Poemas de ANDRÉ CRUCHAGA

Poemas » andre cruchaga » poemas 2

ANDRÉ CRUCHAGA
André Cruchaga (1957- ). Poeta salvadoreño.


André Cruchaga nace el 2 de mayo de 1957, en Nueva Concepción, Chalatenango, El Salvador. Estudia en Ciudad Normal “Alberto Masferrer y, posteriormente en la Facultad de Ciencias Y humanidades de la Universidad Modular Abierta. Durante el transcurso de sus estudios trabaja como profesor en diferentes escuelas rurales y urbanas del país.

En 1993 habiendo obtenido el grado de licenciado en Ciencias de la Educación, trabaja en el área de formación docente en la Universidad Modular Abierta; y en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas[UCA], durante tres años, en el Departamento de Educación, liderado en esos días por la educadora peruana Elizabeth Evans. Viaja a Estados Unidos con una Beca de AID a especializarse en Metodologías de la Enseñanza[Universidad de Marylhurst, Oregon].

Es miembro activo de El Ateneo de El Salvador. Le han sido conferidos varios premios en Juegos Florales del país y reconocimientos por su labor pedagógica. En la actualidad se desempeña como director de Escuela Básica.

David Escobar Galindo al referirse a la poesía de Cruchaga dice: “su poesía es una permanente ráfaga de imágenes. Parece no dormir nunca este poeta que, entre la transparente oscuridad del entorno rural, comparte sus insomnios y su revelación con las altas voces de los poetas de todos los tiempos. Cruchaga es poeta de admirable fluidez. Y ese destino lo mantiene en vigilia memoriosa”.

Durante el año 2001, fue postulado al premio: “Valor Departamental Roberto Armijo” de Chalatenango, creado por la Comisión Nacional para el Nuevo Milenio de CONCULTURA.

Obras del poeta aparecen en la serie: “Cuadernos de bronce”, Colections Latin America de la Universidad de Berkely. Asimismo, ha participado en eventos como el Primer Festival Internacional de Poesía de El Salvador, 2002, junto a los poetas: David Huerta de México, Teonilda Madera, República Dominicana; Pablo Menacho, Panamá; Lee Kuei-Shein, China; y, Belén Artuñedo, España.

A partir de agosto de 2002, parte de sus obras aparecen en la librería y biblioteca de la Universidad de Saskatchewan, Canadá. Y en libroslatinos.com. libroscentroamericanos.com. del Ministerio de Relaciones exteriores.

Entre su obra editada, están los siguientes titulos: Alegoría de la palabra. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1992; Fantasía del agua. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1993; Fuego de la intimidad. Impresos Roqui, San Salvador, El Salvador, 1993; Espejo del invierno. 1ª edición Suplemento Cultural 3 Mil de Diario Latino, El Salvador, 1993; Memoria de Marylhurts. Interface Network, Oregon, Estados Unidos, 1993; Visión de la muerte. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, 1994; 2ª edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1994; Antigua soledad. 1ª. Edición, revista Cultura del Ministerio de Educación[abril-junio de 1994] El Salvador; Insomnio divagante. 1ª. Edición revista Presencia del Centro de Investigaciones Tecnológicas y Científicas[ año III, No, 12, 1991]; Viento. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Césped sobre el fuego. 1ª. Edición, Suplemento Cultural 3000 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Fugitiva luz de los espejos. 1ª, edición, Suplemento Cultural 3 Mil, Diario Latino, El Salvador, 1995; Fantasía del bosque. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996; Enigma del tiempo. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1996; Roja vigilia. 1ª. Edición, Impresos Rqui, El Salvador, 1997; Querencia del follaje. 1ª. Edición, Impresos Roqui, El Salvador, 1998; Rumor de pájaros. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, Santa Tecla, El Salvador, 2002.

Durante aproximadamente catorce años publicó de manera permanente artículos acerca de temas educativos y literarios en los principales periódicos de El Salvador del como: Diario Latino y La Prensa Gráfica.

A partir de febrero de 2002, entabla una estrecha amistad con el poeta gaditano Luis García Gil, quien le publica en la revista El Arco de la Rosa una serie de poemas sueltos, para después hacer una edición virtual completa de “Los destellos del tacto”, obra que tuvo el privilegio de ser prologada por el insigne crítico Salvadoreño, Don Luis Gallegos Valdés.

De André Cruchaga ha dicho el poeta Luis García Gil: “La palabra de André es ancha, llena de vida. Llega al lector porque se siente, porque no se fía al engaño o la estratagema verbal... En cada verso de todo gran poeta hay una verdad que nos duele, que nos propone sutiles encuentros con las lágrimas, con nuestra propia interioridad perdida. El verso de André es un desbordante río que no cesa de donarnos palabras y senderos...

