Palabras a la aridez - Poemas de CINTIO VITIER

Poemas » cintio vitier » palabras a la aridez

Palabras a la aridez

No hay deseos ni dones                                           
que puedan aplacarte.                                             
Acaso tú no pidas (como la sed                                   
o el amor) ser aplacada. La compañía                             
no es tu reverso arrebatador, donde tus rayos,                   
que se alargan asimétricos y ávidos                               
por la playa sola, girasen melodiosamente                         
como las imantadas puntas de la soledad                           
cuando su centro es tocado. Tú no giras                           
ni quieres cantar, aunque tu boca                                 
de pronto es forzada a decir algo,                               
a dar una opinión sobre los árboles, a entonar en la brisa       
que levemente estremece su grandioso silencio,                   
una canción perdida, imposible, como si fueras                   
la soledad, o el amor, o la sed. Pero la piedra                   
tirada en el fondo del pozo seco, no gira                         
ni canta; solamente a veces, cuando la luna baña los siglos,     
echa un pequeño destello como unos ojos que se abrieran           
cargados de lágrimas.                                             
                                                                 
Tampoco eres                                                     
una palabra, ni tu vacío quiere ser llenado                       
con palabras, por más que a ratos ellas                           
amen tus guiños lívidos, se enciendan como espinas               
en un desértico fuego,                                           
quieran ser el árbol fulminado,                                   
la desolación del horno, el fortín hosco y puro.                 
No, yo conozco                                                   
tus huraños deseos, tus disfraces. No he de confundirte           
con los jardines de piedras ni los festivales                     
sin fin de la palabra. No la injurio por eso. Pero tú no eres ella,
sino algo que la palabra no conoce,                               
y aunque de ti se sirva, como ahora, en mí, para aliviar         
el peso de los días, tú le vuelves la espalda,                   
le das el pecho amargo, la miras como a extraña, la atraviesas   
sin saber su consistencia ni su gloria. La vacías.               
No se puede decir lo que tú haces                                 
porque tu esencia no es decir ni hacer. Antigua,                 
estás, al fondo, y yo te miro.                                   
                                                                 
Todo lo que existe pide algo.                                     
La mano suplicante es la sustancia de los soles                   
y las bestias; y de la criatura que en el medio                   
es el mayor escándalo. Sólo tú,                                   
aridez,                                                           
no avanzas ni retrocedes,                                         
no subes ni bajas,                                               
no pides ni das, piedra calcinada,                               
hoguera en la luz del mediodía,                                   
espina partida,                                                   
montón de cal que vi de niño                                     
reverberando en el vacío de la finca,                             
velándome la vida, fondo de mi alma, ardiendo siempre,           
diurna, pálida, implacable,                                       
al final de todo.                                                 
                                                                 
Y no hay reposo para ti,                                         
única almohada                                                   
donde puede mi cabeza reposar. Y yo me vuelvo                     
de las alucinantes esperanzas                                     
que son una sola,                                                 
de los actos infinitos del amor                                   
que son uno solo,                                                 
de las velocísimas palabras devorándome                           
que son una sola,                                                 
despegado eternamente de mí mismo,                               
a tu seno indecible, ignorándolo todo,                           
a tu rostro sin rasgos, a tu salvaje flor,                       
amada mía.                                                       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.