Venganza de un noble - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » venganza de un noble

Venganza de un noble

- I -                                         
Fuese el conde don Ramiro                     
al asedio de Granada,                         
dejando a su esposa amada                     
en su castillo feudal.                       
Y al partir: «Guarda, le dijo,               
tu honra más que mi tesoro,                   
que en mucho estimo el decoro,               
y en muy poco mi caudal.                     
»Si aquella una vez se pierde                 
tarde o nunca se recobra,                     
mas el vil oro se cobra                       
por la suerte y el valor.                     
Y al volver aquí triunfante                   
de vengar justos agravios,                   
cual hora encuentro en tus labios             
dulce sonrisa de amor.»                       
                                             
Esto diciendo el buen conde                   
montó a caballo ligero,                       
y por agreste sendero,                       
seguido de sus parciales                     
y de sus deudos leales,                       
de sus tierras se alejó.                     
Y la bella castellana                         
perderse en la selva, perderse le vio;       
y al separarse de la ventana                 
un rayo de gozo, de dicha liviana             
su frente inundó.                             
                                             
- II -                                       
Tornó el conde don Ramiro                     
victorioso de la guerra,                     
mas al llegar a su tierra                     
con su mesnada leal,                         
tristes nuevas de su honra                   
tuvo, y de su esposa bella,                   
y juró vengarse de ella                       
por traidora y desleal.                       
Que en su ausencia requiriola                 
de amor un noble extranjero,                 
a quien llaman don Gualtero,                 
el duque galanteador.                         
Y ella obsequiosa aceptando                   
sus lisonjeros favores,                       
en más tuvo estos amores,                     
que de su esposo el honor.                   
                                             
Ardiendo en ira el buen conde                 
volvió riendas, y ligero,                     
por ignorado sendero,                         
seguido de sus parciales                     
y de sus deudos leales,                       
de sus estados salió.                         
Y sin perder una hora                         
a Francia atrevido, a Francia llegó:         
Del duque al castillo se acerca, que honora   
blasón coronado, y en él vengadora           
su lanza clavó.                               
                                             
- III -                                       
Firme el conde don Ramiro,                   
confiado en su pujanza,                       
el día de su venganza                         
mira tranquilo llegar,                       
que audaz su rival odioso                     
retolo a lucha de muerte,                     
mas él en Dios y en su suerte                 
confía para lidiar.                           
Ya en el palenque se miran:                   
mas el conde a don Gualtero                   
así le dice altanero65                       
a punto de acometer:                         
«Para triunfar de las damas                   
sagaz fuisteis y arrojado,                   
probad que sabéis, osado,                     
a los varones vencer.»                       
                                             
Y lanzándose con brío                         
contra su contrario aleve,                   
logró desarmarlo en breve;                   
y a vista de sus parciales                   
y de sus deudos leales,                       
por tierra lo derribó.                       
Y su cabeza cortando,                         
de Francia con ella, de Francia partió,       
asombro a las huestes del duque inspirando;   
y el mismo camino pausado tomando             
a España tornó.                               
                                             
- IV -                                       
Llegó el conde don Ramiro                     
macilento a su morada,                       
y a su encuentro, apresurada                 
acudió la esposa infiel,                     
y sin ver que cauteloso                       
su dolo está comprendiendo,                   
dulce sonrisa fingiendo,                     
los brazos tendió hacia él.                   
«Aparta, mujer perjura,                       
dice airado, y la rechaza;                   
y pues de engañarme traza                     
te diste, sin fe ni honor;                   
para que sin tregua goces                     
de tus viles devaneos,                       
toma, y sacie tus deseos                     
esta prenda de tu amor.»                     
Y a sus pies, del duque arroja               
la cabeza ensangrentada;                     
y ella trémula, turbada,                     
ante el conde y sus parciales                 
y ante sus deudos leales,                     
casi exánime cayó.                           
Mas sin piedad el esposo                     
a ocultas prisiones llevarla mandó,           
do pase su vida sin paz ni reposo:           
Así don Ramiro, de su honra celoso,           
su afrenta vengó.                             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.