza!... [leer completo]
la pescadora
No quiero la pipa curva, ni tu pañuelo bordado, ni las rosas –los domingos- ni el cestillo con pesca... [leer completo]
me gusta andar de noche...
Me gusta andar de noche las ciudades desiertas, cuando los propios pasos se oyen en el silencio. Sen... [leer completo]
se mire donde se mire...
Se mire donde se mire, nada se ve por la tierra, que la luz ya no es la luz, que es sombra negra y s... [leer completo]
vine
Vine con el deseo de querer a las gentes y me han ido secando mi raíz generosa. Entre turbias laguna... [leer completo]
no es aire lo que respiro...
No es aire lo que respiro, que es hielo que me está helando la sangre de mis sentidos. Tierra que pi... [leer completo]
balada
Agua pura corría por el piano. Dulcemente salía del cauce de sus manos. La nostalgia dormía.... [leer completo]
recuerdo de sombras
Sobre la blanca almohada, más allá del deseo, sobre la blanca noche, sobre el blanco silencio, sobre... [leer completo]
automóvil
Automóvil Una cantata de bocina. Gusano de luz por la calle sombría. L... [leer completo]
se desprendió mi sangre...
Se desprendió mi sangre para formar tu cuerpo. Se repartió mi alma para formar tu alma. Y fueron nue... [leer completo]
mi ventana
El viento bate espadas de hielo. -No abriré la ventana- El viento decapita luceros. -No abriré la ve... [leer completo]
Continúe en Poemas de ANÓNIMO »»»

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.