Poemas de Nicomedes Pastor Díaz

Poemas » nicomedes pastor diaz

Nicomedes Pastor Díaz

Nicomedes Pastor Diaz Corbelle (Viveiro, Lugo, 15 de septiembre de 1811 - 
Madrid, 22 de marzo de 1863), escritor, periodista y politico espanol del
Romanticismo.
Crecio en el seno de una familia numerosa. Fue el tercero de
diez hermanos, ocho mujeres y dos varones, y se le puso el nombre del santo del
dia, San Nicomedes, mas el equivalente masculino del nombre de su madrina,
Pastora. Su padre, Antonio Diaz, desempenaba un puesto de oficial administrativo
de la Armada, y con el tiempo llego a ser titular de la contaduria de correos de
Lugo. La madre era Maria Corbelle. Aunque era infrecuente para la epoca, todos
los hermanos sobrevivieron a la infancia. Su unico hermano varon, Felipe
Benicio, fue interventor de pagos en el Ministerio de la Gobernacion y Diputado
a Cortes. Nicomedes ingreso en el Seminario conciliar de Vivero y luego en el de
Mondonedo en 1823. Cuatro anos mas tarde marcho a estudiar Leyes en la
Universidad de Santiago de Compostela, donde comenzo su actividad poetica. Le
afecto el cierre de las universidades decretado por Fernando VII y su ministro
Francisco Tadeo Calomarde en 1832. Entonces se traslado a Alcala de Henares para
proseguir sus estudios, y alli obtuvo el titulo de abogado en 1833. Parece ser
que su vocacion religiosa era sincera: murio soltero y, segun conto Juan Valera,
rezaba todos los dias el breviario, fuera de que el mismo le dijo que se hubiera
ordenado sacerdote de no tener ciertas obligaciones que cumplir.
Tres importantes valedores facilitaron su ingreso en la sociedad madrilena. Por
un lado, Manuel Fernandez Varela, miembro del Consejo de Su Majestad y Comisario
Apostolico General de Cruzada, cargo eclesiastico de gran importancia desde el
que favorece a varios hombres de talento y fomenta el desarrollo y saneamiento
de su tierra gallega. Por otro, el general Manuel de Latre, militar liberal
destacado en las guerras carlistas, que enseguida se fijo en el para
recomendarlo a importantes puestos, como el de oficial en la delegacion de
Fomento de Caceres. Su tercer valedor, ya en el mundo de las letras, seria el
academico Manuel Jose Quintana. Por mediacion de este conocio a Donoso Cortes,
Juan Nicasio Gallego, Ventura de la Vega, Espronceda, Larra, Serafin Estebanez
Calderon y otros, entre los que se encontraba el que anos mas tarde seria su
gran amigo y protegido: Jose Zorrilla. Esta buena relacion llega al punto de que
el prologo a la primera edicion de Don Juan Tenorio, la obra mas conocida de
Zorrilla, lo firma Nicomedes Pastor Diaz. Frecuento por entonces la tertulia de
El Parnasillo y publico en diversas revistas madrilenas, como El Artista, La
Abeja y El Siglo, donde estuvo en la redaccion con Ros de Olano y Jose de
Espronceda. Un temprano amor por una muchacha, a la que recuerda como Lina,
muerta en plena juventud, marco su vida y su obra. Establecido en Madrid (1832),
participo en todas las actividades romanticas y protegio a Jose Zorrilla, cuya
revelacion ante la tumba de Larra en 1837 relata conmovido. Conservador y
monarquico; leal a Maria Cristina, enemigo de Espartero, a quien ataco desde el
semanario El Conservador (1841), periodico fundado por el, Antonio Rios Rosas,
Joaquin Pacheco y por Francisco de Cardenas. En 1835 colabora en la refundacion
del Ateneo y en ese mismo ano Javier de Burgos, a la sazon ministro, nombro a
Pastor Diaz, por mediacion del general Latre, oficial del ministerio de
Gobernacion en Caceres, empezando asi una imparable carrera politica. Ese mismo
ano Salustiano Olozaga lo recomendo para el Ministerio de Gobernacion y fue
nombrado Secretario Politico de Santander. Sus cumplidos servicios en esta plaza
y su negativa a participar en los sacudimientos politicos del anos 36, le
valieron el nombramiento de Oficial del ministerio de la Gobernacion, y un ano
mas tarde, en 1837, el de Jefe Politico de Segovia, un cargo mas o menos
equivalente a lo que luego serian los gobernadores civiles. Su designacion para
este puesto coincidio con un recrudecimiento de las guerras carlistas, y mas
concretamente con las incursiones del general Zariategui y del Conde Negri.
