Oración en la entraña quemada de un sabino - Poemas de EFRAÍN BARTOLOMÉ

Poemas » efrain bartolome » oracion en la entrana quemada de un sabino

Oración en la entraña quemada de un sabino
               

Éste es mi territorio más secreto: he amado a la Diosa. Fui Acteón y soy el corzo ya. Huyo entre matorrales y mi propia manada me persigue: hiere mi amante piel. Con ladridos aún, pero mi entraña sabe que no tardarán mucho en darme alcance.





Los matorrales, los ladridos y la manada entera, están dentro de mí.





Lo intuía:
al visitar las Nueve Estrellas
algo fundamental me sería revelado.





Hay que ascender
para entrar en la Cueva del Descenso.





Chinkultic

Territorio donde sólo la Altura dialoga con el Viento

Aún el silencio
                        duerme.



Hace Trescientos años que un encino
desde el filo más alto del acantilado
se mira en el cenote

La montaña      a lo lejos    respira un humo denso

Un ave negra hilvana nubes blancas

Las chicharras encienden un mediodía iracundo.





Me sujeto a las ramas más fuertes del encino

Me asomo hacia el Abismo

Mi rostro se despeña
cae
    como una hoja
                            sobre el Cenote Azul.





En Chinkultic
                      La Cueva del Descenso
                                                            pronunció la Palabra:
los lagos se reunieron
                                  para escuchar mejor.





Guarda silencio: después de un tiempo distinguirás la Voz.
entre el barullo de los ángeles:
                                                Dios es mujer:





Hoy vi a la Dama blanca
Es el aura
                Es el aire
Es la bruma de seda en que su falda flota

Es el agua
                La tromba
La cascada de rayos contra su nuca débil

Es la casa
Es la barca en que viaja la Hermosura

Es un baño de sangre
Es una Luz extraña
Son las espesas ramas en que la noche bebe
Es la Mujer
                  La Luna
                                La Tempestad tajando la cabeza de Dios.





La roja cabellera flota sobre sus hombros
El sol cruza por ella como a través de un bosque
o de una nube
                      parece armada de un resplandor violento
Un tono ámbar asciende de su cuello en penumbra
Y de sus ojos brotan
                                como en un manantial
el Sortilegio y el Peligro





La vi
La contemplé
Y la estuve evitando como a la luz que ciega.





El dinero    el Logos    y el Poder
iniciaron su más grotesca danza de conquista:
el rubio Apolo tañe su razonable lira
Pluto choca metales argentinos:
produce lamentables tintineos monocordes
Mercurio muestra su ahíta galería de tesoros robados
Jove rompe las nubes    ennegrece la bóveda celeste
la ilumina quebrándola con terribles relámpagos
Arroja rayos rojos: raja troncos enormes
Se transformará en hombre    en toro    en oro
Pero la Diosa sólo se refleja
en el espejo de la Poesía
                                        y yo sé que en mis venas
discurren juntos el azogue y los versos





Ella arroja palabras sagradas sobre la multitud:
yo las recibo todas
                              Me descubre      Me mira:
a partir de ese instante
                                    sólo Ella y yo existimos





Comenzamos escuchando el silencio que caía sobre el lago

El tiempo
                humilde
                              nos escuchó hablar.





Reiniciamos el Diálogo suspendido hace siglos.





Frente a la multitud mojó sus manos en el agua celeste
Después leyó en voz alta los signos de mi mano

Ella puso en mi paso ramas de zarzamoras
Yo puse moras dulces en sus labios

Exprimimos los frutos en el puño derecho
y unimos manos tintas en licor agridulce.





Lavamos nuestras manos:
el jugo de las moras volvió a la Diosa Madre.





Mojé sus pies
Bañé sus bellas piernas en agua transparente
Adiviné sus muslos:
                                    una gota de mora
besaba su rodilla.





Lamer zumo de moras
en muslos aromáticos.





Era viernes:
Venus puso a mis pies una paloma tallada por el Tiempo

Yo la puse en sus manos

Le di en un caracol la espiral infinita

Le di un largo bordón para andar sobre el lago: recibió un Caduceo.





Desde el nicho de piedra
contemple la redonda rodilla de la Diosa
señalando hacia Siempre

Vi su poder pacificado

Danzaba lentamente sobre el agua

La mitad de su roja cabellera se había humedecido.





