Ya, ya, y fiera - Poemas de FRANCISCO DE MEDRANO

Poemas » francisco de medrano » ya ya y fiera

Ya, ya, y fiera

Ya, ya, y fiera y 'ermosa,                           
madre de los amores, quebrantado                     
desamparé tu enseña. ¿Y tú, embidiosa,               
a mí? ¿tú a mí, malsano y desarmado?                 
¿Qué te podré yo ser? Al vulgo vano                 
risa, y silvo afrentoso;                             
Al sabio ¡oh, quánto espanto!, y al piadoso;         
¡quál fábula al profano!                             
                                                     
Deel venusto semblante                               
la ya florida tez huyó marchita,                     
y el pelo, que en la frente alçó arrogante           
cresta, desnudo otoño lo exercita.                   
Ni contender con el ribal podría,                   
ni esperar, vanamente                               
crédulo, amor reçíproco en la ardiente               
llama sabrosa mía.                                   
                                                     
Puedo apena sufrirme,                               
inútil carga, ¿y burlas, oh 'ermosa?                 
¿o provócasme seria? ¿y conduçirme                   
a tu milicia esperas peligrosa?                     
Su Cypro, ay, Venus a desamparado,                   
y en fuego convertida                               
y en belleza (ya tal se mostró en Ida),             
toda en mí se a langado.                             
                                                     
Árdenme aquellos ojos                               
negros de la Amarili, que, serenos,                 
roban el sol; aquellos sus enojos                   
árdenme, de sal -más que d'ira- llenos;             
su dulçemente açerba rebeldía,                       
y de su negro pelo                                   
el oro, el fuego. ¿Arabia y Mongibelo               
tal fuego, oro tal cría?                             
                                                     
¿Quién trocará, prudente,                           
por cuanto el Inga atesoró, el cabello               
de Amarili? ¿y por todo el rico Oriente?:           
quando ella tuerçe -¡oh, cómo hermosa!- el cuello   
a mis ardientes besos, y, rogada,                   
con saña fácil niega                                 
lo que ella, más que el mismo que le ruega,         
dar quisiera, robada.                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.