Durante el primer trimestre del año 2003, por obra del duende de la poesía, entabla estrecha amistad literaria con Guillermo Ortega y la finísima poeta y periodista, también colombiana de pura sepa, Eva del Pilar Durán. Guillermo dirige con preclara inteligencia la Revista Caribanía, del Suplemento Literario “La Casa de Asterión”, Universidad del Atlántico, Barranquilla, Colombia.

Ha sido incluido en varias antologías, entre ellas, destacan: Poesía a mano. 1ª. Edición, Editorial Universitaria, Universidad de El Salvador, 1997; 100 escritores salvadoreños. 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, El Salvador, 1997; Antología de una década. 1ª, edición, Casa de la Cultura de Zacatecoluca, CONCULTURA, El Salvador, 1998; Barraza Arriola, Marco Antonio. Lecturas literarias [Antología sobre la naturaleza, persona, historia y deidades en la literatura universal y salvadoreña] 1ª. Edición, Editorial Clásicos Roxsil, El Salvador, 2001.


Finalmente el poeta vive confinado al silencio y a la campiña salvadoreña. Ama los pájaros, los ríos, la hojarasca, los pinos, el sepia del tiempo y el hollín polvoriento de la noche. Escribe por convicción como un condenado a muerte o como un monje benedictino. Y cree que la poesía es el rostro de las emociones; el pájaro que emerge de nuestro pecho buscando su propio vuelo; el silencio que nos asedia y lo volcamos en palabras; un cuerpo largamente extendido sobre las sábanas del alfabeto; el grito del orgasmo buscando los brazos del aire; una sombra que aprieta lo furtivo de la luz; un relámpago que dibuja disonancias; la partida de muchas pérdidas interiores; el ojo que mira el mar colgado de las olas.


COMENTARIOS:


“Poeta de recursos, Cruchaga encuentra la frescura de la imagen a pesar de lo exhausto que puede parecer el tema tratado, y como buen artesano de la palabra que sabe utilizar los elementos líricos y afinarlos en cada transcurso en el poema, hace de éste un aliado con la misma destreza conque repercute el carácter de sus conmovedoras reflexiones”.

María Eugenia Caseiro, Cuba_USA


“Todas sus palabras, apasionadamente expresivas, están llenas de metáforas y de imágenes que nos acercan un estilo único. No; no hay lirismo en su obra. Hay mucho de experimentación, porque Cruchaga intenta deshacer a la palabra de su sentido perenne, eterno y permanente, para alumbrarnos con un cofre de luz, que va, inquieto, por todos los rincones de sus versos”.

Delfina Acosta, Paraguay


“Escribe André Cruchaga como vive, con la palabra resplandeciente y veraz sobre los labios. Escritura nacida de la vida, nacida del encuentro con las cosas pequeñas, con el universo de lo cotidiano. Poeta verdadero que busca y encuentra los cauces del verdadero sustento poético. Decía Jaime Gil de Biedma que la poesía le salvaba de la muerte. Y es esa la raíz de todo poema un misterioso combate por la permanencia, más allá del olvido y de la muerte, más allá de los silencios indescifrables que nos esperan”.

Luis García Gil, Cádiz, España

“Al hacer un recorrido por la caudalosa escritura de Cruchaga lo primero que se advierte es la fidelidad al cultivo de la propia experiencia: su poesía habla de la vida del poeta en comunión cotidiana con la vida de los otros, de los que rodean su sensibilidad y alimentan sus vivencias más fecundas. Y ese cultivo tan fervoroso y constante se confunde con la propia vida”.

David Escobar Galindo, El Salvador

“He tenido la suerte de conocer, de saborear, la obra de André Cruchaga. Influido por el “Existencialismo” construye una obra desbordante de humanidad con los sinsabores que esta soporta, que por otra parte son constantes con las que convive el individuo. Aunque la poesía de Cruchaga, no es solo eso. Porque su manar poético, fruye con una constancia que parece imparable. Rebosante de detalles, que se redescubren en cada nueva lectura. No voy a compararlo con otro escritor, sino con lo que personalmente me evoca, que es la Catedral de la Sagrada Familia, de Gaudí, en Barcelona. Donde siempre se descubre algo nuevo, que anteriormente no habíamos percibido, con la sensación de posibles que nos lega lo inacabado”.

