Ningún gato - Poemas de ALVARO MIRANDA BURANELLI

Poemas » alvaro miranda buranelli » ningun gato

Ningún gato
               

Conduciendo el automóvil por la carretera, en medio de la
                                                            noche
la luz de los focos abriendo la noche, rasgando las tinieblas
como una navaja, sobre el asfalto negro
las señales indicadoras a los lados del camino, gigantescas
                                                            luciérnagas
de electricidad, brotan los amarillos, los verdes, los rojos
nada se distingue en torno del automóvil que cruza solitario
devorando millas a su paso como un león sobre una alfombra
                                                            fosforescente
ocurren los accidentes menores, aquéllos en los que ningún
                                                  humano sale herido
atropellar un perro, un pájaro que se estrella contra el
                                                            parabrisas
pero ningún gato, yo he visto morir seres queridos casi en
                                                            mis brazos
he sentido el sabor de la muerte en mi taza, yo he visto
                                                            el sufrimiento
más severo, el daño más cruel, el dolor más intenso
eclipsados por la resignación y la paciencia, eran mis
                                                  bienaventurados,
pero ningún gato, he visto caballos destrozados al borde
                                                  de la carretera
disputados por perros salvajes, he visto ovejas rojas
                                                  cerca de tajamares,
y cuerpos desconocidos rebotando en el cemento
pero ningún gato, no siento nada  especial en cuanto a los
                                                            gatos
pero siempre me he preguntado adónde van a morir
porque nunca he visto un gato muerto. Yo que duermo con
                                                            estertores
finales en mis oídos, yo que he conocido el amanecer cara a
                                                            cara
con la muerte, yo que he lavado, con el puñal del último
                                                            suspiro,
el cadáver más querido, yo que cerré ojos para siempre como
                                                            si fueran
mis ojos, yo que nací sin hermanos que me abrazaran para
                                                            consolarme
y ningún gato, ninguno, he visto muerto
estoy por creer que las siete vidas fue un regalo divino
que Dios consideró no merecíamos.



De: Cámara Profunda

Selección del autor


       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.