Poemas de CARLOS PELLICER

Poemas » carlos pellicer

CARLOS PELLICER
Carlos Pellicer (1899-1977). Poeta mexicano, uno de los más destacados del grupo Contemporáneos.

Nacido en Villahermosa, Tabasco, estudió en la ciudad de México. Viajero apasionado, recorre desde adolescente Sudamérica, Europa y Próximo Oriente. Fue profesor de Literatura e Historia en la Escuela Secundaria Nº 4 y catedrático de poesía moderna en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se especializó en Museología y tiene en su haber la creación de varios museos, algunos extraordinarios: el Parque Museo de La Venta, centro de cultura olmeca situado en Villahermosa que inauguró en 1958, la Casa-Museo Frida Kahlo en Coyoacán, ciudad de México, que inauguró en 1964, y el Anahuacalli de arte prehispánico, edificio y colección que fue donada al pueblo mexicano por Diego Rivera y que Pellicer fundó también en 1964.

Pellicer es el poeta del trópico, el cantor de los grandes ríos, de la selva y del sol. Es el poeta de los recintos cerrados, las emociones íntimas y la sensualidad, y está considerado como uno de los espíritus más religiosos de la lírica mexicana. Entre sus libros se encuentran: Colores en el mar y otros poemas (1921), Hora y 20 (1927), Camino (1929), Hora de junio (1937), Recinto y otras imágenes (1941), Subordinaciones (1948) y Práctica de vuelo (1956). En 1953 fue elegido miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y en 1964 se le concedió el Premio Nacional de Literatura.


cuatro cantos de mi tierra
A Noé de la Flor Casanova I Tabasco en sangre madura y en mi su poder sangró. Agua y tierra... [leer completo]
sonetos postreros
Nada hay aquí, la tumba está vacía. La muerte vive. Es. Toma el espejo y mírala en el fondo, e... [leer completo]
horas de junio
Vuelvo a ti, soledad, agua vacía, agua de mis imágenes, tan muerta, nube de mis palabras, tan desier... [leer completo]
en una de esas tardes
En una de esas tardes sin más pintura que la de mis ojos, te desnudé y el viaje de mis manos y mis l... [leer completo]
sonetos nocturnos ii
Ninguna soledad como la mía. Lo tuve todo y no me queda nada. Virgen María, dame tu mirada p... [leer completo]
cosillas (24)
Ángeles en la tierra: nubes y rocas, música y danza. Árboles de alegría le dan al aire diamantes ver... [leer completo]
al dejar un alma
Agua crepuscular, agua sedienta, se te van como sílabas los pájaros tardíos. Meciéndose en los álamo... [leer completo]
deseos
A Salvador Novo Trópico, para qué me diste las manos llenas de color. Todo lo que toque se lle... [leer completo]
nocturno
No tengo tiempo de mirar las cosas como yo lo deseo. Se me escurren sobre la mirada y todo lo que ve... [leer completo]
soneto iv
Junio, jardín de junio, yo no quise sino sólo una voz de su ternura, besar el aire que en sus ojos d... [leer completo]
soneto i
Vuelvo a ti, soledad, agua vacía, agua de mis imágenes, tan muerta, nube de mis palabras, tan desier... [leer completo]
nocturno a mi madre
Hace un momento mi madre y yo dejamos de rezar. Entré en mi alcoba y abrí la ventana. La noche se mo... [leer completo]
nocturno "a"
Noche. Mar de silencio. Van las meditaciones desenrollando lentas sus claras devociones. El faro... [leer completo]
soneto iii
Era mi corazón piedra de río que sin saber por qué daba remanso, era el niño del agua, era el descan... [leer completo]
recinto
I Vida, ten piedad de nuestra inmensa dicha. De este amor cuya... [leer completo]
soneto ii
Hoy hace un año, Junio, que nos viste, desconocidos, juntos, un instante. Llévame a ese momento de d... [leer completo]
elegía nocturna
Ay de mi corazón que nadie quiso tomar de entre mis manos desoladas. Tú viniste a mirar sus llamarad... [leer completo]
la puerta
Que se cierre esa puerta que no me deja estar a solas con tus besos. Que se cierre esa puerta por do... [leer completo]
el viaje
Y moví mis enérgicas piernas de caminante y al monte azul tendí. Cargué la noche entera e... [leer completo]
haz que tenga piedad de ti, dios mío
Haz que tenga piedad de Ti, Dios mío, huérfano de mi amor, callas y esperas. En cautas y andrajosas ... [leer completo]
en este asunto del amor...
En este asunto del amor, que a veces, uno quisiera que no acabara nunca de empezar, parece que algui... [leer completo]
segador
El segador, con pausas de música, segaba la tarde. Su hoz es tan fina, que siega las dulces espigas ... [leer completo]
canto destruido
¿En qué rayo de luz, amor ausente tu ausencia se posó? Toda en mis ojos brilla la desnudez de tu pre... [leer completo]
sonetos nocturnos i
Tiempo soy entre dos eternidades. Antes de mí la eternidad y luego de mí, la eternidad. E1 fue... [leer completo]
apenas te conozco...
Apenas te conozco y ya me digo: ¿Nunca sabrá que su persona exalta todo lo que hay en mí de sangre y... [leer completo]
tema para un nocturno
Cuando hayan salido del reloj todas las hormigas y se abra —por fin— la puerta de la soledad, la mue... [leer completo]
sembrador
El sembrador sembró la aurora; su brazo abarcaba el mar. En su mirada las montañas podían entrar. La... [leer completo]
Continúe en Poemas de ANÓNIMO »»»

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.