No era posible tanta Belleza criminal
                                                            tal rosa impía

Piedra tibia
                  Follaje
                              Bébeme

Raja la piedra soberbia del sol sobre mi frente

Toma
        Te doy la transparencia
Te doy un caracol
                              Te doy mi sombra bajo el mediodía
Te doy un puño de tierra colorada

En tus ojos he visto la mitad del Futuro

(La otra mitad la tengo yo).





Arranqué un poco de hiedra de las tumbas
e hice una corona para su cabellera

Por su cuello desciende el oro rojo de la Noche

En sus ojos bebo un trago de Abismo





Cómo lo ensucian todo esas voces humanas.





Ya somos parte de la luz
                                      pero habrá que volver

¿Por qué nos llaman?





Volvimos:
                    el Espíritu creó una ampolla invisible
y en ella nos mantuvo
                                  a salvo de la Máquina.





Hay que volver a huir

Vayamos hacia el Centro
                                        Hacia el Ámbar
Hacia la Noche
                        Hacia las Araucarias





Estamos solos bajo la Oscuridad:
démosle luz a todo.





La noche cambia
La noche ha destejido su bermellón sombrío
Soy luz      Soy aire limpio
Soy un fruto soberbio
Soy un pedazo de ámbar
Soy el follaje eterno

Respiro noches tensas
                                    Bebo abismos
A dentelladas corto la cara de la sombra
A dentelladas trozo nubes bajas
                                                    y libero la lluvia

Ven Viento como un río
Ven Cielo entero
Ven Agua total
Ven Luna creciente

Húndete hoz hermosísima
en mi plexo solar

Yo te empuño
                      te tomo
Ayudo a que te hundas
Hacia arriba
                      cortando
dividiéndome en corte sagital:
las dos partes son tuyas.





Qué dolor luminoso
Qué enjambre hace vibrar mi piel sombría.





Amo la Luna
La hierba como un río
En tu Nombre bebo sangre de toro
Y ardo

Y lo veo Todo.





Es como si acabara de salir de las llamas

Pero no

              He mirado en sus ojos:
Ella guarda 
dentro de sí
                    la Llama.





En sus ojos cerrados
                                  la Luna nueva.





Algo perdura en mí del toro antiguo
en que montó la hija de Agenor

Por eso se estremece mi espalda con tan vivo temblor
al roce de sus muslos amados y desnudos
y el lecho es otra vez territorio divino
feliz llanura líquida:
                                  Destino.





Qué pequeña es la Tierra    los breves hombres    el tiempo.





Estamos caminando sobre el agua, Hombres de poca fe.





Cuidemos este Amor de la mirada humana
Esta Unión es alquímica
Habrá que matar dragones
Cruzar desiertos
Responder a la Esfinge
Habrá muchos abogados
Pero al final esperan la Piedra y nuestra Isla
Soñaremos el mismo Sueño
Seremos inmortales
Y tendremos un hijo del Espíritu
                                                          llamado Eternidad
.





Hoy vi a diez mil enfermos con el mal de San Vito
tomarse de la mano y estremecer la calle que atravesaba el pueblo
en una larga
                      eléctrica
                                      cadena de Dolor.





Mis nobles dientes
Mi noble corazón
Mis nobles genitales que ama tanto mi Amada
Mi noble pelo negro y mis rodillas
Y ella
            mi amada Carne
Mi Mujer
                Mi Señora

Ella
      con la que soy la sola carne
                                                            sobre la hermosa Tierra.





Ella es la Diosa
                          Ella es el Altar
Es la Sacerdotisa
                            Y es la Hostia

Y yo oficio con Ella este rito en su Nombre.





Fui prodigioso en el Sabbath
Fui un animal nocturno
En mí se conjugaron la cabra y el carnero
Dientes de lebrel negro le di a su Desnudez.





Por el pequeño Egeo
Por el Mediterráneo
Por los mares de América
Por el mar tormentoso de estás sábanas blancas
Un grito
            un solo grito
un solo grito largo:
                                EL GRAN DIOS PAN
                                                                        HA VUELTO.





Yo abría las cortinas para que ella se viera:
la Luna de Arriba era la Luna de Abajo
La Luna de Adentro
era la Luna de Afuera.





Rompimos aquel tálamo de cedro.





Y eyaculé como un maguey cuando florece.





He comido de un pan
cocido sobre el vientre de la Diosa.





Y este llanto me nace
                                      porque estoy floreciendo.





De: Música lunar, 1991

       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.