Pastor Diaz reacciono inmediatamente frente a la amenaza y ordeno poner a buen
recaudo en los hornos del alcazar segoviano los caudales del erario publico, los
caudales particulares y las alhajas de las iglesias, dejando al enemigo sin
posible botin que conquistar como no fuera expugnando el alcazar, lo que a todas
luces resultaba empresa excesiva para las magras fuerzas carlistas. Como quiera
que por esto no encontraron mas ganancia que la simplemente estrategica, las
soldados carlistas, que tenian algo de forajidos montaraces, no tardaron en
desanimarse en la capital. No contento con este triunfo, y con la provincia
invadida por los carlistas, Pastor Diaz, al amparo de su corta edad, se movio de
incognito por los pueblos segovianos, informando al Gobierno de las distintas
vicisitudes que iban aconteciendo. De esta manera paso dos anos como hombre de
accion, hasta que el conde de Negri fue finalmente derrotado por el general
Latre y Pastor Diaz, en recompensa de sus servicios, recibio la toga de
magistrado de la Audiencia de Valladolid. Aquel mismo ano 1839, cuando se
unifico bajo un solo mando el poder de los jefes politicos y los intendentes,
Pastor Diaz fue nombrado para esta dignidad en Caceres, ciudad en la que redacta
un famoso Manifiesto. Desde alli, apoya abiertamente la Constitucion de 1837 y
se opone con energia a todos los partidarios de abrir un nuevo periodo
constituyente, pues era de la opinion de que los periodos constituyentes son
epocas en las que "solo abundan los charlatanes, las discusiones esteriles y los
pactos que a todos convienen menos a los administrados", y a la defensa de estas
ideas se entrego con el entusiasmo del poeta romantico que era. Todos sus
intentos politicos giraron entonces, y en los anos siguientes, en torno a la
fusion de los partidos. Pastor Diaz entendia que los intereses de la nacion
tenian que se necesariamente intereses comunes, y no podia aprobar que un
partido u otro gobernasen en exclusiva, a favor de los suyos y en detrimento de
los contrarios. Este modo de pensar le acarreo grandes complicaciones, pues por
ello precisamente no obtuvo nunca el apoyo ni de unos ni de otros, motejado con
el calificativo de "puritano" que se empleaba en la epoca para denominar a los
que no se decantaban por una u otra faccion.
Cuando estallo el pronunciamiento de septiembre de 1840, Pastor Diaz fue
comisionado a Valencia para hablar con la regente Maria Cristina y solicitarle
la formacion de un gobierno de unidad nacional que tratase de salvaguardar los
intereses publicos mas alla de las luchas partidistas. En esta mision conocio al
general O'Donnell. A su regreso a Madrid de este encargo, fue encarcelado
durante dos meses. Finalmente fue liberado sin cargos y participo junto a Rios
Rosas en la defensa de los periodistas que habian sido enviados al exilio a
causa de los recien vividos acontecimientos.
1841 fue un mal ano para Pastor Diaz. Tuvo que guardar cama por un fuerte y
doloroso ataque de artritis y asistir al funeral de su padre, a quien no veia
desde hacia nueve anos. Aun asi, aquel ano, y en colaboracion con Francisco
Cardenas, inicio la composicion de una serie de biografias en la llamada Galeria
de espanoles celebres contemporaneos entre las que destacan la del Duque de
Rivas, el general Diego de Leon (cuyo proceso y fusilamiento por parte de
Espartero le conmovio profundamente), Ramon Cabrera y Javier de Burgos. Junto
con Francisco Cardenas, Joaquin Pacheco y Antonio de los Rios Rosas, fundo una
revista muy influyente hasta que fue cerrada por orden gubernativa, El
Conservador (1841), con la cual proyectaba oponerse, situandose entre las filas
politicas del moderantismo (sector de los puritanos), a Espartero, lo que le
llevo a ofrecer sus servicios a la Reina Gobernadora durante el conflicto de la
Regencia; este acto, que le valio una prision de un mes y cristalizo su
prestigio politico entre los monarquicos. Despues de su paso por El Correo
Nacional y El Heraldo, funda el periodico El Sol junto a Antonio de los Rios
Rosas y Gabriel Garcia Tassara. En este medio precisamente es el primero en
solicitar abiertamente en 1842 la mayoria de edad de la futura reina Isabel I,
