Oda quinta - Poemas de ORFILA BARDESIO

Poemas » orfila bardesio » oda quinta

Oda quinta

Con vellos de murciélago                                 
y mirada de sapo,                                       
resopla fuego por la lengua                             
como un dragón, y de la abierta boca                     
le gotea una espesa saliva gomosa,                       
lo endurece hasta el hielo                               
la cara del Bendito, trombas, huracanes,                 
aludes, incendios, terremotos,                           
encierra en su arca de truenos                           
la joyería de las maldiciones,                           
miente piedades, lágrimas, penas,                       
como si fuera un niño,                                   
colecciona en secreto un erizo doméstico de crímenes,   
se sienta en su trono                                   
sin miedo a ser juzgado                                 
y desprecia a los hombres como a moscas,                 
bebe la amargura como licores dulces,                   
curte la pureza como un cuero                           
para golpear con él a los impuros,                       
reza en el templo para tener derecho                     
a maldecir a los culpables,                             
conserva el corazón salado como un charque,             
los muros lloran en su casa                             
como si hubiera guardado el mar entre las piedras,       
no está quieto, no duerme,                               
por todo se ofende, cubierto con traje                   
de espejo negro, la dignidad no le permite               
jugar a la pelota,                                       
titiritero de las vidas que maneja a su antojo,         
junta lágrimas como piedras preciosas,                   
llora como el dueño absoluto de los sauces,             
ama la muerte como si el sol                             
se hubiera equivocado, su boca forma el rictus           
del desprecio más alto y venerable,                     
nada comprende de las grandes misiones                   
y los nombres sagrados,                                 
impondría el poder de la cruz                           
como si el rayo no pendiera en su nube                   
sobre el lustre imanado                                 
de su frágil cabeza, las almas                           
llevaría hacia una fría tumba                           
meticulosamente regular,                                 
y juega con el bueno, como el gato elegante             
con el ratón, la inocencia lo humilla                   
como un ángel de Dios,                                   
a la fuerza serena de la virilidad confunde             
con el tigre cebado de la agresión,                     
acosa como a ratas                                       
a los que aman la vida,                                 
con sutileza de vencedor,                               
escribe en el trabajo sudoroso del santo                 
el nombre que le hincha                                 
de furia las tres caras.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.