Sale de la sagrada - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » sale de la sagrada

Sale de la sagrada

Sale de la sagrada                         
Cipro la soberana ninfa Flora,             
vestida y adornada                         
del color de la Aurora,                   
con que pinta la tierra, el cielo dora.   
                                           
De la neuada y llana                       
frente del leuantado monte arroja         
la cauellera cana                         
del viejo inuierno, y moja                 
el nueuo fruto en esperança y hoja.       
                                           
Deslízase corriendo                       
por los hermosos mármoles de Paro,         
las alturas huyendo,                       
vn arroyuelo claro,                       
de la cuesta beldad, del valle amparo.     
                                           
Corre bramando y salta                     
y, codiciosamente procurando               
adelantarse, esmalta                       
de plata el cristal blando,               
con la espuma que quaxa golpeando.         
                                           
Viste y ensoberueze                       
con diferentes hojas la corona             
de plantas y floreze                       
las que apenas perdona                     
furioso rayo de la ardiente Zona.         
                                           
El regalado aliento                       
del bullicioso Zéfiro, encerrado           
en las hojas, el viento                   
enriqueze, y el prado                     
éste de flor y aquél de olor sagrado.     
                                           
Y reduzido, quanto                         
baña el mar, tiene el suelo, el cielo cría,
a más bien, con el llanto,                 
que al assomar del día,                   
viene haziendo la Aurora húmida y fría.   
                                           
Todo brota y estiende                     
ramas, hojas y flores, nardo y rosa;       
la vid enlaza y prende                     
el olmo y la hermosa                       
yedra sube tras ella presurosa.           
                                           
Yo, triste, el cielo quiere               
que yerto inuierno ocupe el alma mía       
y que si rayo viere                       
de aquella luz del día,                   
furioso sea, y no como solía.             
                                           
Renueua, Filis, esta                       
esperança marchita, que la elada           
Aura de tu respuesta                       
tiene desalentada.                         
Ven, Primavera, ven, mi flor amada.       
                                           
Ven, Filis, y del grato                   
inuidiado contento del aldea               
goza, que el pecho ingrato,               
que tu beldad afea,                       
aquí tendrá el descanso que desea.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.