Poemas de MARILINA RÉBORA

Poemas » marilina rebora

MARILINA RÉBORA
Marilina Rébora (1919-1999). Marilina Rébora nació en Buenos Aires el 7 de enero de 1919 en el seno de un hogar prestigioso. Hija de Juan Carlos Rébora y de María Celina Aguirre; su padre, además de haber sido uno de los jurisconsultos más sobresalientes que ha tenido el país, desempeñó, con dignidad y talento, importantes funciones públicas. Fue, en efecto, Presidente de la Universidad de La Plata (1938-1941), Vicepresidente del Consejo Nacional de Educación (1942-1943) y Embajador de nuestra República ante Francia (1955-1958).

A los diez años, Marilina Rébora estudió dibujo con Ernesto Riccio; luego fue al atelier de Vicente Puig, y posteriormente –acompañada de Susana Aguirre– asistió al taller de Lucía Capdepont. Expuso sus obras –junto con Susana Aguirre, Lucía Capdepont y Silvina Ocampo– en el II Salón p.a.f. (1939); en el V Salón de Primavera (1940) –organizado por la Peña de las Bellas Artes de la Provincia de Buenos Aires, en los salones del diario La Prensa– junto con Antonio Alice, Mario Anganuzzi, Justo Lynch y Ernesto Riccio; en la Exposición de Homenaje al Maestro Vicente Puig –en Galerías Witcomb (1943)–, y en el Salón Independiente (1945) junto con Aquiles Badi, Héctor Basaldúa, Antonio Berni, Horacio Butler, Emilio Centurión, Santiago Cogorno, Miguel Diomede, Raquel Forner, Jorge Larco, Onofrio Pacenza, Emilio Pettoruti, Agustín Riganelli, Raúl Russo, Raúl Soldi y Lino E. Spilimbergo, entre otros. Se halla representada en el Museo de Bellas Artes Bonaerense (La Plata) y en el Museo de Bellas Artes de San Rafael (Mendoza).

Marilina Rébora –que paralelamente desarrolló su carrera literaria– rápidamente se compenetraría desde pequeña de los efluvios de la cultura, cuando frecuentaban su casa los amigos de su padre y de su infancia: Alfonsina Storni –que la sentaba en su regazo–, Arturo Capdevila, Pedro Bonifacio Palacios (Almafuerte), Leopoldo Lugones, Rafael Alberto Arrieta, Rafael de Diego, Norah Borges –que le hiciera un retrato en 1927 titulado Marilina con una naranja en la mano–, Horacio Quiroga y sus hijos Darío y Eglé, Ricardo Rojas, entre otros, y al decir de sus palabras:

“En Alfonsina Storni y en las de Capdevila,
Rafael Alberto Arrieta, o Rojas y de Diego,
yo hubiera abandonado tiernamente mi mano;
pero Horacio Quiroga me contenía luego
con su barba cuadrada. Y yo, algo intranquila,
quedaba en la escalera, vuelta desde el rellano.”
(“Los Amigos”, Los Días de los Días.)

Quizá fue ese contacto de privilegio el que la llevó a la poesía, llegando a publicar nueve libros y a dejar más de veinte obras inéditas. A Los Días de los Días (1969) siguieron Libro de Estampas (1972), El Río Azul (1975), Tiempos de la Vida (1975), Las Confidencias (1978), Animalerías (1980), El Lagarto estaba harto (1986), No me llames poeta (2001) y Caleidoscopio Artístico (2003) –estas dos últimas, obras póstumas–.

Los Días de los Días, si es la primera obra que Marilina Rébora publica, no es la inicial de su labor, aunque ésta así comience para el público. Ya encontramos poemas inéditos que datan de 1936, 1937 –algunos en idioma francés como Les étoiles que j’aime, Madame la lune y Mon petit rêve–, 1938, 1941, 1942, 1943, 1946, 1949, 1950 y 1951, y una mitología para niños (1967). Colaboró en el diario “La Prensa” de Buenos Aires, donde fueron publicados varios de sus poemas.

“Marilina Rébora nos entrega en sus páginas, con palabras límpidas, despojadas de grandilocuencia pero impregnadas de sensibilidad, testimonios de episodios, de certezas y dudas de una vida intensamente vivida, transmutados en materia lírica: forma sustituta de una realidad imposible (‘acaba el día/ sin haber de los hombros las alas desplegado.../ Yo que hubiera querido vivirlo en poesía!’, Los días de los días).

“La unidad de estos poemarios se inicia con su primer libro; así, algunos temas encadenados: la memoria de la propia infancia, de momentos que prefiguran una actitud de vida (‘siempre mirando sueños...’; ‘Y llegué a ser mujer con el alma en los labios/ el espíritu... todo alas de ensueño’, Ib.); los lazos familiares, el amor y sus zozobras (‘en la vida el amor es el único aliento’, Tiempos de la vida; Libro de estampas, V); los hijos y los temores por ellos (‘Desvelo’, Tiempos de la vida); y nuevamente el recuerdo de la propia infancia (‘Se es feliz con tan poco, apenas.../ ...un recuerdo de niño...’, Ib.) fusionado con la del hijo que la nombra ‘Mali’ (‘Quiero ir/ por el Río Azul al país de los sueños,/ de donde me trajiste...’, El Río Azul). Todo ello lleva el fondo invariable de un hondo sentimiento religioso. En Las confidencias, reflexionó lúcidamente apoyada en este sentimiento: así, sobre la fe o sobre el justo valor de la fantasía y el afán de embellecer con ella la vida; y lo hizo descarnadamente sobre la condición subordinada de la mujer, o sobre hábitos, apariencias, debilidades.” (Academia Argentina de Letras, Buenos Aires, 26 de abril de 2000.)

