Gilete - Poemas de Adolfo de la Fuente

Poemas » adolfo de la fuente » gilete

Gilete

Leyenda montañesa                   
                                   
En tiempos que ya pasaron,         
pero a los de hoy parecidos,       
fuera el Valle de Guriezo           
de un triste drama testigo.         
                                   
Vivía en aquel entonces             
del poblado en el recinto           
don Gil Sánchez Marroquín,         
de una Doña Ana marido.             
                                   
Era esta mujer gallarda,           
de sensuales atractivos,           
y, aunque no moza, a las mozas     
superaba en tercio y quinto.       
                                   
Vestía como quien viste             
para lucir sus hechizos,           
con el talle al descubierto         
y la garganta lo mismo.             
                                   
Muchos hombres codiciaban           
de Gil Sánchez el dominio,         
y entre ellos un mozalbete         
de airado genio y arisco.           
                                   
Gilete le nominaban                 
de aquel lugar los vecinos,         
sin más que este nombre a secas,   
de algún Gil diminutivo             
que si pudo darle vida             
no pudo darle apellido.             
                                   
En la familia de Sánchez           
era el mozo muy bien quisto,       
y a su mesa se sentaba,             
sobre todo los domingos,           
y Gil le daba monedas               
y le compraba vestidos.             
                                   
Ana ignoraba o sabía               
de estos gajes el motivo,           
a que estaba acostumbrada           
desde que el mozo era chico,       
                                   
Y nunca puso reparos               
a estos gastos repetidos,           
tal vez porque así encontrara       
disculpa a algún extravío.         
                                   
Gilete a los dos tenía             
respeto y al par cariño;           
pero en el fondo de su alma         
guardaba un deseo ilícito.         
                                   
Era también comensal               
en aquella casa asiduo             
don Fernando de Layseca,           
alcalde del valle dicho,           
pariente de Don Gil Sánchez         
por el tronco consanguíneo.         
                                   
La amistad era tan grande           
que ligaba a los dos primos,       
que, ausente Gil, se quedaba       
Layseca en el domicilio.           
                                   
No sé qué advirtió Gilete           
en el trato aquél tan íntimo       
que ver a Layseca le era           
como ver al enemigo.               
                                   
Y afirmó su antipatía               
escuchar en los corrillos           
del pueblo sobre aquel trato       
comentarios muy ambiguos.           
                                   
Daba este runrún creciente         
apoyo a su mal prejuicio,           
y al odio que en él nació           
servía al par de incentivo.         
                                   
Siempre que a Layseca hallaba,     
lo que era muy de continuo,         
su arisco genio más hosco           
se mostraba y retraído.             
                                   
En vano Doña Ana, al verle         
tan cejijunto y mohíno,             
de aquel rencor concentrado         
presintiendo un estallido,         
del que su conciencia inquieta     
parecía darle aviso,               
le colmaba de agasajos             
con manjares y con vinos.           
                                   
Bebía el mozo sin tasa             
para calmar su martirio,           
y era echar nueva materia           
al fuego de sus sentidos;           
porque con mayor empuje             
sentía hervir su apetito           
y arder su celoso pecho             
al rencor del odio inicuo.         
                                   
Layseca le despreciaba,             
considerándole un niño,             
sin creer que su pecho fuese       
de tan loca pasión nido.           
                                   
Gil Sánchez, o ciego o mudo,       
permanecía tranquilo:               
ni del mozo se cuidaba,             
ni se cuidaba del primo.           
                                   
Tal era de aquellas gentes         
el estado del espíritu             
al comenzar el relato               
que está en la crónica escrito.     
                                   
II                                 
                                   
Pasaron- algunos meses,             
y un día, de sobremesa,             
en que a comer no tuvieron         
persona alguna de fuera,           
se entabló entre los esposos       
esta plática secreta:               
                                   
-¿Sabes, Ana, que en ti noto       
ya inquietud o ya tristeza?         
Y si tu mal ahora empieza,         
preciso es ponerle coto.           
                                   
¿Qué tienes que te acongoja         
y así te trae intranquila?         
Si es grave la causa, dila.         
-Nada tengo- dijo, roja             
por la sorpresa y mohína,           
Ana a su esposo.- Y me extraña     
el mucho interés que entraña       
la pregunta.                       
-Es que adivina                     
mi afán ajenos disgustos;           
que, aunque no son graves duelos,   
también tengo yo recelos           
que me acibaran los gustos.         
-¿Qué te pasa?                     
-Te concedo                         
que son sospechas recientes;       
pero creo que las gentes           
me señalan con el dedo.             
Así al menos lo malicio             
cuando en mis diarios paseos       
noto ciertos cuchicheos             
que han de ser en mi perjuicio.     
-Es aprensión bien extraña.         
¿Quién habrá que en mal te aluda?   
-El gusano de la duda               
me está royendo la entraña.-       
                                   
