A d. francisco alsedo bustamante - Poemas de Adolfo de la Fuente

Poemas » adolfo de la fuente » a d francisco alsedo bustamante

A d. francisco alsedo bustamante

En el combate de Trafalgar                       
                                                 
¡Espantoso fragor! Del vasto espacio             
vibran heridos los profundos senos               
al estallar en hórrido estampido                 
de cien cañones los infaustos truenos.           
En los antes serenos                             
anchos pliegues del Ponto adormecido             
abren hirviente surco altivas proras,           
al viento dando el pabellón de guerra,           
y en alas de las furias vengadoras               
nave con nave armipotente cierra.               
                                                 
Roba la luz el humo tormentoso                   
que en densas ondas por doquier se extiende,     
y en medio de aquel caos espantoso               
la muerte sola el brazo sanguinoso               
siempre certera tiende.                         
Rasga el denso vapor sulfúrea llama             
que el hueco bronce con furor vomita,           
y unida en fiera trama                           
la bala encadenada precipita                     
sobre la jarcia espesa, el mástil fuerte,       
haciendo al paso deshiladas trizas               
los duros cables y las tensas drizas.           
                                                 
Cae con horrendo estrépito en la nave           
de mástiles y velas la balumba,                 
y al golpe rudo de su peso grave                 
se abre una nueva tumba.                         
Doquiera el trueno del cañón estalla;           
por doquier la metralla                         
silba estridente, y el estrago aumenta           
que revelan los ayes del herido;                 
y entre el gigante ruido                         
que los ámbitos llena con mil ecos,             
y entre los golpes secos                         
del proyectil sobre la plancha dura             
que recubre la amura,                           
la voz se escucha, que el fragor domina,         
de acústica bocina.                             
Es la voz del deber: a su eco grave             
el nauta valeroso sólo sabe                     
las órdenes cumplir con fiero arrojo,           
y pisando los restos, ya despojo                 
de la Parca cruel, sereno avanza,               
al través de la nube ennegrecida                 
que le cerca homicida,                           
donde el deber le lanza.                         
Todo es abnegación, todo bravura;               
de su existencia el bien dado al olvido,         
aguarda decidido                                 
que el mar le preste amiga sepultura.           
                                                 
Tales los riesgos son, tal el estrago           
de la lucha que el hombre arrostrar osa         
sobre la espalda hercúlea y procelosa           
del piélago undivago.                           
El fuego, el aire, el líquido elemento           
que se agita traidor bajo su planta,             
en el mismo momento                             
reclaman su atención, y en el combate           
que las fuerzas quebranta,                       
al contrastar en reducido espacio               
de tan varios peligros el embate,               
justo es al menos que su vista cuente           
iguales fuerzas que batir enfrente,             
                                                 
no fue así en Trafalgar: cada navío             
de los que arbolan la española enseña           
contra fuerzas mayores siempre empeña           
su inquebrantable brío.                         
Encerrado en un círculo de fuego,               
blanco de las mortales andanadas                 
que el contrario tenaz, de furia ciego,         
lanza centuplicadas,                             
nada arredra el valor de sus campeones;         
y el mástil roto y perforado el casco           
y abierto a trozos el convexo puente             
aún resuena potente                             
la formidable voz de sus cañones.               
                                                 
Que el Bahamá lo diga, en cuyo bordo             
comandaba el intrépido Galiano,                 
de pecho altivo, a toda idea sorda               
de rendirse al britano.                         
Cinco navíos a la vez afronta;                   
y el valiente adalid, con voz entera             
que robustece el bélico coraje,                 
le grita a su equipaje:                         
«Clavada está en el asta la bandera».           
Y por igual manera                               
el Príncipe de Asturias, que en su puente       
unido ve al valiente                             
Gravina con Escaño, su segundo,                 
de indomable tesón da ejemplo al mundo.         
                                                 
Que lo diga el San Juan Nepomuceno,             
en que alienta el espíritu gigante               
de su jefe inmortal, gloria de España,           
que en cien empresas dominó la saña             
del furibundo Atlante.                           
Antes volar el buque se propone                 
que entregarle vencido, y su denuedo             
asombro infunde al enemigo y miedo.             
En tal empresa seis navíos pone                 
el británico isleño                             
de un barco solo para hacerse dueño,             
y cuando, muerto el ínclito marino,             
el buque arría el pabellón glorioso             
cumplido su destino,                             
al preguntar, de tanta prez celoso,             
cada jefe contrario: «¿A quién se rinde?»       
El valiente Falcón, que le comanda,             
«Tres navíos al par tuvo por banda»,             
contesta altivo, con la voz severa,             
                                                 
«De ninguno prescinde,                           
que a uno solo el San Juan no se rindiera».     
                                                 
Y ¿qué diré de ti, valiente Alsedo,             
a cuyo esfuerzo la Fortuna esquiva               
hizo tu buque por el viento quedo               
navegar en deriva?                               
Su empeño decidido fue más fuerte,               
y con hábil maniobra                             
el Montañés el barlovento cobra                 
y avanza hasta la línea de la muerte.           
Las velas todas rasga la metralla,               
destroza los obenques y la malla,               
hace astillas las fuertes guarniciones           
y diezma los leones,                             
llenos de patrio amor y de ardimiento,           
que tripulan tu débil bastimento.               
                                                 
En cien raudales por la rota amura               
el comprimido mar entra rugiente,               
labrando la temprana sepultura                   
de tanta brava gente.                           
Y con serena frente                             
impávido contemplas el estrago                   
y de la muerte el incesante amago,               
que por fin, inclemente,                         
hirió tu pecho y te arrancó la vida             
sobre el bao de tu nave desguarnida.             
                                                 
Castaños, tu segundo, toma el mando             
y en vano lidia con la adversa suerte:           
su empeño quebrantó con golpe infando           
la no saciada muerte.                           
Sin posible defensa, acribillado                 
el casco por cien partes, los heridos           
sin socorro en el puente y el sollado,           
los mástiles rendidos,                           
con otros cinco buques de la armada             
emprende el Montañés la retirada                 
a la triste señal que hace el Asturias,         
y en demanda del puerto                         
derivan juntos en fatal concierto,               
navegando en bandolas,                           
los restos de las naves españolas.               
                                                 
¡Día terrible, en que el valor probado           
Al número sucumbe con fiereza!                   
¡Preclaro día, en que el vencido honrado         
levanta con orgullo su cabeza!                   
La Historia en sus anales                       
con oro escribe vencimientos tales,             
y al dejar la victoria consignada               
no adjudica el honor de la jornada.             
Vuestros nombres serán del mundo ejemplo         
de la Fama en el templo,                         
y a vuestra frente del luctuoso día             
ciñó ya la memoria                               
verde laurel de eterna nombradía,               
palma gentil de inmarcesible gloria.             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.