Discurso del caballo de ajedrez - Poemas de Juan Cameron

Poemas » juan cameron » discurso del caballo de ajedrez

Discurso del caballo de ajedrez

                                                                 
      Para Angel Bobba Cabrera                                   
                                                                 
En este cuadro estuve ayer                  nada ha cambiado     
estoy allí y no estoy al mismo tiempo                             
En este cuadro boté a un peón en el mero impulso                 
          / de saltar                                           
del negro al blanco y del blanco al negro                         
          / como afuera en los días                             
En éste mi sombra proyectó y debió despejarse                     
          / mi camino                                           
Iba en otro sentido mi camino                                     
          a salto de mata esquivaba el obstáculo                 
          con la vana presencia de mi gesto                       
En éste estuve altivo y humillado                                 
en éste pasté los días y bebí el más dulce jugo                   
          / de cebada                                             
Aquí pisé a una dama                es tan fácil decirlo ahora   
pero esa dama            mi Dios          ya no era mía         
                                                                 
En ese escaque aquel fui iluminado                               
(me consagré a la luz            vi como iba)                     
En ese foco el yugo al que confieso                               
        / pecados palaciegos y mi herida                         
En ese cuadro negro estuve opaco agazapado                       
        / fiera sin sentido                                     
y en ese oscuro cuadro me ilumino en casa del saber               
        / inclinada la pavesa hacia lo alto                     
y aquí -justo al lado de aquel donde me veis ahora-               
hui al paso de la torre y me fui hacia la otra esquina           
        / según mi cabalgar                                     
del blanco al negro y del negro al blanco                         
        / pero siempre mi vista hacia esa meta                   
No hay nunca un desandar                                         
        (no volveré a mis pasos todavía)                         
A veces es un pasto fresco o tibio                               
a veces el sonido de herradura me hace fuerte                     
        / en mi andar sobre la piedra                             
        en la copia feliz del Paraíso                             
Pero en ese                                                       
en ese cuadro de la esquina oscura                               
maté por la ilusión de defenderme de una clara                   
      / amenaza ya sabida                                       
por esta desmemoria que me impulsa hacia el otro                 
      / sentido de la luz:                                       
la sombra iluminada            el blanco oscurecido               
      / o la penumbra                                           
porque nada es en sí de un solo tono que absorbe                 
      / los colores en un fondo                                 
o los lanza hacia el cielo en arcoiris                           
Lo aprendí de mis saltos de este andar discontinuo               
                                                                 
Aquí mandé                                                       
      allí amé                                                   
aquí obedecí                                                     
      allí fui odiado                                           
y aquí estoy en la cresta de la ola                               
y en ese (tras de esquivar al vano alfil y su trayecto)           
en ese cuadro cerca del noreste                                   
      / atrapé al cabecilla desde truco                         
Lo arrinconé dudoso de su fuerza                                 
mas no pude seguir            soy un herbívoro                   
y la sangre no cuenta en mi memoria                               
Lo atrapé mas no pude cazarle                                     
      no se gana                                                 
se observa cada triunfo y la jornada                             
      / termina simplemente en su derrota                       
para empezar de nuevo                                             
de blanco a negro            de negro a blanco                   
como todas las piezas deste juego.                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.