La confianza del hombre - Poemas de GUILLERMO PRIETO

Poemas » guillermo prieto » la confianza del hombre

La confianza del hombre

Cuando la juventud despavorida,             
víctima de delirios y pasiones,             
vaga entre incertidumbre y aflicciones,     
errante en el desierto de la vida,           
                                             
¡sublime religión! le das asilo,             
consuelas su existir desesperado,           
en tus brazos el hombre reclinado           
no teme el porvenir, duerme tranquilo.       
                                             
Cuando la tempestad sus rayos lanza,         
tiembla el malvado al rebramar del viento,   
mientras del justo a Dios el firme acento   
glorifica con himnos de alabanza.           
                                             
Dulce es al hombre en su penoso duelo,       
cuando el tormento pertinaz le aterra,       
decir burlando a la mezquina tierra:         
“Allí es mi patria”, y señalar el cielo.     
                                             
Indicadme la mano que atrevida               
el velo desgarró de lo futuro:               
¿quién es aquel que penetró seguro           
el misterio insondable de otra vida?         
                                             
Nadie: terrible porvenir retumba,           
y el mortal ciego que en el mundo vive,     
el eco, y nada más, lejos percibe,           
que vuelve desde el seno de la tumba.       
                                             
Se busca el porvenir allá en el cielo,       
cree mirarle el mortal, a Dios insulta,     
y al señalarle osado, le sepulta             
el lodo vil del miserable suelo.             
                                             
¡Mísera humanidad, cuál es tu suerte!       
¡Cuál tu destino que lo ignora el mundo!     
¿El placer puro y el dolor profundo         
se apagan con el soplo de la muerte?         
                                             
Como la flor cuando el invierno asoma,       
que al frío soplo precursor del hielo,       
el tallo inclina en el humilde suelo         
sin colores, sin vida, sin aroma?           
                                             
¿Y aquesta alma que me anima hora,           
jamás del linde de la tumba pasa,           
cual gota que al caer sobre la brasa         
tócala, y al momento se evapora?             
                                             
No, jamás; nuestra noble inteligencia       
nunca perece, que las almas puras           
reflejarán por siempre en las alturas       
el brillo de la augusta omnipotencia.       
                                             
¿Qué dio el Eterno, el Padre de la vida,     
su lumbre a sol, su animación al mundo,     
para hacinar en él el polvo inmundo         
de nuestra humanidad envilecida?             
                                             
Tiemble al futuro el infeliz malvado,       
cuando a la muerte atónito sucumba,         
que no será su crimen en la tumba           
con su asqueroso cuerpo sepultado.           
                                             
Desprecie los horrores del averno           
y burle los misterios de la vida,           
cesará el sueño y su alma sorprendida       
se aterrará a la vista del Eterno.           
                                             
Y el justo, con gozo más profundo,           
verá de gloria su alma circundada,           
cuando en los negros centros de la nada     
se pierda el tiempo y se desplome el mundo. 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.