Testimonio sobre la muerte del pez cantor - Poemas de Luis Yuseff

Poemas » luis yuseff » testimonio sobre la muerte del pez cantor

Testimonio sobre la muerte del pez cantor

Otros esperan que resistas                                                                                 
que les ayude tu alegría                                                                                   
tu canción entre sus canciones                                                                             
José Agustín Goytisolo                                                                                     
                                                                                                           
                                                                                                           
hay un pez cantor saltando por la ventana;                                                                 
salta, de las rosas viscerales de su vientre comen el augur y las ratas,                                   
las pálidas rosas crecidas de adentro huelen a muerte en el pecho del pez de tormentas,                   
se arremolinan ante los ojos curiosos las vísceras delgadas,                                               
brillantes a las luces de neón y los flashes de las cámaras fotográficas.                                 
el que salta es un pez suicida, pero me confunde esa muerte, le he visto alas en el intento,               
le asomo el  morbo balbuceante y es cuando el pez comienza a serpentear entre los dientes de la bestia     
que quiere llevarse la mejor parte, escupe el animal asustado sobre el asfalto                             
y el pez brilla nuevamente bajo la luna; salta, se sobrepone, escribo otras preguntas y no responde el pez;
le pregunto, es el momento en que extiende sus brazos de pez, habla como un pez, toma otra bocanada de humo,
burbujea en la atmósfera asfixiante y dice: tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja         
y el pez comienza a alejarse de mí, abriendo surcos entre los augures sale de la cueva del odio,           
cantando, sin volverse a mirar sin hablar, sólo una canción de espaldas;                                   
podría sentirme ignorado pero el pez cantor no es un pez, es un ángel y  está ofreciéndome las alas.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.