El huracÁn - Poemas de EFRAÍN BARTOLOMÉ

Poemas » efrain bartolome » el huracan

El huracÁn

El sol de los días antiguos                                                   
brilla como oro viejo en los muros gastados de la Memoria                     
El sabio azar diseña sus caminos con dedo caprichoso                         
Me hubiera gustado escribir para ti odas de fuego                             
capaces de lograr que la Tristeza se avergonzara                             
con la gracia de las muchachas antiguas                                       
cuando eran atrapadas en una falta menor                                     
Hubiera querido escribir para ti                                             
con mano torpe                                                               
los primeros poemas de soso deslumbramiento adolescente                       
Mas todo estuvo en manos del cuidadoso azar                                   
Ahora que llueve                                                             
Ahora que la Historia está durmiendo                                         
Ahora que me visito a mí mismo y puedo ver mi habitación más íntima           
me pregunto y me contesto                                                     
¿Me habría gustado?                                                           
Sí                                                                           
Me habría gustado                                                             
El día —pesado como un buey—                                                 
muele las horas en su hocico babeante                                         
A lo lejos —no mucho— el relente del mar gris o verdoso                       
surcado por las olas                                                         
que golpean de frente la carcomida línea de la playa                         
Y el horizonte                                                               
atravesado por los autos veloces                                             
que se hunden como balas enormes acribillando el malecón                     
¿Estás ahí?                                                                   
¿Estás del otro lado del horizonte donde creo que estás?                     
¿Y si no fuera cierto que existes, que te he visto,                           
que he tocado tu carne y que he sentido tu sofocado aliento                   
gimiendo entrecortadas palabras de pasión y veneno?                           
¿Y si no fuera cierto que soñamos,                                           
que planeamos la Huída hacia la isla, hacia el furor, hacia la tempestad?     
Recordarás mis palabras de aquella tarde casi de despedida:                   
cuando te quieras ir no tienes más que decirlo sonriendo dulcemente:         
yo sabré bendecir el aletazo de Dios sobre mi vida                           
Si todo fuera una ilusión                                                     
y más allá del huracán que violentó las casas de los pobres                   
no hubiese nada más no importa nada                                           
El poema está aquí y ha valido la pena esta lenta muerte                     
: tanta verdad hay en el Sueño                                               
: una verdad que no logran tapar                                             
las cortinas raídas del insomnio y la lluvia                                 
Ahora                                                                         
los vientos que desgarran el farallón                                         
entran con menos fuerza en la calma feliz de la bahía                         
Las blancas construcciones que coronan la loma                               
parecen levitar entre las palmas                                             
Todo está en calma esperando otra vez el huracán                             
menos mi corazón mordido por tu imagen                                       
: estrujado y ajado en las manos tornátiles del loco Amor                     
A lo lejos                                                                   
en los cerros del sur                                                         
el viento tiembla                                                             
La columna de humo se adelgaza                                               
Los pelícanos trazan su lento signo negro contra el cielo                     
El verde mar lame con blanca lengua el vientre rubio de la playa             
Un rayo de sol rompe las densas nubes                                         
Ilumina y blanquea el fosco farallón                                         
: a sus pies se enternece la espuma                                           
Se aduermen los pelícanos en su pesado vuelo                                 
abandonados al arbitrio del viento                                           
De repente las ráfagas: ramalazos de viento y lluvia espesa                   
Todo se enturbia                                                             
Oigo el bramido bruto del torvo mar: veo las olas perfilando su cresta       
He olvidado las ciudades donde jamás estuviste conmigo                       
: las ciudades donde ya no estaremos                                         
El Huracán apunta hacia mi corazón                                           
Ya viene. 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.