PoesÍa extraviada - Poemas de Reyes Gilberto Arévalo

Poemas » reyes gilberto arevalo » poesia extraviada

PoesÍa extraviada

Al Dr. Nelson Medina Monrroy,                       
otro que la anda buscando.                           
La muy puta                                         
se me ha perdido,                                   
días de andarla buscando                             
y nada.                                             
He pagado anuncios                                   
en los periódicos, la TV.,el cine,                   
la han llamado por radio,                           
he mandado telegramas                               
a conocidos, amigos                                 
y parientes lejanos,                                 
pero nada.                                           
La he andando buscado en los barrios,               
mercados, fábricas, hospitales, orfelinatos         
panteones, salas de belleza,                         
moteles y puteríos                                   
pero la muy zorra                                   
nunca aparece.                                       
Me ha dejado                                         
valiendo verga                                       
como un animal en patio ajeno;                       
lleno de esquinas y miradas.                         
Estoy aquí                                           
en lo absurdo de este desvelo                       
con golpes de pecho                                 
que me hacen pensar                                 
como acercarme formalmente a Dios.                   
Si algún día                                         
alguien la reconoce,                                 
díganle                                             
que no le preguntaré nada,                           
dónde ó con quien anduvo…                           
Me encuentro                                         
al borde de perversiones                             
propias de aquellos cadáveres reconstruidos         
en las oficinas del gobierno.                       
Qué recuerde                                         
cuando íbamos al mar                                 
a media noche                                       
a recoger aturdidos caracoles,                       
al estadio “Flor Blanca”                             
a compartir alegrías                                 
de goles ajenos,                                     
a las salas de cines                                 
donde apoyaba su cabeza                             
de aromados soles                                   
sobre mis hombros,                                   
a las concentraciones frente a Catedral             
en busca del milagro                                 
que aún estamos esperando.                           
En casa todos la queremos:                           
mi hija, la mayor, recién ha parido un varón         
y quiere ponerlo entre sus manos,                   
hemos dispuesto un cuarto                           
solo para ella                                       
y el perrito “Shampú”                               
mueve la cola,                                       
al mencionarla.                                     
Fermentando                                         
raíces desnudas                                     
sigo esperando su llegada                           
para desabotonarle su noche                         
y hacerle el amor;                                   
en la cama, las sillas, la mesa,                     
el sofá, la hamaca ó en el suelo.                   
En el patio, la cochera, el baño,                   
la sala ó en el techo de la casa,                   
donde ella quiera                                   
y como quiera;                                       
a solas, en parejas ó en grupos,                     
a gritos, a mordidas y araños                       
ó en silencio.                                       
Si la ven                                           
y se hace rogar                                     
no insistan,                                         
Dios en su misericordia                             
me la hará volver.                                   
A ver que oficio trae…                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.