Oda sexta - Poemas de ORFILA BARDESIO

Poemas » orfila bardesio » oda sexta

Oda sexta

A la orilla del mar, sobre la arena,                     
pienso al ogro,                                         
-la vida no vivida del hombre amargo,-                   
una legión de enanos guiñadores                         
lo rodea de piruetas verbales,                           
-el oscuro bufón de sus sermones,-                       
botas de siete leguas usan sus mil razones,             
y recorre con ellas en un rayo                           
la galaxia infinita de la sabiduría,                     
en las usinas de la muerte                               
compra las herramientas sus malos humores               
por un poco de sangre,                                   
bajo los truenos del trabajo                             
esconde sus angustias,                                   
la lejía del odio rutinario                             
le lava las audacias de la blanca confianza,             
y con las sierras de sus gritos                         
lima los nervios de sus hijos                           
y devora sus vidas como un manjar                       
hasta dejarlos tiernos como fantasmas,                   
y cuando tiemblan, bajo el marfil                       
agudo de sus dientes, una fruición eléctrica             
aumenta su saliva,                                       
hinchados por el viento de la ira                       
tuercen sus intestinos las espinas del hambre,           
su mujer, reducida al hueso                             
y al pellejo de la bruja,                               
con lechugas sonrientes de miedo                         
los oculta en la flaca bandeja de su vientre,           
excitado en secreto por el halcón de sus temores,       
picanea con ellos la piel de la inocencia,               
para forrar sus pánicos                                 
usa un traje ritual de cortesías,                       
el amor le desata los calambres del vómito,             
por eso, bajo la leche suave de sus caricias,           
que reciben los niños como corderos,                     
salta de pronto, ágil,                                   
el solapado desgarrón del tigre,                         
su aliento sulfuroso                                     
expande un abanico de mentiras,                         
al mal bendice y riega                                   
como a flores amables,                                   
y juega como un gato displicente                         
con la sutil madeja de las hipocresías,                 
lo decora el saludo                                     
de los otros verdugos                                   
con medallas domésticas,                                 
así de siglo en siglo                                   
va escribiendo su libro                                 
de muertes invisibles,                                   
hasta que llegue el día                                 
del libro de la vida                                     
donde su nombre no está escrito.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.