El señor de la cada del tiempo - Poemas de Ricardo Lindo Fuentes

Poemas » ricardo lindo fuentes » el senor de la cada del tiempo

El señor de la cada del tiempo

I                                                         
Una campana mueve el aire,                                 
Y hay panes, peces, y una copa de vino sobre la mesa.     
Alguna vez alguien creyó en un día que nunca acabaría     
(y no sabemos si eras tú o era yo)                         
hecho de juventud, belleza y gracia.                       
El sol alumbraría para siempre la heredad                 
Del infinito jardín pequeño.                               
No sabíamos que estaba por delante                         
El vino de los días amargos.                               
Para una mariposa.                                         
Trae un mensaje del jardín que un día creímos visitar.     
Mueve Jesús el aire que rodea                             
La alta campana de bronce,                                 
Y el áspero cordón raspa su mano herida.                   
Construye otra palabra,                                   
Otra forma de vida,                                       
Mientras baja las gradas de piedra del campanario,         
Cubierto de estameña,                                     
Y su humor no es alegre,                                   
Sino silenciosa,                                           
Alta,                                                     
Dulce conciencia.                                         
                                                           
                                                           
II                                                         
Pero cómo habríamos de permanecer aquí,                   
Junto a lo que es bello,                                   
Los hermosos cuadros del pintor,                           
La bella copa labrada,                                     
Las flores del jardín.                                     
El viento ha esparcido cenizas en mis cabellos,           
Y en la planta que sube oigo la voz                       
Del viejo amigo muerto.                                   
El día naciente también debe morir.                       
Tendrá que trabajar como el amigo,                         
Y dar hojas y frutos y semillas.                           
Después se refugiará en el crepúsculo,                     
Como se ha refugiado el amigo                             
En la honda tierra.                                       
                                                           
                                                           
III                                                       
Ceniza, lluvia, vino,                                     
Algo latía en los dormitorios de la ausencia.             
El rostro de las aguas recogía                             
Un alto pino ingrávido,                                   
El eco de una nube que pasaba,                             
Y ese pino del agua y esa nube                             
Que no consignaría libro alguno,                           
De sueño estaban hechos.                                   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.