Poema para el fin del camino - Poemas de Rolando Elías

Poemas » rolando elias » poema para el fin del camino

Poema para el fin del camino

A Hugo Lindo                                                 
                                                             
Bien.                                                         
Se ha dicho bastante del origen.                             
Desde el vagido de las rodillas de la madre primera           
Hasta los libros y las explicaciones de la historia.         
                                                             
Se ha dicho ya la soledad del hombre en el jardín primero     
Y de su hallazgo dulce como fruto del árbol de la vida,       
Cuando sus manos tocaron sentimiento                         
                              Tocaron emoción                 
                              Tocaron carne                   
Y no sabía nada ni del bien ni del mal.                       
                                                             
Podemos, pues,                                               
Estar seguros del origen                                     
Con la evidencia que reflejan los ojos                       
En nuestro cuerpo de ángel indomable,                         
En nuestra historia                                           
Y hasta en cosas tan simples como un zapato                   
O el lápiz vacilante que no encuentra el camino tan claro     
                          De la página en blanco.             
                                                             
La vida es un camino y aquí vamos                             
A veces con nostalgia de los primeros pasos,                 
Y hay en todo esto plena certidumbre:                         
Porque si estamos somos, y venimos.                           
                                                             
Pero intentemos ver un poco más adentro                       
O más allá de la inmediata circunstancia,                     
Hasta dar si es posible                                       
Con la clave segura del final del camino.                     
                                                             
Dicen que ahí la sangre se detiene                           
Y el cuerpo es solamente destino de cenizas,                 
De abandonados huesos,                                       
Materia disolviéndose o cambiando                             
Como el agua en el aire,                                     
Como flor en espacio donde reina                             
La fugaz permanencia del aroma.                               
                                                             
Y la vida es verdad como el origen                           
Pero ambos son los miembros de este cuerpo                   
Que es la historia de todos, tuya y mía.                     
                                                             
Tiene que haber,  entonces, algo                             
A partir del minuto en que la sangre                         
Comience a convertirse en materia deshecha.                   
                                                             
Yo me miro las manos y los ojos                               
Y sé que no envejecen pero cambian,                           
Sé que caminan                                               
Fieles a su destino de temporales formas                     
Y que al rostro me suben los caminos del tiempo.             
                                                             
Pero algo me recorre debajo de la piel                       
O encima de los huesos                                       
O alrededor del cuerpo –donde sea.                           
                                                             
Antes del fuerte impulso de la sangre,                       
Del vientre conmovido por la vida,                           
Algo se abría paso como una flor en su raíz.                 
                                                             
Algo. No es sólo una palabra.                                 
Le veremos la cara cuando estemos despiertos                 
Pese al inmóvil gesto de los cuerpos que yacen               
Y luego poco a poco se disuelven                             
En su tiempo de olvido.                                       
                                                             
Le varemos la cara                                           
Y será como un fuego al que el agua no apague.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.