Al guaraguao - Poemas de JOSÉ DE DIEGO Y BENITEZ

Poemas » jose de diego y benitez » al guaraguao

Al guaraguao

Guaraguao, que giras en círculos negros de hondas espirales.         
Guaraguao largo y obscuro,                                           
guaraguao largo y obscuro de garras de corvos puñales,               
y pico azuloso y duro                                                 
de sierra,                                                           
guaraguao largo y obscuro de alas imperiales...                       
                                                                     
¡Guarda en el pecho potente tu instinto de guerra                     
y el rayo de la ira en tus ojos fatales,                             
que tú eres lo único que puede curar nuestros males                   
lo único agresivo y fiero que tiene nuestra pobre tierra!             
                                                                     
Asalta y destruye los nidos del monte:                               
Cubran tus ecos triunfales                                           
las líricas quejas del manso sinsonte                                 
y tus alas de luto las tumbas de los ideales.                         
                                                                     
Tú sólo eres fuerte                                                   
en estos días infaustos del miedo y el oro,                           
del miedo y el oro tan lívidos como la muerte.                       
                                                                     
El trino                                                             
sonoro                                                               
ha muerto en el bosque latino.                                       
Ha muerto la negra bravura en el circo y el foro...                   
El tribuno pide su salario. El loro                                   
su comida en la jaula. Paciente y cansino                             
no embiste en la lidia, arrastrando su coyunda el toro...             
                                                                     
Cada cual busca su yugo y su parva.                                   
El épico gallo, el gallo divino,                                     
pica al insecto saltante del polvo que escarda                       
y en el corral sólo erige las corneas espuelas,                       
que es ya su destino                                                 
morir, no en la lucha, sino en las cazuelas.                         
                                                                     
A lo largo de nuestro camino,                                         
como los murciélagos muerden en los árboles muerde a los corazones   
muerde la envidia a las almas,                                       
los canes aúllan y están los ratones                                 
royendo las palmas.                                                   
                                                                     
Tenía el cordero sangre de leones                                     
y se lo llevaron nuestros batallones...                               
¿Quién te salva ahora, país en conquista,                             
de tantos felinos y tantos leones                                     
si queda en el suelo plegado y rendido el pendón del Bautista?       
Guaraguao, que llenas de sombra los lindes del cielo,                 
desciende en tu velo                                                 
de hondas espirales                                                   
y el pendón levanta y en tu pico aferra,                             
que tú eres el único que cura nuestros males!                         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.