Respuesta a una carta - Poemas de Juan Martínez Villergas

Poemas » juan martinez villergas » respuesta a una carta

Respuesta a una carta

De mis amigos D. Eduardo Asquerino y D. Mariano 
Urrabieta.                                       
Medina del Campo 14 de abril de 1844.           
                                                 
En la primera cuarteta                           
Villergas saluda fino                           
a Urrabieta y Asquerino,                         
a Asquerino y a Urrabieta.                       
                                                 
Y no os disputéis jamás5                         
la preferencia del puesto,                       
pues ya sabéis que «atrás esto»                 
es lo mismo que «esto atrás.»                   
                                                 
Más alegre que hombre chispo,                   
y esto en mí no es maravilla,                   
me tenéis en esta villa                         
pasando vida de obispo.                         
                                                 
Soy de mis caprichos dueño                       
y sin pensar en mañana,                         
cómo, cuando tengo gana,                         
duermo, cuando tengo sueño.                     
                                                 
Disimuladme si apático                           
respondo a vuestro papel,                       
pues cosas decís en él                           
que me dejaron estático.                         
                                                 
Mas tanto de acá, sin mónita,                   
diré si me da la gana,                           
que a la gente cortesana                         
la puedo dejar atónita.                         
                                                 
Es la gente de esta tierra                       
tan pertinaz y tenaz,                           
que cuando quiere la paz                         
es porque no quiere guerra.                     
                                                 
De estos buenos habitantes                       
quien más trabaja más suda:                     
al que suda Dios le ayuda                       
y también sus semejantes.                       
                                                 
Que aunque hay vagos estafermos                 
he visto ayudar y aprisa,                       
los monaguillos a misa                           
y el doctor a los enfermos.                     
                                                 
Se olvidan las etiquetas,                       
se olvida cualquiera enojo;                     
pero casi a ningún cojo                         
se le olvidan las muletas.                       
                                                 
Abundan locos sin tasa                           
y bobos hay otros tantos,                       
mas ninguno tira cantos                         
al tejado de su casa.                           
                                                 
En esta tierra es de fe,                         
no lo tengáis por mentira,                       
si ve menos quien más mira,                     
quien más mira menos ve,                         
                                                 
desde el noble al pisaverde                     
que a jugar al monte acierta,                   
si halla la contraria en puerta                 
cuanto más pone más pierde.                     
                                                 
Aquí el que no grita clama,                     
y el que no clama vocea,                         
y el que no brinca patea,                       
y el que no llora no mama.                       
                                                 
Los malos y los peores                           
quieren que ande el diablo suelto,               
y es porque a río revuelto...                   
ganancia de pescadores.                         
                                                 
¡Qué encontrados pareceres!                     
En fin, ¿qué tal andará                         
cuando los hombres acá                           
se casan con las mujeres!                       
                                                 
No son cuestiones de nombres                     
las rarezas que aquí pasan;                     
ya veis, en Madrid se casan                     
las mujeres con los hombres.                     
                                                 
Cuando se toca a pagar                           
la contribución nefanda                         
nadie sabe por donde anda                       
para sumar y restar.                             
                                                 
Pero si les dan dinero                           
todos saben dividir,                             
y en vez de medio partir                         
quieren partir por entero.                       
                                                 
Cuando alguno con ahínco                         
a echar cuentas me importuna,                   
con decir «cuatro más una»                       
le digo cuantas son cinco.                       
                                                 
Y tened por cosa cierta                         
que siempre que hablar me toca                   
los que no cierran la boca                       
me oyen con la boca abierta.                     
                                                 
A imitación de Marica,                           
la del refrán castellano,                       
aquí todo ciudadano                             
se rasca donde le pica.                         
                                                 
Limpian las gentes magnánimas                   
el polvo con el cepillo,                         
menos el ruin monaguillo                         
que éste limpia el de las ánimas.               
                                                 
Y todos a troches moches                         
dan con muchas cortesías                         
de día los buenos días,                         
de noche las buenas noches.                     
                                                 
Los jardines tienen plantas                     
y dan peras los perales,                         
nueces hay en los nogales                       
y también en las gargantas.                     
                                                 
Abur, que me canso ya,                           
si Dios quiere nos veremos,                     
y si acaso no nos vemos...                       
hasta el valle Josafá.                           
                                                 
Y sin gastar mas saliva                         
mil memorias os encajo                           
a Carabanchel de abajo                           
y a Carabanchel de arriba.                       
                                                 
Mientras Dueros y Pisuergas                     
corre como un azacán,                           
Villergas Martínez Juan                         
o Juan Martínez Villergas.                       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.