La nave - Poemas de JOSÉ GAUTIER BENITEZ

Poemas » jose gautier benitez » la nave

La nave

Del mar de la vida las ondas en calma           
cobra la luna con rayo fugaz,                   
y en el horizonte, cortando su curva,           
descubre una nave, ¿quién sabe do va?           
                                               
Y avanza y avanza cruzando las olas             
y el blanco velamen ofrece al terral,           
que juega en las flores de orilla lejana       
y aroma la inmensa llanura de mar.             
                                               
Ni ruido, ni voces, y todo en silencio.         
Parece que solo camina el bajel.               
Mas no, que buscando del norte la estrella,     
tenaz a la caña se ye al timonel.               
                                               
Estrellas y luna ¿do están? ¿qué se hicieron?   
El éter no ostenta su límpido tul,             
la mar se ennegrece, se turba, se agita,       
y avanzan rugiendo los vientos del Sud.         
                                               
Y allá en el nublado, confuso horizonte,       
cual blanco a los rudos combates del mar,       
bajando al abismo, subiendo a las nubes,       
descubro una nave. ¿Quién sabe do ira?         
                                               
La invaden las olas, la llenan de espuma       
y azotan los flancos del débil bajel.           
En medio del agua, del viento, del rayo,       
tenaz a la caña se ye al timonel.               
                                               
Y posa en el buque doliente mirada,             
y llanto derraman sus ojos quizás,             
al ver que no puede luchar con el viento,       
al ver que se aumenta la furia del mar.         
                                               
Mas no lo abandona, mas no desfallece,         
comprende su grande, su santa misión,           
y altivo levanta la impávida frente             
que ofrece a los golpes del rudo aquilón.       
                                               
Por más que se aumente la horrible tormenta,   
por más que se estrellen las olas en él,       
fijando en el norte la experta mirada           
tenaz a la caña se ye al timonel.               
                                               
....                                           
                                               
Ya vuelven, ya vuelven las brisas tranquilas,   
pasaron los vientos furiosos del Sud,           
la mar se serena, se calma apacible,           
y el éter recobra su límpido azul.             
                                               
Cruzando las aguas que tocan la orilla         
rompiendo las blancas espumas del mar,         
y el ancho velamen al viento tendido,           
descubro una nave, ¿quién sabe do va?           
                                               
Lo sé, para el puerto: las últimas rocas       
burlando que pueden romper el bajel,           
lo mismo en bonanza que en ruda tormenta       
tenaz a la caña se ve al timonel.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2021 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.