A ntro. sto. padre el papa pío ix, con motivo de su alocución pronunciada en el consistorio secreto de 30 de setiembre de 1861 - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a ntro sto padre el papa pio ix con motivo de su alocucion pronunciada en el consistorio secreto de 30 de setiembre de 1861

A ntro. sto. padre el papa pío ix, con motivo de su alocución pronunciada en el consistorio secreto de 30 de setiembre de 1861

Locuti sunt adversum me                                   
lingua dolosa et sermonibus odii circumdederunt me; et   
expugnaverunt me gratis.                                 
Pro eo ut me diligerent, detrahebant mihi: ego autem     
orabam.                                                   
Et posuerunt adversum me mala pro bonis: et odium pro     
dilectione mea.                                           
(Psalmo CVIII.)                                           
                                                         
                                                         
¿Qué acento poderoso                                     
hoy se levanta y los espacios hiende,                     
y en misterioso vuelo                                     
desde el sonoro Tíber al undoso                           
Índico mar se extiende,                                   
y luego sube a la región del cielo?                       
                                                         
¿No la oís? Es su voz; la voz divina                     
del sucesor de Pedro, a quien sañuda                     
con torvo ceño la maldad combate:                         
Al resistir el impetuoso embate                           
de la impiedad, que furibunda brama,                     
desde el altivo y fuerte Vaticano                         
noble y severa la verdad proclama.                       
                                                         
En vano, en vano la falange impía                         
que la bandera alzó de injusta guerr                     
ahogarla intenta en su furor, y en vano                   
con ronca vocería                                         
quiere imponer sus leyes a la tierra:                     
Ella vibra sonora como el trueno                         
en la inmensa extensión del Océano;                       
ella, venciendo la traición y el dolo,                   
cruza el mundo veloz de polo a polo                       
al impulso de un genio soberano.                         
                                                         
Mas ¡ay! que al escucharla                               
se alzan de nuevo, con furor creciente,                   
los que mintiendo libertad aspiran                       
la Italia a dominar con sus legiones,                     
y odio y venganza en su ambición respiran.               
Ellos cual fiero, asolador torrente,                     
que troncos y peñascos arrebata,                         
van derrocando tronos y extendiendo                       
su imperio por las míseras naciones,                     
y la justicia y el poder vendiendo                       
al hórrido tronar de sus cañones.                         
                                                         
¡Vedlos, cristianos! Con rencor profundo                 
al desigual combate ya se aprestan;                       
y en libelo infernal, con torpe mano,                     
viles calumnias sin piedad asestan,                       
ante la Europa inerte y asombrada,                       
contra el piadoso, venerable anciano                     
firme sostén de nuestra Fe sagrada.                       
                                                         
Hubo un tiempo en que unida y venturosa                   
levantábase Italia prepotente,                           
con noble ardor corriendo presurosa                       
su independencia a defender y el trono                   
del sagrado Pastor... Él la guiaba                       
por la senda del bien: y entusiasmado                     
y libre el pueblo de traidor encono,                     
desde los Alpes hasta el mar gritaba:                     
¡Que viva el sabio, el inmortal Pío Nono!                 
                                                         
¡Cuán presto, oh Dios, el tenebroso velo                 
de lamentable error, la clara estrella                   
vino a ocultar que pura fulguraba                         
de la esperanza en el radiante cielo!                     
Alzose la maldad, y tras la huella                       
de su temible planta destructora                         
la discordia siguió; se alzó potente                     
la funesta impiedad, y triunfadora                       
su estandarte clavó en el Capitolio,                     
alentando insolente                                       
del Pontífice augusto al alto solio.                     
                                                         
¡Ay! desde entonces en tremenda lucha                     
se agita el Occidente,                                   
y sólo el grito de ansiedad se escucha                   
de la madre infeliz, que en duelo insano,                 
al hijo de su amor mira espirante,                       
o en la lid derramando, delirante,                       
tal vez la sangre de su propio hermano.                   
¡Mísera madre! En su dolor profundo                       
del mundo en vano protección implora,                     
que a los tiranos ¡ay! escucha el mundo                   
no al que agobiado por las penas llora.                   
                                                         
¿Y hemos de ver tranquilos, impasibles,                   
la virtud humillada, perseguida,                         
y por boca de fieros impostores                           
la santa Religión escarnecida,                           
la fe de nuestros ínclitos mayores,                       
dulce consuelo en nuestra triste vida?                   
No, no, jamás: alcemos con firmeza                       
nuestra voz en defensa de la hollada                     
Religión, oh católicos, y dando                           
al orbe digno ejemplo de entereza,                       
cercad, nobles guerreros, la morada                       
del Padre de los fieles, perseguido                       
por el inicuo, detestable bando...                       
Que el mundo todo en su redor os vea                     
formando un fuerte, inexpugnable muro,                   
y antes que vil apóstata o perjuro                       
allí cada cristiano un mártir sea.                       
                                                         
Y tú, santo Pontífice, que miras                         
combatir tu poder; que los errores                       
lamentas de tu pueblo y los dolores                       
porque del mundo al bien tan sólo aspiras;               
sigue, sigue con firme confianza                         
defendiendo los fueros sacrosantos                       
de la Iglesia de Dios; no la esperanza                   
muera en tu pecho, no; que aún la Fe vive                 
pura en el noble corazón cristiano,                       
y nuevo aliento con tu voz recibe.                       
No tu constante esfuerzo será vano                       
por alcanzar la palma de victoria:                       
Triunfarás del Averno,                                   
y el orbe entero al admirar tu gloria                     
gracias sin fin tributará al Eterno.                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.