A tal vida, muerte tal - Poemas de Adolfo de la Fuente

Poemas » adolfo de la fuente » a tal vida muerte tal

A tal vida, muerte tal

Leyenda montañesa                       
Testigo de lances varios               
como de infames escenas,               
de la villa de Treceño                 
en el límite se asienta                 
a Torre-Fuerte, del pueblo             
defensor y centinela;                   
si desmoronada a trozos                 
y asaltada por la hiedra,               
que hace escala de sus muros           
y hasta lo más alto trepa,             
dominando la campiña                   
antaño se la vio enhiesta.             
                                       
Habitábala un magnate,                 
cuyo apellido se queda                 
de aquellos tiempos remotos             
entre las obscuras nieblas.             
                                       
Íñigo pudo llamarse,                   
y era de gentiles prendas               
personales, pero su alma               
mezquina y torpe al par era.           
                                       
Con tal caudillo las gentes             
que poblaban ambas vegas               
más un verdugo en la Torre             
miraban que una defensa.               
                                       
Y era justa y bien fundada             
tan dolorosa creencia,                 
que nada habían seguro                 
en la honra ni en la hacienda.         
                                       
Frecuentemente noticias                 
se propalaban por ciertas               
de un despojo en una trocha,           
del rapto de una doncella.             
                                       
Y cuando de sus autores                 
no se tenía certeza                     
todos a la Torre-Fuerte                 
dirigían sus sospechas;                 
que era de todos sabido                 
que en aquella madriguera               
tanto el apuesto magnate               
como sus gentes aviesas                 
si codiciaban lo ajeno                 
lo tomaban por la fuerza.               
                                       
Y era de notarse siempre,               
tras de tan viles empresas,             
la algazara y los festines             
y el estrépito de fiesta               
que al través de aquellos muros         
lanzaban sus ecos fuera.               
                                       
En una de estas orgías,                 
llenando la larga mesa,                 
con los rostros encendidos             
por el fuego de las cepas,             
echando chispas los ojos               
y algo trabada la lengua,               
estaban los comensales                 
-el prócer de cabecera,                 
sobre un sillón elevado                 
señal de su preeminencia-               
dando, entre groseros chistes           
salpicados de blasfemias,               
al caudillo, que es su norte,           
aplausos y enhorabuenas                 
por un vil hecho reciente,             
para ellos digna proeza.               
                                       
Era el caso que a una moza             
de una comarcana aldea,                 
fingiéndose un escudero                 
recién llegado a la tierra,             
con un disfraz apropiado,               
gorra sin pluma y presea,               
logró alucinar, valido                 
de su labia y gentileza,               
y la arrebató a sus padres             
y dio en la Torre con ella.             
Alguno de la mesnada                   
envidió al señor la presa,             
y entre los ruidosos brindis           
hizo patente su idea.                   
-Paréceme, Sancho- dijo                 
Don Íñigo,- que sin mengua             
la cesión aceptarías                   
de esa codiciada prenda,               
que es manjar harto sabroso,           
sin que hayas de haber en cuenta       
el ser en esta jornada                 
plato de segunda mesa.                 
Pues te la cedo; y en cambio           
Exijo de ti la oferta                   
de ayudarme en otro lance               
con la astucia o con la fuerza.         
Es lance que hace ya días               
me preocupa y altera,                   
y los primeros avances                 
dan con mi esperanza en tierra.         
He visto y ya la codicio,               
y ojalá que no la viera,               
que al través de sus encantos           
veo vagar sombras negras,               
a la moza más garrida,                 
más viva y más halagüeña               
de todos estos contornos;               
de tez rosada y más neta               
que de la nieve es el ampo;             
son sus ojos dos estrellas,             
su talle junco flexible,               
su boca madura fresa.                   
Llámanla la Flor del Valle.             
-María la Molinera,                     
dijo Sancho. En mal negocio,           
buen Don Íñigo, te empeñas,             
que es la moza, si garrida,             
tan virtuosa como bella.               
nunca se la ve en los bailes           
en la villa ni en la aldea;             
nunca dio oído a requiebros,           
y nunca las malas lenguas               
hallaron en qué tacharla;               
y es además cosa cierta                 
su próximo casamiento                   
con Martín el de la Aceña               
de más arriba, que la ama               
desde cuando era mozuela.               
Hombre de notables bríos,               
que nunca sufre una ofensa,             
y maneja los aperos                     
lo mismo que la ballesta.               
-Mejor,- repuso Don Íñigo-             
encuentra así en la contienda           
nuevo atractivo mi audacia,             
que a los recelos supera               
de la idea extravagante                 
que me la hizo creer funesta,           
puesto que el mozo es valiente         
como la moza soberbia.                 
De todos modos, yo fío                 
de tu ayuda en la promesa;             
y dejemos este asunto                   
por hoy, y siga la gresca,             
que para zanjarlo, Sancho,             
haremos lo que se pueda.               
                                       
