Renuevo de un ciclo alejandrino - Poemas de JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD

Poemas » jose manuel caballero bonald » renuevo de un ciclo alejandrino

Renuevo de un ciclo alejandrino

      Pos los feudos del río                   
      Guadalete, ya en las cercas               
      de espinos del cañaveral                 
      del Charco, aún subsisten                 
      los ruinosos porches                     
      de una casa de postas convertida         
      hoy en mesón, equívoco refugio           
      de yegüeros y gente                       
      trashumante. Todos buscan allí           
      lo que no falta nunca:                   
      el mal vino del pago de Aznalcóllar       
      y la inerte muchacha                     
      que vende al transeúnte su miseria.       
                                               
                                               
      En el pino terrado alquilan               
      una sucias yacijas, separadas             
      por trémulos tabiques de latón           
      y arpillera. Y entre un denso             
      vaho de mazorcas y un hedor               
      inconsolable a cama, yace                 
      la mercancía repartida                   
      en dos bultos iguales de letargo         
      esperando que suba el comprador.         
                                               
                                               
      Desde el cubil se oyen                   
      pasar a los que vuelven de la escarda     
      o van de anochecida a rebuscar           
      espárragos. Llegan las voces             
      de Joaquín, el del pies                   
      ligeros, y de Onofre, hábil               
      en el manejo de la hoz, y de Ana,         
      la de ojos de novilla, y de Miguel,       
      domador de caballos. Todos               
      acuden al señuelo de los porches         
      antes de vadear las aguas                 
      del Escamandro azul, del Guadalete       
      de envinados reflejos, fijos             
      los ojos en las cóncavas                 
      manos, como abrumados todavía             
      por la insaciable cólera                 
      del investido de poderes.                 
                                               
                                               
      Y aquella última vez                     
      hasta el sórdido cuarto descendió,       
      semejante a la noche, Constantino         
      Cavafis, el secreto hijo                 
      de Calímaco, repitiendo                   
      desde un lúbrico fondo de algodón         
      y sangre, estas aladas palabras:         
      en todo el universo destruiste           
      cuanto has destruido                     
      en estas angosta esquina de la tierra.   
                                               
                                               
      Gestión de simulacros                     
      es la verdad vivida: breve               
      como la fraudulenta desnudez             
      de la carne, centellea en lo oscuro       
      el tálamo de Ítaca, ya lejos             
      la taciturna orilla de Aznalcóllar.       
      Mas no por rehacer impunemente           
      la infracción de una historia, impuso     
      al maltratado cuerpo su sentencia         
      el implacable oráculo, sino               
      por rescatar el heroísmo                 
      de una epopeya oculta en un tugurio,     
      pérfido rastro de sustituciones           
      que ahora acude                           
      y permanece en el poema.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.