Angostura - Poemas de ANDRÉS ELOY BLANCO

Poemas » andres eloy blanco » angostura

Angostura

En Angostura, el río                                     
se hace delgado y profundo como un secreto,               
tiene la intensidad de una idea                           
que le pone la arruga a la Piedra del Medio.             
                                                         
En Angostura, el agua                                     
tiene la hondura de un concepto                           
y acaso aquí es el río la sombra de Bolívar,             
metáfora del alma que no cabe en el cuerpo.               
                                                         
Ved cómo viene, río abajo                                 
pensad algo en el río sin vallas y sin puertos,           
ancho hasta el horizonte,                                 
caluroso como el Desierto.                               
La barca es un instante en la vida del agua,             
una hoja en un árbol, una nota en un trueno,             
y en la barca venía la esperanza de América,             
un sorbo de hombre apenas, una pluma en un vuelo,         
la gota primeriza donde nace                             
el Orinoco del Ensueño.                                   
Y llegó aquí, a Angostura, en una playa primitiva         
atracó la canoa; vedle hundir en el suelo                 
el tacón fino, con el pinchazo                           
de la avispa que quiere conocer su avispero;             
seguidle, subiendo la cuesta                             
hacia la ciudad; un revuelo                               
de campanas anuncia su llegada, las casas                 
se endomingaban de banderas y de letreros,               
de Soledad arriban canoas con mujeres                     
como cestas con mangos y mereyes del tiempo.             
Angostura gallea su jarifa prestancia                     
para gustarle al Héroe guapo que tenía los ojos negros.   
                                                         
Y cuando subió la escalera,                               
hacia la cumbre del Congreso,                             
y cuando volvió hacia la playa                           
con la República en el pecho,                             
¿qué fue, Orinoco, aquella luz                           
que te encrespó los músculos y te erizó los nervios       
y sacudió tus hondas fibras                               
desde la planta de Maipures hasta el puño de Macareo?     
¿No era la Patria acaso? ¿No era la Patria misma?         
La patria secular que te nació en tu seno                 
y vivirá en los siglos, eterna como el Mundo,             
porque si un día se nos muere te devolverás del Océano.   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.