El traidor a las palomas - Poemas de Luis Yuseff

Poemas » luis yuseff » el traidor a las palomas

El traidor a las palomas

Soy el traidor a las palomas.                                 
Antes, cuando fui su amigo, las sostuve temblando.             
Ahora, vibrante, las acoso                                     
y les doy muerte con mi lengua.                               
Antonio Gala                                                   
Antes que el amanecer se precipite                             
de las sierras nevadas sobre la Alhambra                       
la luna bella y triste                                         
nos mira desde los arcos del jardín.                           
En las fuentes los peces brillan                               
igual que relámpagos en el agua                               
y nuestros cuerpos desnudos como espadas                       
se dejan acariciar.                                           
Sólo la madrugada nos devuelve la inocencia.                   
Sólo la madrugada nos cura de la embriaguez maldita           
que quebró los cántaros de vino                               
manchó los manteles                                           
y no calmó la sed del que bebe con lujuria.                   
Sólo la madrugada nos ayuda a olvidar                         
sumidos en las penumbras de la altanoche                       
las caras de los comensales sentados a la mesa del convite.   
Entre ellos fui una frágil marioneta.                         
A un lado el artista                                           
del otro el amante                                             
tirando de mis cuerdas con idénticas fuerzas                   
llevándose con ellos                                           
todo lo que no hubiera querido dejarles llevar.               
Cuánto daría por reinventar                                   
la felicidad que me arrebatan                                 
pero soy una frágil marioneta                                 
y lo que temí perder ya lo he perdido.                         
No sé por qué se disputan ahora                               
esta inocencia que no les pertenece                           
si ya les di cuanto tuve                                       
y fue más de lo que merecían.                                 
Pero nadie reparó en mi tristeza                               
en la fiesta todos saben ser felices...                       
Ignorando qué me alejaba del ángel                             
fui con la jauría y los gorriones                             
a saciar la sed en las fuentes de la ciudad.                   
Y en el momento en que mis labios                             
se mancharon de aquel vino lujurioso                           
recordé los atardeceres en los jardines                       
cuando juntos contemplábamos las puestas de sol               
y un muchacho con la alborada de la adolescencia               
blanqueándole sobre piel                                       
jugaba impúdico con su deseo.                                 
En ese momento recordé la flor                                 
que me acercaste como anuncio                                 
de un tercer día en el bosque de las acacias                   
la intimidad de las alcobas                                   
que acogieron nuestros desenfrenos                             
la ternura de tus cantos y lo feliz que me hizo               
la palabra que ocultaste.                                     
Pero de qué me sirve ya                                       
el  ardor de estos versos                                     
si hace sólo un momento                                       
mientras la fiesta era tuya                                   
y mi corazón se rompía                                         
tú besabas en los labios a todo el mundo.                     
Y ahora que la luna nos mira                                   
desde los arcos del jardín                                     
los cuerpos desnudos como espadas                             
en el vientre de la negra noche                               
tengo miedo que amanezca                                       
que de pronto    cuando yo ponga sobre tu cielo               
el vuelo de las aves de la misericordia                       
tú    copero mío    te conviertas con el alba                 
en el traidor a las palomas.                                                                                                       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.