Don juan - Poemas de JOSÉ ZORRILLA

Poemas » jose zorrilla » don juan

Don juan

En los años que han corrido         
desde que yo le escribí,             
mientras que yo envejecí             
mi Don Juan no ha envejecido.       
Y fama tal por él gozo               
que se cree, a lo que parece,       
porque Don Juan no envejece,         
que yo he de ser siempre mozo:       
y hoy el bravo Ducazcal             
os anuncia en su cartel             
que he de hacer aquí un papel,       
que tengo que hacer ya mal.         
Yo no soy ya lo que fuí:             
y viendo cuán poco soy,             
dejo a los que más son hoy           
pasar delante de mi;                 
pues, por Dios,que por más brava     
que sea mi condición,               
la fiebre rinde al león,             
la gota la piedra cava,             
Aun latir mis bríos siento:         
pero es ya vana porfía,             
no puedo ya la voz mía               
pedirle otra vez al viento:         
y a quién me lo quiere oir           
digo años ha por doquier,           
que pierdo el sér de mi ser         
y que me siento morir.               
Pero nadie me hace caso             
por más que hablo a voz en grito,   
porque este D.Juan maldito           
por doquier me sale al paso;         
y ni me deja vivir                   
en el rincón de mi hogar,           
ni deja un año pasar                 
sin dar de mí que decir.             
Yo me apoco día a día,               
y este bocón andaluz,               
a quien yo saqué a la luz           
sin saber lo que me hacía,           
me viste con su oropel               
y a la luz me saca consigo;         
por más que a voces le digo         
que ir no puedo a par con él.       
Más tanto favor os debo             
por él, que en verdad me obliga     
a que algo esta noche os diga       
de este insolente mancebo.           
Oíd...es una leyenda                 
muy difícil de contar,               
porque tiene algo a la par           
de ridícula y de horrenda:           
una historia íntima mía.             
Yo era en España querido             
y mimado y aplaudido...             
y me huí de España un día.           
Vivía a ciegas y erré:               
y una noche andando a oscuras       
tropecé en dos sepulturas           
y de Dios desesperé.                 
Emigré: me dí a la mar;             
y esperando en el olvido             
una muerte hallar sin ruido,         
en América fuí a dar.               
No llevando allá negocio             
ni esperanza a qué atender,         
al tiempo dejé de correr             
en la oscuridad y el ocio.           
Once años anduve allí               
vagando por los desiertos,           
contándome con los muertos,         
y sin dar razón de mí.               
Los indios semisalvajes             
me veían con asombro                 
ir con mi arcabuz al hombro         
por tan agrestes parajes;           
y yo en saber me gozaba             
que nadie que me veía               
allí, quién era sabía               
el que por allí vagaba;             
y esperé que de aquél modo           
de mí y de mi poesía                 
como yo se olvidaría                 
a la fin el mundo todo.             
Mi nombre, pues, con intento         
de dejar perder, y en suma           
sin papel, tinta, ni pluma,         
ni libros ya en mi aposento,         
bebía en mi soledad                 
de mis pesares las heces:           
más tenía que ir a veces             
del desierto a la ciudad.           
Vivo el cuerpo, el alma inerte,     
a caballo y solo, iba               
como una fantasma viva,             
sin buscar ni huir la muerte.       
Y hago aquí esta narración           
porque sirva lo que digo             
a mis hechos de castigo,             
y a modo de confesión.               
Sobre mí a un anochecer             
un nublado se deshizo,               
y entre el agua y el granizo         
me dejó una hacienda ver.           
Eché a escape y me acogí             
de la casa entre la gente,           
como franca lo consiente             
la hospitalidad allí.               
Celebrábase una fiesta.             
que en aquél país no hay día         
que en hacienda o ranchería         
no tengan una dispuesta;             
y son fiestas extremadas             
allí por su mismo exceso,           
de las hembras embeleso,             
de los hombres emboscadas.           
Y a no ser de mi leyenda             
  por no cortar la ilación,           
hiciera aquí la descripción         
de una fiesta en una hacienda,       