María Eugenia Lizeaga, País Vasco, España

“Poeta de sensibilidades múltiples, de un lirismo lúcido, anclado en una conciencia crítica que a su vez se finca en su yo-relacional (yo-psicológico en consonancia con los otros y lo otro, el yo-individual imbuido de lo colectivo, que construye su subjetividad en la medida que asume la otredad como algo propio), elige, en estos dos libros, la actualidad “como espacio privilegiado donde irrumpe lo poético”, como diría el autor argentino, al tiempo que opta por un “lenguaje verosímil”, en el que las imágenes y los contrastes (de belleza patética) ponen de manifiesto su ser común denominador de experiencias ciudadanas, tanto como del hombre del siglo XX”.

Claudia Hérodier, El Salvador

“Tus poemas me han gustado realmente mucho. Profundidad en el lenguaje, el corte de imágenes es sencillamente magistral, hay mucha luz en esas palabras desgarradoras de pesadumbre. El verbo crece de la semilla antigua de los dioses que se exhiben en sus vitrinas y de las cosas actuales de la calle. Manejas y mueves las palabras al filo de las imágenes donde estallan”.

Francisco Azuela, México-Bolivia.


sombra del país (i)
Sé cuánto pesa la Esperanza en mi País, Y la libertad asida de mis manos; Sé caminar por los sendero... [leer completo]
sombra del país (ii)
El País que sueño arde en mi alma Con sus crudas huellas de muerte cotidian... [leer completo]
el canto de la carne prosigue en la memoria
La memoria hace que escuche el ramaje de los ríos Y vele el raro pájaro que habita... [leer completo]
eterno juego en los ojos
En los embarcaderos nos engaña el aroma De las algas vencidas de los peces ama... [leer completo]
“destrucción, tú me has hecho”
Me duele saber que la vida encarna oscuridades. Encarna luz, clavos y maderos. ... [leer completo]
al fondo de la noche
Al fondo de la noche, noche de espadas: Muslos sobre mis ojos. La muerte ... [leer completo]
die another day
Un segundo en un vaso es la vida; Un segundo, también, la sorpresa de madurar... [leer completo]
marea alta en el espejo
De esta nada soy, del hondo de la tierra, De los platos donde aúlla la nosta... [leer completo]
todavía estaba allí
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. ... [leer completo]
darlings of de soil
En la lluvia reconozco el lugar de donde vengo; El agua apaga este amor feroz, inc... [leer completo]
elegía quinta
"Un hombre pasa con un pan al hombro. ¿Voy a escribir, después, sobre mi muerte? Otro tiembla de frí... [leer completo]
mundo visible (xi)
Ni el mar ni los ríos desfiguran sus aguas eternos e inmensos en su empeño nunca en acecho nunca per... [leer completo]
este mundo es así...
Perseo: Este mundo es así —dice el subconciente. Palabras a veces sin sonido: Noche que se hace carn... [leer completo]
vocación del tiempo
Para Blanca Mateos, por sus desvelos e insomnios; Por hacer de la poesía panes repartidos.... [leer completo]
formas de la duda
A veces todo es noche Abismo Oscuros círculos Relojes de... [leer completo]
para toda la muerte
He muerto ya. Y sin embargo, te recuerdo En los inviernos de agosto. Cuando l... [leer completo]
testamento
La tierra única heredera de mis premoniciones, De mis días diáfanos, de la ceniza fú... [leer completo]
pájaro en el tiempo
"Encerradas en un invernadero bajo el cristal, las flores olvidan que la luz existe y cómo temblaban... [leer completo]
agenda del abismo
Tiempo de canto Sin canto Ni soñado Con brío de fuego Sin luna Más que la marea aturdida Del ... [leer completo]
tiempo no es tiempo
Es mucho el heroísmo De soportar el tiempo: Esperar a nadie en el río De la ventana y al borde De la... [leer completo]
viento, viento, viento
1 ¡Viento, viento, viento viento que revienta en la cara! 2 El viento que canta Unido a mis huesos:... [leer completo]
herido en la memoria
Recuerdo las frondas del combate Frente al tiempo que parecía Estático, frente al campo abierto. Pre... [leer completo]
despojos
Eternidades que están atravesando mi alma. Manuel Altolaguirre ... [leer completo]
la noche
La noche inunda el lagrimal de los puntos cardinales. Un tren cae en el precipic... [leer completo]
la oscuridad lleva a otros olvidos
La oscuridad hiere la memoria. Sin embargo las ventanas se proyectan como d... [leer completo]
de par en par la muerte en el camino
De par en par el camino abierto y la muerte tropezando Contra el aire y la misma m... [leer completo]
¿paraíso imperfecto?
?Es cierto ?dijo melancólicamente el hombre, sin quitar la vista de la... [leer completo]
algo de todos los días
En cada paso me acerqué al portón de la muerte. Me desangré en la carne y vacié los o... [leer completo]

Esta es la página 3 de un total de 3     «« Anterior

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.