Poema para el día de hoy - Poemas de Maria Poumier

Poemas » maria poumier » poema para el dia de hoy

Poema para el día de hoy

Espartaco se llama                                   
El hijo que soñamos.                                 
Es surtidor de llamas                                 
Fuerte desde temprano.                               
Suele abrazar a cabras                               
de su tamaño,                                         
Forcejear con ellas,                                 
Derribarlas con sus calientes cuernos.               
Escalaba de niño los pinos                           
Y en lo alto iba elevando castillos.                 
Lejos andaba libre del todo,                         
Brincando abismos.                                   
Todavía no sabe a cuántos                             
Atrae en su rueda de fuego.                           
Jinete también,                                       
Luchador a brazo partido,                             
Cálido y sin odio,                                   
Se abre camino.                                       
Espartaco se llama                                   
Y sin quererlo va                                     
Llevando lejos a hermanos dormidos.                   
Anda fuera de ciudad, se hizo dueño                   
Sin que nadie lo notara,                             
De cada tubería por donde corre el agua.             
Sin palabras todavía                                 
A todos lleva como el río, y lo desvía.               
Pero sus padres son de los vencidos                   
Y padres de vencidos.                                 
No sabe todavía                                       
Que va huyendo,                                       
Que se esconde                                       
Al remontar los ríos.                                 
Cuando el enemigo caiga                               
Cuando se abalance y se desplome                     
A sepultarlo en vida                                 
Resistirá el peso.                                   
Abrazado a la montaña encontrará refugio             
En el volcán de oro.                                 
Allí tendrá mujer, reina y sol alrededor de él,       
Barriendo el polvo, limpiando con su swing           
La vivienda de todos.                                 
Otros dirán dentro de numerosos años:                 
“Espartaco se llama.                                 
Conforme a su destino                                 
Le quebraron los huesos                               
Al hijo que soñamos.                                 
Al nacer era recuerdo                                 
Y nos hizo huérfanos del todo.                       
Pero antes del martirio                               
Había levantado a sus muertos hermanos,               
Los había sumado a su carro de luz.                   
Ya se aleja y se lleva en el ocaso,                   
Estrepitoso y marino                                 
A los resucitados.”                                   
Espartaco se llama                                   
Y tiene otro nombre secreto,                         
El que nos ha dejado                                 
Rezagados en su camino.                               
El misterio de la iniquidad,                         
“Niño perdido en Palestina” (como firmó un día)       
Con él apedreado,                                     
Hecho milagro,                                       
Respira.                                             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.