Marilina Rébora es una poeta solitaria que a lo largo de su vida huyó de la estridencia bulliciosa y la difundida notoriedad, pero, en cambio, cultivó devotamente su mundo interior y su opulenta imaginación (“La cebra es un caballito visto a la luz de una persiana entreabierta”, Animalerías; “Nos aflige ‘La Venus de Milo’: se le escurre la pollera y no puede subírsela”, Caleidoscopio Artístico). Mensaje lírico el suyo, traduce la visión integral del auténtico poeta-simbiosis, morosa entre el pensamiento y la sensibilidad.
Dijo de ella Manuel Mujica Lainez: “Marilina Rébora es una auténtica poeta, que vive con misteriosa, con apasionada hondura, y que es capaz de provocar en sus sonetos una verdadera sucesión de emociones”.

Marilina Rébora falleció en Buenos Aires el 19 de septiembre de 1999.


la procesión
La imagen del Señor va llegando de lejos– sobre la muchedumbre la figura resalta; circuida por rayos... [leer completo]
hijos
Lo sabréis desde ahora -para eso sois mi vida-: cuando un día me vaya, no será que lo quiera, así lo... [leer completo]
amor, ya no te extraÑo
Amor, ya no te extraño, porque siempre te encuentro en la nube viajera, en el astro distante, en el ... [leer completo]
hit et nunc
Como San Pablo, digo: -Aquí, Señor, y ahora. No habré de malgastar el tiempo que me diste, tampoco h... [leer completo]
la nubecita
Llévame nubecita a lo alto contigo y cúbreme amorosa con tu cendal de gasa; que tu orla de tul me si... [leer completo]
el perdón
Hacerme perdonar, en mi humildad pretendo, de aquellos que herir pude, o, también, olvidado, de los ... [leer completo]
imágenes de salta
Señor de los Milagros Señor de los Milagros, cuya presencia data de por el mil seiscientos en valle... [leer completo]
incomprensión
No comprendes, amor, cuál es mi sentimiento; en vano lo traduzco y en vano te lo explico. A veces me... [leer completo]
la hormiga
Sin saber que es domingo, ruidoso día de fiesta, va llevando su carga la minúscula hormiga: el trozo... [leer completo]
alejamiento
Resultará forzoso el cruel alejamiento y habrá que decidirse, como lo inevitable, lo mismo qu... [leer completo]
la mariposa
Al pasar por la calle, cae una mariposa. Revolando insegura se pierde entre la gente, tornadizo vila... [leer completo]
el muñeco roto
En el entusiasmo del dulce embeleco, nunca imaginara que tal vez un día, con peluca suelta quedara e... [leer completo]
dice la niña
“Las madres las hicieron miles de Blancanieves, cientos de Cenicientas y alguna Rapunzel; y por eso ... [leer completo]
no me llames poeta
No me llames poeta -un nombre con laurel- porque mi voz apenas para cantar acierta; acaso suavizada ... [leer completo]
mar de vidrio
Dijiste: "Mar de vidrio", Señor, y es lo que quiero; un mar que te refleje en toda tu grandeza, por ... [leer completo]
el mensaje perdido
Se lo ha llevado el viento, esa mano de olvido, el pequeño mensaje que quedara en la puerta; se fue ... [leer completo]
el antiguo jardín
Quedó abrazada al muro, amante, la glicina, y grávido de frutos de oro, el limonero; la cola de tije... [leer completo]
mi físico
No he sido nunca linda —tal vez quise ser alta— y la piel de mis hombros se acentúa morena (al decir... [leer completo]
ven, madre, a descansar...
Ven, madre, a descansar de todos tus trabajos hasta el jardín umbroso que cultivo en mis sueños, a l... [leer completo]
los gorriones
Dentro todo es silencio y sombra todavía; afuera entre las rejas de los amplios balcones que doran l... [leer completo]
el castillo
Un castillo de arena. Lleno el foso de espuma, subterráneos cruzándose en unión con el mar, portal d... [leer completo]
yo me pregunto, madre...
Yo me pregunto, madre: ¿No se gasta la pila que la sutil luciérnaga para alumbrarse tiene? ¿Y tampoc... [leer completo]
a la muerte
I Muerte, fatal término, ausencia por siempre. ... [leer completo]
cuentos, cuentos...
Hablemos, madre mía, para que estés contenta, del collar de guijarros que enfila la corriente, de la... [leer completo]
buenos aires
No tendrá Buenos Aires un río de cobalto ni en sus cofres tesoros de vivas esmeraldas, pero el cielo... [leer completo]
vilano
¡Panadero con pan! ¡Panadero sin pan!, alborozados niños exclaman. ¡Y que vuelva!, al tiempo que hac... [leer completo]
bordados de dios
“¿Qué quiere decir glauco?” “Muy simplemente, verde.” “Y añil, ¿qué significa?” ... [leer completo]
dios existe
Dos de la madrugada. En trémula zozobra; los silencios, vivientes; la oscuridad sin borde; cuando la... [leer completo]
no le hables de la muerte...
No le hables de la muerte, háblale de las flores, de la aurora dorada y el ocaso de fuego, del azul ... [leer completo]
a qué apenarse tanto
¿A qué apenarse tanto por las pequeñas cosas? Guardemos el pesar para lo irreversible. Si se olvidan... [leer completo]

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2017 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.