La partida - Poemas de JOSÉ MARÍA HEREDIA

Poemas » jose maria heredia » la partida

La partida

¡A Dios, amada, a Dios! llegó el momento   
del pavoroso a Dios... mi sentimiento       
dígate aqueste llanto... ¡ay! ¡el primero   
que me arranca el dolor! ¡Oh, Lesbia mía!   
No es tan solo el horror de abandonarte     
lo que me agita, sino los temores           
de perder tu cariño: sí; la ausencia       
mi imagen borrará, que en vivo fuego       
grabó en tu pecho amor... Eres hermosa,     
y yo soy infeliz!... En mi destierro       
viviré entre dolor, y tu cercada           
en fiestas mil de juventud fogosa,         
que abrasará de tu beldad el brillo,       
me venderás perjura,                       
y en nuevo amor palpitará tu seno,         
olvidando del mísero Fileno                 
la fe constante y el amor sencillo.         
Sumido en pesares,                         
y triste y lloroso,                         
noticias ansioso                           
de ti pediré:                               
y acaso diranme                             
con voz dolorida:                           
«Tu Lesbia te olvida                       
tu Lesbia es infiel.»                       
Yo te ofendo, adorada: sí; perdona         
a tu amante infeliz estos recelos.         
¿Cuándo el que quiso bien no tuvo celos?   
tú sabrás conservar con fiel cariño         
de tu primer amante la memoria;             
no perderás ese candor que te hace         
del cielo amor, y de tu sexo gloria.       
¡Lloras! ¡ay! ¡lloras!... ¡Oh fatal momento 
de dicha y de dolor!. Aquese llanto,       
que tu amor me asegura,                     
me rasga el corazón... Tu hermosa vida     
anublan los pesares y amargura             
por mi funesto ardor... ¡El cielo sabe     
que con toda la sangre que me anima         
comprar quisiera tu inmortal ventura!       
Mas, desdichado soy... ¿por qué te uniste   
a mi suerte cruel, que ha emponzoñado       
de tus años la flor?... ¡A Dios, querida!...
¡A Dios!... ¡Ay! apuremos presurosos       
el cáliz del dolor... Ese pañuelo           
con tus preciosas lágrimas regado,         
trueca por este mío.                       
Besándolo mil veces, y en sus hilos         
mi llanto amargo uniendo con tu llanto,     
daré a mi pena celestial consuelo.         
«Lesbia me ama, diré, y en mi partida       
este llanto vertió... Tal vez ahora         
mi pañuelo feliz besa encendida,           
y le estrecha a su seno                     
y un amor inmortal jura a Fileno.»         
Piensa en mí, Lesbia divina;               
y si algún amante osado                     
de tus hechizos prendado,                   
quiere robarme tu amor;                     
pon la vista en el pañuelo                 
prenda fiel de la fe mía,                   
y di: «cuando se partía,                   
¡Cuán grande fue su dolor!»                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.