Para qué - Poemas de MARÍA CRUZ

Poemas » maria cruz » para que

Para qué
               

                                            ¿Para qué?



El intenso azul del cielo, cual turquesa en agonía, 
palidece lentamente, y el occiduo sol estía 
de oro y cobre las hirsutas cabelleras del cocal. 
Con destellos sonrosados reverbera la montaña, 
en fulgor incandescente el distante mar se baña, 
y se tiñe el horizonte de carmín y de coral.

En el gris del éter claro, reflejando en su alba frente 
los postreros resplandores que despide el Occidente, 
la redonda luna sube entre copos de algodón. 
Impalpables muselinas del crepúsculo violeta 
flotan suaves, embrumando el color y la silueta, 
sobre el llano y el camino, la arboleda y el peñón.

Silba el grillo, la cigarra le contesta, el gallo canta, 
a intervalos ladra el perro, y la brisa se levanta 
murmurando entre la hierba, sollozando en el cañar. 
Se satura el fresco ambiente de caricias perfumadas, 
estridula el arroyuelo de minúsculas cascadas, 
y de blancos aleteos se circunda el palomar.

Y la noche abre sus alas diamantinas en el cielo.... 
Blandas quejas de las auras, cuchicheos del riachuelo, 
voz del grillo, gorgoritos de cristal del surtidor, 
mil acentos y mil ecos, ya lejanos, ya vecinos, 
prolongados breves, sordos, estridentes, argentinos, 
se confunden en un sólo gran susurro arrullador.

¡Oh! de todo y todos lejos, bajo estrellas titilantes, 
inconsciente contemplando las luciérnagas errantes, 
extinguirme dulcemente sin pensar en que viví! 
Convertirme en leve sombra que a la sombra se mezclara, 
deshacerme en un suspiro que la brisa me llevara, 
y en la inmensa noche quieta sepultar mi frenesí!

Mas ¿a qué implorar refugio del recóndito aislamiento, 
si doquiera que se esconda mi rebelde pensamiento, 
mis anhelos, insaciados enemigos, siempre van? 
En la calma de las cosas ¿para qué buscar mi calma, 
cuando ruge la tormenta en el fondo de mi alma, 
y es en mí donde rebrama desatado el huracán?

Y en la paz adormecida de la noche rumorosa 
en la voz de mi tristeza más profunda y dolorosa, 
más amargo el sentimiento de la dicha que no fué; 
y a la luz de las estrellas, faz a faz con lo infinito, 
mi sendero me parece más difícil, 
y repito con mayor desesperanza el estéril, ¿para qué?

       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.