lo que lo convierte en centro de todos los debates. Era entonces muy amigo de
Gabriel Garcia Tassara, con quien habia fundado El Heraldo (1842) tras el cierre
de El Conservador. Elegido diputado a Cortes por la Coruna en 1843, una vez
disueltas estas renueva su escano, aunque en esta ocasion por la circunscripcion
de Caceres, donde aun se recordaba su paso por la provincia como Jefe Politico.
Mas adelante seria tambien diputado por Pozoblanco, y por Navalmoral de la Mata.
Cabe senalar en este punto, que el sistema electoral espanol del siglo XIX
asignaba los diputados por partidos judiciales, al estilo de los distritos
britanicos, y no por provincias como prescribe la actual ley electoral. Le
ofrecen desde el sector privado la secretaria del Banco de Isabel II. Desde este
puesto creo en 1847 el Real Consejo de Agricultura, Industria y Comercio. A
comienzos de ese mismo ano es nombrado Subsecretario de Gobernacion, y pocos
meses despues, cuando ocupaba la presidencia del Gobierno su amigo Francisco
Pacheco, es nombrado Ministro de Comercio, Instruccion y Obras Publicas. Su paso
por el ministerio estuvo marcado por una febril actividad: legislo sobre los
derechos de aguas, que tantas y tan enconadas disputas producian en la epoca;
reformo la legislacion de las sociedades anonimas para evitar que siguieran
siendo instrumentos de fraude y corrupcion; establecio la intervencion para el
control de los presupuestos de ejecucion de las obras publicas, y modifico la
administracion de los presupuestos de sanidad y agricultura. Asimismo, y en el
ambito de la instruccion publica, doto de fondos a la biblioteca de la
Universidad de Sevilla y nombro a Breton de los Herreros como director de la
Biblioteca Nacional. Tambien en 1847, el 18 de marzo, fue nombrado Pastor Diaz
miembro de la Real Academia Espanola de la Lengua, junto a Hartzenbusch y
Olivari. A partir de aqui, su salud y su negativa a aceptar ciertos cambalaches
politicos lo apartan progresivamente de la politica, aunque periodicamente sera
llamado a moderar las disputas entre las distintas facciones.
Se centra entonces en su vida intelectual y trata de convertirse en uno mas de
los dedicados tranquilamente a su trabajo y su estudio, sin mayor notoriedad
publica. Entre 1847 y 1850 fue rector de la Universidad de Madrid y en 1856 fue
nombrado Consejero de Estado. Fue ministro de Estado en 1856 con la Union
Liberal de Leopoldo O'Donnell. En 1857 es elegido miembro de numero de la real
Academia de Ciencias Morales y Politicas. En 1858 fue nombrado senador del
Reino. Ademas de todo esto, cumplio tambien varias misiones como embajador en
Cerdena (1854) y Lisboa (1859-1861), pero ya nunca llegaria a alcanzar un cargo
de la importancia del ministerio que desempeno en 1847. Consejero de Estado y
ministro de Gracia y Justicia de nuevo con O'Donnell durante dos meses en 1863,
ya enfermo y a pique de morir, lo que ocurrio en efecto el 22 de marzo de 1863.
Pese a la importancia de los cargos que ocupo y su permanente dedicacion a la
vida politica, su conducta fue intachable y hubo de concederse una pension a su
madre y hermanas para que pudiesen sobrevivir a poco de su muerte. Se le
concedieron cinco condecoraciones en vida (la de Carlos III, la de San Genaro,
la de Cristo de Portugal, la de San Jose de Parma y la de San Mauricio y San
Lazaro).

la mariposa negra
Borraba ya del pensamiento mío De la tristeza el importuno ceño: Dulce era mi vivir, dulce mi sueño,... [leer completo]
el amor sin objeto
Vanamente mis ojos inquietos Por do quiera se tienden y giran, Vanamente mis labios suspiran Abrasad... [leer completo]
mi inspiración
Cuando hice resonar mi voz primera Fue en una noche tormentosa y fría: Un peñón de la cántabra riber... [leer completo]
a la muerte
Te teneam moriens. TIB. Eleg. I, lib. I. Ven a mis manos de la tumba oscura, Ven, laúd lastimero, ... [leer completo]
una voz
Yo conozco esa voz: a su sonido Todo mi ser se estremeció temblando; Hela subir cual bélico alarido ... [leer completo]
Continúe en Poemas de Jose Valdivieso »»»

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2017 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.