A chateaubriand - Poemas de Adolfo de la Fuente

Poemas » adolfo de la fuente » a chateaubriand

A chateaubriand

Oda premiada con medalla de oro en el certamen de   
Toulouse de 1883                                   
                                                   
Cual águila caudal que vigorosa,                   
apenas libre del materno nido,                     
sacude fiera el ala poderosa                       
que al viento arranca vibrador quejido;             
y al hirviente latido                               
de la encendida sangre de su pecho                 
ve el ancho espacio a su anhelar estrecho,         
y con su audaz pupila rutilante                     
cuanto tiene delante                               
en la esfera descubre a largo trecho;               
                                                   
y, gigante al sentirse, rauda hiende               
la nube en que germina la tormenta,                 
y sobre el aire límpido se tiende                   
que su ligera máquina sustenta;                     
y en su ascensión violenta                         
del éter llega a la elevada cumbre,                 
y, sin que el rayo abrasador deslumbre             
con sus destellos rojos                             
el iris fijo de sus grandes ojos,                   
del sol arrostra la encidada lumbre:               
                                                   
tal Chateaubriand, de su naciente vida             
el juvenil hervor sintiendo apenas,                 
por indomable afán enardecida                       
su sangre corre en las hinchadas venas;             
de grandes sueños llenas                           
su alma viril, su mente creadora,                   
al impulso del brio que atesora                     
de su pecho el latir, su pensamiento,               
con titánico aliento,                               
del mundo ignoto la región explora;                 
                                                   
y, gigante al sentirse, de la guerra               
buscó el espacio para alzar el vuelo,               
pero al intenso afán que su alma encierra           
daba el campo de Marte angosto suelo.               
de su insaciable anhelo                             
su pecho al agitar nuevo transporte,               
quiso, alejado del feroz Mavorte,                   
su pie fijar en tierra inexplorada                 
y por senda del hombre nunca hollada               
paso abrir a la América del Norte.                 
                                                   
Cambios de la Fortuna, de su empeño                 
le apartaron fatales, y otra vía                   
de horizonte a su gloria más risueño               
abierta vio su rica fantasía.                       
de insigne numen dueño,                             
del arte y de la ciencia en las regiones,           
campo sin fin de excelsas creaciones,               
con éxito feliz tendió las alas                     
y añadió de sus obras con las galas                 
un blasón de su patria a los blasones.             
                                                   
Busca suave lección al desconcierto                 
en que el mundo se agita, en la serena             
descripción de la vida del desierto,               
que la paz del espíritu hace amena;                 
su corazón apena                                   
ver que el pueblo sin fe marcha al abismo           
-Verdugo en su ignorancia de sí mismo-             
y la senda del bien le hace notoria                 
de los Natchez con la galana historia               
y la Santa Verdad del Cristianismo.                 
                                                   
Huella con firme paso la alta esfera               
que de una gran nación rige el destino,             
y en los Consejos áulicos impera                   
y a la acción de su rey marca el camino.           
Con bien extraño sino,                             
aristócrata fue por nacimiento,                     
demócrata a la par por sentimiento;                 
la voz de su deber tan sólo escucha,               
y, amigo de la paz, por Francia lucha               
y alza de guerra el pabellón sangriento.           
                                                   
Mas por doquier que va, doquier su genio           
hace sentir su mágica influencia,                   
en las obras galanas del ingenio,                   
en el campo severo de la ciencia;                   
se ve su prepotencia                               
brillar con viva luz cual sol radiante,             
ya con la lira del poeta cante,                     
ya con la ardua labor de estudios serios           
quiera arrancar al mundo los misterios             
que en su marcha le impelen adelante.               
                                                   
Alma llena de amor, del hombre quiso               
guiar los pasos y calmar la pena;                   
de recto, corazón, jamás remiso                     
fue a la voz del deber que le encadena;             
mostró de férrea vena                               
su firme voluntad para su empeño;                   
cruzar el orbe todo fue su sueño,                   
y con su fe por guía holló su planta               
del Mártir celestial la Tierra Santa:               
hoy su renombre de la fama es dueño.               
                                                   
Duerme en paz, Chateaubriand: a tu memoria         
honrosa distinción consagra el mundo;               
perenne brilla el astro de tu gloria               
con luz del bien para el mortal fecundo;           
el piélago iracundo                                 
que en su bruma bañó tu hogar paterno,             
y al raudo avance de su flujo alterno               
lisonjero arrulló tu ilustre cuna,                 
por tu buena fortuna                               
hoy arrulla también tu sueño eterno.               
                                                   
                                                   
El descendimiento                                   
Al pie de cruz infame consagrada                   
por la muerte del justo, en la amargura             
de su intenso dolor enajenada,                     
está la Madre entre las madres pura.               
                                                   
Se sienta a recibir en su regazo                   
aquel cuerpo querido, hora maltrecho,               
dispuesta a unir con amoroso abrazo                 
los restos fríos a su ardiente pecho;               
                                                   
a lavar con el agua de sus ojos                     
la sangre seca en las divinas sienes,               
que son aquellos míseros despojos                   
el solo bien de sus terrenos bienes.               
                                                   
De sus amigos el piadoso empeño                     
sigue con triste afán y amarga pena,               
y cada golpe sobre el tosco leño                   
cruel en su pecho maternal resuena.                 
                                                   
En la onda acerba del dolor sumida,                 
sólo responde a su dolor su mente,                 
y juzga causa de otra cruenta herida               
el golpe amigo que angustiada siente.               
                                                   
Recibe al fin el cuerpo macilento                   
sobre el dulce regazo de su falda,                 
y al querer animarle con su aliento                 
aquella fría piel su labio escalda.                 
                                                   
Ayes de íntimo afán y de terneza                   
su voz dirige al que era su embeleso,               
y cree aplicar en la gentil cabeza                 
bálsamo a sus heridas con un beso.                 
                                                   
El Verbo creador contempla inerte,                 
la luz de luz suprema ya extinguida,               
victoriosa pasar la fría muerte                     
sobre Aquél que a los muertos diera vida.           
                                                   
La tersa frente, del Eterno espejo,                 
con tez marchita, sin color ni brillo:             
la pupila, que fue de Dios reflejo,                 
sin luz presenta el irradiante anillo.             
                                                   
Aquél su Hijo y a la par su Esposo,                 
aquél el Padre que encarnó su vida,                 
el que en su seno virginal glorioso                 
el germen puso a salvadora egida.                   
                                                   
Su amor, su ser, su vida en Éste encierra,         
y triste exclama ante su cuerpo frío:               
«Mirad, oh caminantes, si en la tierra             
hay un dolor que iguale al dolor mío».             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.