II                                     
                                       
-Te digo que estoy sin calma           
y el recelo me acongoja:               
hoy está la luna roja                   
y triste como ella mi alma.             
-¿Por qué, dime, esos temores,         
Martín, agitan tu pecho,               
si en breve con lazo estrecho           
se unirán nuestros amores?             
-Es que ha llegado a mi oído           
que algo contra ti se intenta...       
Y está la luna sangrienta.             
-Da ese temor al olvido.               
Si un capricho pasajero                 
hizo al de la Torre un día             
fijarse en mí, no sabía                 
lo mucho que yo te quiero.             
Pero bien se lo hice ver               
cuando, en disfraz de labriego,         
quiso empezar por el ruego             
para alcanzar mi querer.               
Altiva cuanto severa,                   
rechacé su falso halago,               
dando a ver de un modo vago             
que ya sabía quién era.                 
-Sí: mas de la Torre el dueño           
cuando un deseo en él nace             
no es hombre que se deshace             
fácilmente de su empeño.               
Si con el ruego no pudo,               
lograrlo habrá con violencia.           
-Pues si él no tiene conciencia,       
honra y amor son mi escudo.             
-Pero vives aquí sola,                 
y tu madre, enferma y muda,             
no puede prestarte ayuda               
si el infame tu hogar viola;           
que ha de apreciar en bien poco         
una nueva alevosía,                     
y ante esta idea, María,               
siento que me vuelvo loco.             
Si no logro tal defensa,               
a Dios pongo por testigo               
de que a matarle me obligo             
si te hace cualquiera ofensa.           
-Que te atormentas en vano             
quiero creer; mas ten seguro,           
y por mi amor te lo juro,               
que si a mí atenta liviano,             
antes de vivir impura                   
e indigna de tu amor fiel,             
o logro matarle a él                   
o me abro la sepultura.                 
-Dios quiera que mis recelos           
sean por fin sombra vana,               
que con esta duda allana               
el temor paso a los celos.             
-Ve tranquilo y en mí fía,             
porque ya la noche avanza,             
y pon en Dios la esperanza             
y en la fe de tu María.                 
                                       
III                                     
                                       
Tomó Martín río arriba                 
la senda con paso lento,               
como que iba examinando                 
la razón de sus recelos;               
y cuando llegó a la aceña               
quiso buscar el sosiego                 
tendido, sin desnudarse,               
sobre las ropas del lecho;             
pero la viva zozobra,                   
dueña de su ánimo inquieto,             
le impidió por largo rato               
poder conciliar el sueño.               
Algunas horas más tarde,               
de la noche en el promedio,             
se abrió un postigo en la Torre,       
y uno tras otro salieron               
hasta tres hombres al campo             
en sendas capas envueltos.             
Del muro a corta distancia             
se les agregó en silencio               
otro, que un fuerte caballo             
llevaba tras sí del diestro;           
y todo el callado grupo                 
llegó a tomar un sendero               
que a las revueltas del río             
se plegaba paralelo,                   
y para ir a las aceñas                 
era el más corto trayecto.             
Cerca del primer molino                 
hicieron un alto, y luego               
dos de ellos se destacaron             
a examinar el terreno.                 
Todo era quietud en torno;             
que por un fatal evento,               
la molienda aquella noche               
también estaba en suspenso.             
María y su madre, enferma,             
a favor de este suceso                 
con más reposo dormían                 
bajo aquel humilde techo,               
a cuyo pobre recinto                   
limitaban sus deseos.                   
Llegaron los embozados,                 
y al intentar el primero               
abrir la vetusta puerta                 
la halló atrancada por dentro;         
que, aunque precaución inútil,         
en ciertos días al menos               
que en la aceña pernoctaban             
los vecinos molenderos,                 
al verse solas María                   
estimó prudente hacerlo.               
No fue para los malvados               
importante contratiempo:               
de una ventana contigua                 
romper lograron los hierros,           
sin cuidar de si causaban               
mayor o menor estruendo,               
y, aquel camino expedito,               
saltaron dentro dos de ellos.           
Despertó sobresaltada                   
María, y apenas tiempo                 
tuvo de vestir de pronto               
la tosca saya y sayuelo,               
cuando dos robustos brazos             
fuertemente la ciñeron                 
y otros taparon su boca                 
con un arrollado lienzo;               
y, levantándola en vilo                 
a pesar de sus esfuerzos,               
a cuya violencia en breve               
un síncope puso término,               
y franca ya la salida,                 
en los brazos la pusieron               
de Don Íñigo, que estaba               
sobre el caballo ya presto             
y el camino de la Torre                 
al punto tomó ligero.                   
Los otros dos, en la aceña             
entraron juntos de nuevo,               
y de la infeliz anciana,               
para aumentar su tormento,             
a la cama en que yacía                 
ataron el débil cuerpo,                 
retirándose en seguida                 
de su hazaña satisfechos.               
                                       