donde nadie tiene empacho           
de usar a gusto de todo;             
porque son fiestas a modo           
de las bodas de Camacho.             
Allí acuden sin convite             
buhoneros, comerciantes             
y cirqueros ambulantes;             
sin que a nadie se le quite         
de entrar en corro el derecho,       
de gastar de los abastos,           
ni de colocar sus trastos           
donde quiera que halle trecho.       
Jamás se apaga el hogar,             
jamás el servicio cesa;             
siempre está puesta la mesa         
para comer y jugar.                 
Por salas y corredores               
se oye el son a todas horas         
de carcajadas sonoras,               
de onzas y de tenedores.             
Todo es pelea de gallos,             
toros, lazos, herraderos,           
manganas y coleadores               
y carreras de caballos;             
y al fin de un día de broma         
que nada en Europa iguala,           
todo el mundo entra en la sala       
y sitio en el baile toma.           
Entré e hice lo que todos:           
cuando creí que al sueño             
  se iban a dar, di yo al dueño       
  gracias por sus buenos modos:       
mas mi caballo al pedir,             
asiéndome por la mano,               
me dijo el buen campirano           
soltando el trapo a reír:           
  "¿Y a quién hay que se le antoje   
dejar ahora tal jolgorio'           
Vamos, venga usté a la troje         
y verá el Don Juan Tenorio."         
Y a mi,que lo había escrito,         
en la troje me metía;               
y allí al paso me salía             
mi audaz andaluz precito.           
Mas ¡ay de mí, cuál salió!           
Lo hacía un indio otomí             
en jerga que el diablo urdió;       
tal fué mi Don Juan allí,           
que ni yo le conocí                 
ni a conocer me di yo.               
Tal es la gloria mortal,             
y a quién Dios se la confiere,       
si librarse a ella quiere           
se la torna Dios en mal.             
A mí no me la tornó,                 
porque por mi buena suerte           
del olvido y de la muerte           
doquier Don Juan  me salvó.         
¡Dios no quisó allá de mi!           
  Y de mi patria el olvido           
temiendo, como había ido             
a mi patria me volví.               
¡Feliz malogrado afán!               
Al volver de tierra extraña,         
me hallé que había en España         
vivido por mi Don Juan.             
Comprendí en su plenitud             
de Dios la suma clemencia:           
Don Juan había en mi ausencia       
borrado mi ingratitud.               
Monstruo sin par de fortuna,         
mientras yo de España huía,         
en España me ponía                   
en los cuernos de la luna.           
Y ni fuerza ni razón                 
han podido derribar                 
tal ídolo del altar                 
que le ha alzado la opnión.         
Pero hablemos con franqueza         
hoy  que todo coadyuva               
para aquí se me suba                 
a mí el humo a la cabeza:           
Desvergonzado galán,                 
siempre atropella por todo           
y de atajarle no hay modo;           
¿ qué tiene, pues, mi Don Juan?     
Del fondo de un monasterio           
donde le encontré empolvado,         
yo le planté remozado               
en mitad de un cementerio:           
y obra de un chico atrevido         
que atusaba apenas bozo,             
os parece tan buen mozo             
  porque está tan bien vestido.       
Pero sus hechos están               
en pugna con la razón,               
pero tal reputación                 
  ¿qué tiene, pues, mi Don Juan?     
Un secreto con que gana             
la prez entre los dos Juanes;       
el freno de sus desmanes:           
que Doña Inés es cristiana.         
Tiene que es de nuestra tierra       
el tipo tradicional;                 
tiene todo el bien y el mal         
que el genio español encierra.       
Que, hijo de la tradición,           
es impío y es creyente,             
es balandrón y es valiente,         
y tiene buen corazón.               
Tiene que es diestro y zurdo,       
que no cree en Dios y le invoca,     
que lleva el alma en la boca,       
y que es lógico y absurdo.           
Con defectos tan notorios           
vivirá aquí diez mil soles;         
pues todos los españoles             
nos la echamos de Tenorios           
y si en el pueblo le hallé           
y en español le escribí             
y su autor el pueblo fué...         
¿por qué me aplaudís a mi?.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.