Y, en su mismo lazo envuelto,       
-Gilete- añadió,- es buen mozo:     
apenas le apunta el bozo           
y es ya fornido y esbelto...-       
                                   
Mas Ana dijo de pronto,             
y a Gil le puso en un brete:       
-¿Qué tiene que ver Gilete         
con nuestra plática, tonto?         
                                   
Si esa tu extraña manía             
puede tener fundamento,             
será por el viejo cuento           
aquél de la bastardía.             
                                   
No tu conducta reprocho;           
pero ya que de él hablamos,         
veinte años ha nos casamos         
y el chico tiene diez y ocho...-   
                                   
Y temiendo continuar,               
le dijo Gil a su esposa:           
-Mira, hablemos de otra cosa       
y pelillos a la mar.               
                                   
III                                 
                                   
Si el diálogo no hizo mella         
en la paz del matrimonio,           
peores auspicios mostraba           
de Gilete un soliloquio.           
                                   
Tendido la misma tarde             
bajo la sombra de un soto,         
teatro de sus campañas             
contra la liebre y el zorro,       
con los puños apretados             
y el gesto cual nunca torvo,       
                                   
-Es necesario- decía,-             
concluir con uno y otro;           
ahogar mi amor por infame,         
matar al hombre, y es poco,         
porque el trance de la muerte       
lleva tras de sí el reposo.         
                                   
Vivir como vivo ahora               
es para volverse loco:             
amo y el deber me veda             
un amor que es licencioso;         
                                   
debo respetar sin mancha           
del que es mi amparo el decoro,     
y tengo ya la evidencia             
de que es aparente sólo.           
                                   
Su sangre en mis venas corre,       
que así me lo han dicho todos,     
y es doble razón que alienta       
mi venganza contra el dolo.         
                                   
Esta noche, ausente Gil             
por uno de sus negocios,           
irá Layseca a la casa,             
cual siempre libre de estorbos;     
                                   
y cuando, al salir la aurora,       
salga él, encubierto el rostro,     
ha de topar con el hierro           
que le prepara mi encono;           
                                   
que si tal conducta el pueblo       
condena en murmullos sordos,       
el castigo de la culpa             
no ha de ver con malos ojos.-       
                                   
Decidido así el mancebo,           
su saña mayor que su odio,         
del pueblo tomó el camino,         
la ballesta sobre el hombro.       
                                   
IV                                 
                                   
Muy lluviosa está la noche,         
la calle sin luz alguna             
y sin persona importuna             
que madrugue o que trasnoche.       
                                   
Sólo cerca del umbral               
de la casa de Don Gil,             
de muy confuso perfil               
se nota una sombra mal.             
                                   
Inmóvil como una piedra,           
ni el esperar le fatiga,           
ni a guarecerse le obliga,         
ni aquella lluvia le arredra.       
                                   
Pasaron hora tras hora             
y hasta tres tuvo de espera,       
pero al finar la postrera           
empezó a lucir la aurora.           
                                   
Por dentro, en el mismo instante,   
se abrió una puerta sin ruido,     
se adelantó el escondido           
y se halló un hombre delante.       
                                   
Y, sin más preparación             
que alzar el brazo que asesta,     
con un tragaz de ballesta           
le hizo dos el corazón.             
                                   
Cayó Layseca en el suelo           
lanzando un débil quejido,         
y el otro, al mirar cumplido       
ya su sanguinario anhelo,           
                                   
Se embozó con mucha calma           
y siguió calle adelante             
sin cuidarse un solo instante       
vi del muerto ni de su alma.       
                                   
Cuando ya la luz del día           
permitió ver los objetos,           
se acercaron dos sujetos           
donde el cadáver yacía,             
                                   
y al reconocer que el muerto       
era el Alcalde Layseca,             
con una expresiva mueca             
significaron lo cierto.             
                                   
Corrió la voz en seguida           
y se alborotó la gente,             
y vino el juez diligente           
en busca del homicida;             
                                   
pero el vecindario mudo             
no dio indicios ni señales,         
y a falta de datos tales           
emprendió un trabajo rudo.         
                                   
Y la justicia, en total,           
dio un paso tras otro incierto,     
y los parientes del muerto         
callaron como otro tal;             
                                   
que fue para el pueblo aquél       
piedra de escándalo el caso         
y nadie osó ni de paso             
levantar la voz por él;             
                                   
y por doquier se escuchaba,         
prueba del común sentido,           
este adagio conocido:               
«Quien mal anda, mal acaba».       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.