IV                                     
                                       
Apenas la luz del día                   
dibujó en el horizonte                 
esa blanquecina faja                   
que anuncia el fin de la noche,         
y antes que del sol los rayos           
con oblicuos resplandores               
de tintas de oro bañasen               
las altas cimas del monte,             
del recelo que le agita                 
sintiendo los sinsabores,               
despertó Martín inquieto               
y del molino saliose.                   
Por el afán impelido                   
que su ánimo sobrecoge                 
y finge a su fantasía                   
ecos de siniestras voces,               
la distancia a la otra aceña           
en breve espacio recorre.               
Abierta encontró la entrada,           
desquiciada de sus goznes               
vio la ventana contigua,               
y, cierto de sus temores,               
con el alma atribulada                 
entró iracundo hasta donde             
se halló con la anciana exánime,       
ya de la tumba a los bordes,           
que fue para ella aquel trance         
seguro y último golpe.                 
Le soltó las ligaduras,                 
y apenas obtuvo entonces               
idea de lo ocurrido                     
por medio de señas torpes,             
que a poco rindió en sus brazos         
su escasa vida la pobre.               
Cubrió Martín el cadáver,               
rezó un solo Pater Noster,             
y ante aquel mortuorio lecho,           
de Dios invocando el nombre,           
juró vengar aquel crimen,               
sus ultrajados amores,                 
y librar a la comarca                   
de aquel infamante azote               
que, escudado tras sus muros,           
se guarecía en la Torre.               
A ella encaminó sus pasos;             
pero su robusta mole                   
tan bien guardaba el secreto           
de su poseedor innoble                 
que nada se traslucía                   
por los huecos exteriores.             
Pasaron así los días,                   
lisonjeros para el prócer               
que sus villanos desmanes               
lograba gozar incólume.                 
A poco tiempo empezaron                 
a correr vagos rumores                 
de haberse dado la muerte               
en aquel antro una joven,               
que no quiso ser objeto                 
de licenciosas pasiones;               
y la funesta noticia,                   
con las promesas acorde                 
que entre Martín y María               
hubo en varias ocasiones,               
hizo que en aquél la saña               
con nueva furia se colme               
y la muerte del inicuo                 
su odio le reclame a voces.             
Al afán de su venganza                 
no halla suficiente molde,             
y para calmar sus iras                 
formó un propósito doble.               
Juró ocultar en su pecho               
el furor que le corroe,                 
sin que la acción más ligera           
demuestre sus intenciones;             
rondar la infame guarida               
de noche y de día insomne,             
hasta que de su venganza               
ocasión propicia logre;                 
revelar no más su pena                 
en las entrañas del bosque,             
donde tendrá por testigos               
tan sólo los mudos robles;             
vagar por campos y aldeas,             
ropa y cabello en desorden,             
mostrando perdido el juicio             
en sus hechos y en su porte,           
hasta tanto que la suerte               
le favorezca a la postre               
y venga un día en que no halle         
para sus intentos óbice.               
Así Martín, de sus ansias               
y de sus crudos dolores                 
en el desolado pecho                   
sufriendo el horrible choque,           
para vengar sus agravios               
esperó días mejores.                   
                                       
