Construcción alegórica sobre el vientre de la araña - Poemas de Manuel Lozano

Poemas » manuel lozano » construccion alegorica sobre el vientre de la arana

Construcción alegórica sobre el vientre de la araña

La araña que atrapas con la mano,                     
Y está en palacios de rey.                             
Proverbios, XXX, 28                                   
                                                       
Me arrojan a paredes, me sumergen, me sepultan         
donde nunca he de estar,                               
allí mismo donde irrumpen las crueles dinastías       
                              /de fantasmas,         
el deseo y sus aves de marfil.                         
Éramos el tiempo de la dicha.                         
La luz languidecía entre las arpilleras               
y los objetos carnívoros y los estibadores.           
Mi brazo arranca piedras de tu sexo.                   
El tacto diminuto sube por las pieles                 
hasta hacer del amor la grandiosa impostura.           
¿Quién, pero quién arroja el saldo                     
de tu desesperante errar por la noche?                 
¿Por qué no confiesan el asco de volver               
con un grito sobre las plumas de mi carne,             
la soledumbre, las babas, el temblor?                 
Serán membranas revelándose                           
ante una cueva de forajidos, tatuados                 
en las cámaras del odio.                               
Hoy se extinguen los silenciadores.                   
Bajo cualquier mutación, entreabierto,                 
se retuerce un latido, desvaría,                       
como la puerta avara en los ojos                       
                              /de una loca.           
Está crucificándose este gesto                         
sobre el pedernal desollado                           
en que colocan tu cadáver.                             
Hazme una señal.                                       
Repliégame entre los alcatraces                       
para despedazarme de a poco.                           
¡Mamparas anómalas del hambre,                         
pezones cortados en la guerra!                         
Te recogerían, lo sé, aquellos súbditos               
con sus sacos de lluvia                               
como al dios de la leyenda,                           
o tal vez como a Lázaro en el alba                     
                              /del terror.           
Espumarajos salen de esta boca.                       
Incrústame, coagúlame                                 
en el ruinoso zaguán de los exilios.                   
¿Toda plegaria es un perverso guijarro                 
contra la pasión y la fuga?                           
La vagabunda tiene el cuerpo                           
                              /de los profanados.     
¿Han de envolverla, al fin                             
con las fisuras de mi transparencia?                   
¿Cómo un quejido entre las risas?                     
Curtida en el sordo ronquido                           
                              /de la emboscada,       
invadida por tenues mareas                             
                              /de otro adiós,         
escupe el veneno hasta nosotros.                       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.