Dicen que regresó ulises - Poemas de ROBERTO ARMIJO

Poemas » roberto armijo » dicen que regreso ulises

Dicen que regresó ulises

      Dicen que regresó Ulises
      Y que encontró su casa llena de bullicio
      De palurdos pretendientes de Penélope
      Nadie lo reconoció El perro Argos indolente gruñó
      Y el sufrido Ulises miró las mesas llenas de vino
                                    Y de cabritos asados
      Y pensó en sus hambres  Recordó a sus amigos
                                      Vueltos cerdos
      Y añoró los muslos de Calipso
      Las trenzas de Nausicaa
      Y ligero tenso el arco y clavó como mariposas
      A los golosos pretendientes de la gorda Penélope
      No soy Ulises
      Fuera de la escritura
      El mundo no lo conozco
      Me parece un pedazo de vidrio
      Un despelote donde tirios y troyanos tienen la misma sangre
                                                        Y se vuelven furiosos
                                                          Locos de Macbetths
      Sin embargo anoche soñé que volaba sobre el Sena
      Y desperté inquieto por el problema inexplicable del vuelo
      Y al soplar cuidadoso el espejo de mis pensamientos
      Me acordé que podía hacerme dos alas de petate
      Para evitar las nieblas del infierno
      Y fue entonces que sorprendido al abrir la ventana
      De repente la bóveda celeste entró en forma de frutas
      Y abajo oí hablar a los ángeles con las putas
      Y vi los focos amarillos parpadeando en la bruma
      El silencio nocturno
      Me apretó
      Y sofocando movía los brazos
      Apenas respiraba en el crucigrama de la noche
      Comenzaba a preparar el viaje
      Él se llenaba de tierra
      Porque el mar era gaviota
                                      Noche inmensa
                                                      Pececillos
      Navaja de frío cortando nariz orejas
      Dedos gordos morados
      Sólo el cisne marino a veces chillando en la madrugada
      Siempre el torbellino rumoroso de sal
                                            Reventando las uñas
                                            Mordiendo pelos orejas
      Y arriba el firmamento La Osa Mayor Las Pléyades
      La imaginación compañera
      Lo entregaba amarrado
      A la copa de vino A la cerveza
      A la ciega Endurecida melancolía
      A veces lo dejaba a hurtadillas perdido
      En el trozo sangriento y sabroso
      De carne de ciervo
      O la pata gorda de gallo de los bosques
      Entonces se restregaba los ojos
                            Ademán de costumbre
      Y el alma siempre a solas
      Y el hielo de Dios
     
      ¡Sólo guardo en el corazón el impulso para el viaje!

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.