Romance de la muerte - Poemas de FRANCISCO DE MEDRANO

Poemas » francisco de medrano » romance de la muerte

Romance de la muerte

Al son cuerdo de las cuerdas     
de cordura y de prudencia,       
en la vigüela de vida,           
porque siendo vida vuela,       
                                 
un officio de difuntos           
cantar si puedo quisiera;       
váyase quien no gustare         
de este mi requiem eternam.     
                                 
De mill engaños çercados,       
no vemos cómo se açerca,         
ay, nuestra çercana muerte       
para saltar nuestras çercas.     
                                 
Yo mismo que canto agora,       
si un punto me detubiera,       
no cantara más que un canto     
ni hablara más que una piedra.   
                                 
Digo, pues, que vendrá día       
quando la rara belleza           
pierda su bella figura           
y no aya quien quiera vella;     
                                 
quando verá más el alma         
a la luz de una candela,         
que agora ve a medio día         
quando la deel sol esfuerça;     
                                 
quando los ojos que viuos       
christales de roca fueran       
derrocando coraçones,           
se derruequen a la tierra;       
                                 
quando la cara más cara         
tan barata se nos venda         
que miralla cara a cara         
por caro preçio se tenga,       
                                 
y a las delicadas manos,         
que en todo la mano lleuan,     
ya todos les den de mano,       
y aun de pie si las enqüentran, 
                                 
y de los rubios cauellos         
de que mill ánimas cuelgan,     
cuelguen doblados gusanos       
que por ellas se descuelgan;     
                                 
quando el pecho de alabastro     
a quien oy el mundo pecha,       
a la tierra pague pecho,         
andando pecho por tierra,       
                                 
y la cabeça cargada             
de perlas y ricas pieças,       
hecha pieças, sobre sí           
tenga una carga, de piedras;     
                                 
y perdiendo el propio nombre,   
le tome de calauera,             
porque quien cala verá           
en qué paran las cabeças;       
                                 
quando por la cama blanda,       
la tierra dura suçeda,           
dura que al que en ella dura     
durar mucho no le deja,         
                                 
y por ropa libre y ancha,       
justa y angosta librea;         
y por las joyas, la hoya;       
y las piedras, por las perlas;   
                                 
quando con nueuos cantares       
y músicas de tristeza,           
casen nuestros huessos tristes, 
por ser huessos, con la güessa. 
                                 
Razón es, pues, aprestamos,     
pues la muerte viene presta,     
y en su presto y breve tranze   
aprestarse sólo presta.         
                                 
Con la consideraçión             
paseemos la carrera:             
carrera que emos de dar         
sola una carrera en ella.       
                                 
Y quien la memoria de esto       
tiene por agora presa,           
entonçes la presa, rota,         
le molerá de represa.           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.