No de mi casa en altos artesones - Poemas de LEANDRO FERNÁNDEZ DE MORATÍN

Poemas » leandro fernandez de moratin » no de mi casa en altos artesones

No de mi casa en altos artesones

No de mi casa en altos artesones           
brilla el marfil ni el oro,                 
ni columnas, que corta en sus regiones     
apartadas el moro,                         
sostienen trabes áticas. Ni intruso         
sucesor, el alcázar opulento               
de Pérgamo, ocupé. Nunca labraron           
púrpuras de Laconia, para el uso           
de su señor, mis siervas;                   
pero vivo contento                         
de que jamás faltaron                       
en mí, virtud y numen afluente:             
soy pobre; pero el rico a mí se inclina.   
Ni pido más a la bondad divina,             
ni para que mis fondos acreciente           
importuno el amigo generoso:               
harto soy venturoso                         
con mis campos sabinos.                     
Una y otra después arrebatadas             
huyen las horas y de igual manera           
las nuevas Junas a morir caminan.           
Tú, cercano a la muerte,                   
de mármol edificas levantadas               
fábricas; olvidado de la tumba:             
y estrecho en la ribera                     
de Bayas, donde el piélago retumba,         
buscas en él cimiento.                     
¡Qué mucho! Si los términos vecinos         
alteras avariento,                         
usurpando a tus súbditos la tierra:         
por ásperos caminos                         
tímidos huyen la mujer y esposo,           
ambos al serio puestos                     
sus dioses, y sus hijos mal compuestos.     
Pues no, no tiene el hombre poderoso       
palacio más seguro,                         
que la mansión del Aqueronte avara:         
Ella le espera habitador futuro.           
¿Para qué anhelas más? Si al que mendiga,   
hambriento y desvalido,                     
y al sucesor del trono, igual prepara       
la tierra sepultura.                       
Ni el audaz Prometeo el aura pura           
volvió a gozar, con dádivas vencido         
el que guarda las puertas del Averno.       
Él aprisiona a Tántalo, y la estirpe       
de Tántalo famosa:                         
él de quien sufre angustia dolorosa,       
(invocado tal vez, o aborrecido)           
el llanto acalla en el horror eterno.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.