Epilogo - Poemas de Leo Zelada

Poemas » leo zelada » epilogo

Epilogo

    "en tus sueños siempre estaré".

     
    6:15

    - el Hombre Murciélago
    Ciudad Gótica -

    Y a pesar del ensordecedor y estridente ruido de los autos
    aún escucho tu voz
    tu voz
    derruyendo
    mis antiguas creencias
    mitigando en polvo
    mis estúpidos temores


    mujer de urbanos y azules
    cabellos
    y sonrisa incólume de cristal

    si creyese en Brahma (a)
    creería en la reencarnación de tu mirada
    mas sólo creo
    en tus desgarbados y azules
    cabellos
    tan distantes
    como verdes astros
    ardiendo

    que en noches como ésta
    en vano trato de alcanzar

    qué puedo ofrecerte
    sino mi onirica amargura
    mi abrasador lamento
    un grito destemplado
    lanzado agónico al vacío
    este poema

    la noche me encuentra
    ahora
    entre anuncios luminosos
    y vouyeurs rascacielos
    delineando el atormentado
    trazo de mi piel
    como un descarnado cuadro de van Gogh

    y yo no sé que será de mí
    lobo hombre solitario en brutal desenfreno por sórdidas calles
    si lo único real ahora es la irrealidad de tu mirada

    mi vida constante agónica ocaso
    eterno suicidio
    desesperado crepúsculo a punto de extinguir

    ignoro el sabor improbado de tus labios
    y sin embargo como
    explicarlo
    me perteneces
    desde antes del origen de los tiempos
    desde siglos antes que
    nacieras

    y tu tal vez te preguntes
    quién soy / qué busco
    qué pretendo al no cesar
    nunca de observarte
    yo soy aquel hombre
    que has estado esperando
    en tu larga contemplación de los vacíos
    el héroe absurdo que se niega inútil a abolir el recuerdo

    - oh tigresa de marfil urbano que me vas royendo -

    bella como el intenso resplandor de la luna
    aún tu cuerpose enreda frenéticamente
    junto al mío en las noches incesante de delirio

    ensoñación de un crepúsculo que pugna desesperado por salir
    suavidad de flores cayendo encendida en la mirada
    invierno de mar huyendo desesperado de los trópicos
    niña tonta que se niega a usar tacones y abrir sus alas y partir

    sigue,sigue jugando con tus muñecas azules
    y tus ingenuos origamis de papel
    que yo velaré de tu onírico sueño
    de insulsos demonios y oscuros dragones
    que mantendré a raya
    con mi roja capa
    tan pura como el fuego
    como el primer hombre- soberano de la noche
    amo de la oscuridad -
    que habito desconocido estas aceras
    penetrando arma en mano puñal en pecho
    al denso enigma de tu piel

    bombas molotov
    tenues muchedumbres

    las 6:15

    y mis pasos
    no hacen mas que repetir
    el eco
    intacto
    de
    tu nombre.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.