V                                       
                                       
¡Fuera, fuera! ¡El loco, el loco!       
Le gritaban los muchachos,             
y le azuzaban los perros,               
y le arrojaban guijarros,               
al ver cruzar por la villa             
con el vestido hecho harapos,           
con el rostro macilento,               
la barba y cabello largos               
que sobre pecho y espalda               
caían sucios y lacios,                 
con apariencia de sombra               
el cuerpo de puro flaco,               
al que fuera en otros días             
tipo de mozos gallardos,               
cuidadoso de su hacienda               
y en el vestido galano.                 
Los hombres y las mujeres               
con que tropezaba al paso               
de indignación y de pena               
sentían movido el ánimo;               
que a todos era notoria                 
la causa de aquel estrago               
que en mozo de tantos bríos             
ajó la flor de los años.               
Él, preso de sus dolores,               
iba sin hacer reparo                   
en los gritos de los unos               
ni en la compasión de tantos.           
Y la cabeza inclinada                   
y sobre el pecho los brazos,           
a paso lento seguía                     
la salida para el campo.               
Rondaba en torno a la Torre,           
al parecer descuidado,                 
o a las orillas del río,               
siempre absorto y cabizbajo,           
horas enteras se estaba                 
los tristes ojos clavados               
en las aguas transparentes             
que, de un recodo al remanso,           
en los movibles cristales               
bosquejaban su retrato.                 
Al cruzar un cierto día                 
de la Torre-Fuerte al lado             
abierto notó un postigo,               
desierto el contiguo patio,             
y, entreviendo a su venganza           
cumplido por fin el plazo,             
antes que en él reparasen               
se entró por aquéllos rápido.           
Halló al frente una escalera           
con espaciosos peldaños,               
que a las principales cámaras           
creyó debía guiarlo,                   
y por ella tomó al punto               
y se encontró en el piso alto.         
En una estancia lujosa,                 
que alumbraba sólo un claro             
abierto en el fuerte muro,             
y en el grueso de su marco             
puesto de codos estaba                 
el hombre por él odiado,               
ya entreteniendo sus ocios             
en contemplar los encantos             
del paisaje, o bien urdiendo           
algún otro plan nefando.               
Parecía distraído                       
más bien que preocupado,               
porque con el pie marcaba               
en el suelo un compás tardo,           
tal vez recuerdo inseguro               
de algún estribillo báquico.           
Luciendo el marcial arreo,             
que iba tan bien a su garbo,           
ceñía la fuerte cuera                   
sobre el vestido de paño,               
pluma en la redonda gorra               
presa con broche al costado,           
altas botas de becerro,                 
espuelas de cercos anchos,             
y en el cinto, hacia la espalda,       
tenía el puñal colgado.                 
Parose Martín un punto                 
para contener los saltos               
que en su dolorido pecho               
daba el corazón airado.                 
Se adelantó cauteloso,                 
por más que sus pies descalzos         
no hicieran el menor ruido             
sobre el suelo de castaño,             
y abalanzándose al prócer,             
mientras que con férrea mano           
sujetó su cuerpo al muro,               
sin darle a volverse espacio,           
levantó con la otra libre               
el puñal desenvainado                   
y se le hundió en la garganta           
con fiero gozo, exclamando:             
-He esperado este momento               
día tras día hasta un año:             
que la sombra de María                 
quede vengada, villano.                 
Seguro que está bien muerto,           
deshizo Martín lo andado,               
y por la misma escalera                 
logró salir sin obstáculos,             
al pasar algunas gentes                 
llamó su atención el charco             
que formó la sangre fresca             
de la ventana debajo;                   
y al levantar la mirada                 
vieron el cuerpo doblado               
del prócer sobre el alféizar,           
pendientes fuera los brazos,           
y en el muro de la Torre               
impreso el sangriento rastro.           
Si fue motivo de asombro,               
no lo fue de duelo el caso,             
que todos en él veían                   
el castigo de un malvado,               
que de sus torpes desmanes             
recibía el justo pago.                 
No se volvió a ver al loco             
por los contornos vagando,             
ni a las orillas del río               
contemplar su sombra extático.         
Sólo después de algún tiempo           
dio en correr el rumor vago             
de que hubo quien vio en la casa       
de un magnate castellano               
a Martín el de la aceña                 
con arreos de soldado.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.