Colombo - Poemas de Manuel de Cabanyes

Poemas » manuel de cabanyes » colombo

Colombo

Quanto se érgue  entre stupidos humanos
Quem ao nascer  sortio un peito altivo
Capaz  de inclyta empreza!
Máis que homem é um Nume.
 
POR los dudosos mares do insepultos
Vagan aún de Atlántida los hijos
Iberas quillas de Liguria un hombre
A ignotas playas conducía: el Héroe
Sentado en el alcázar, ya los ojos
Al último confín del horizonte
Giraba, ya a las páginas del cielo.
No era temor: ligeras, vagas dudas
(Que siempre al débil hombre un Dios envía)
Su corazón brumaban; cuando el Padre
De las ondas Océano en calma breve
Su ventoso escuadrón encadenando,
Agorero de bien, así le dijo:
«Anímate y alienta, imperturbable
Varón: cercano estás de tu derrota
Al fin ansiado: ¡anímate y alienta!
Pronto a tu vista desdoblado el mundo
Será: de Iberia el estandarte pronto
Sobre Aleghány flotará y los Andes;
Y con temor atónito el Indiano
Del león de España escuchará el rugido.
 
»¡Loor a ti, caudillo ilustre! ¡Excelsa
Nación, loor a ti, que de naufragios
Despreciadora altiva, y de la muerte,
A la empresa clarísima te arrojas!
Mi braveza temieron las naciones,
Y mis vías inciertas de escondidos
Escollos esparcidas y de monstruos,
Y por rabiosos vientos agitadas:
Tú, sola audaz, y fuerte y generosa,
Del inglorioso sueño en que yacía
Me dispertaste y me pediste paso.
En los Genios oceánicos el gozo
Tu acento derramó; que no sus aras
Ya desiertas serán, ni el europeo
Navegador desdeñará su culto.
 
»¡Prosperidad y gloria te acompañen!
Esas que encontrarás regiones vastas
De gratitud yo te las doy en muestra,
Y a las mentidas de Hércules colunas
Las trabaré con poderoso nudo
Que durará -mientras lo quiera el hado.
 
»Será tal vez que se deshaga o rompa;
Será tal vez que del hispano trono
El estandarte de oro prez de Otumba
Desparezca y el cetro de los Incas:
Pero siglos y siglos la aureola
Con que la Iberia ahora se enguirnalda,
Esplendorosa brillará, y de pasmo
A las edades llenará remotas.
 
»Cual víbora rastrera, que del suelo
No es poderosa a levantarse, ardientes
Ojos de muerte llenos a la Reina
Del aire vibra en vano, y de despecho
Silba y de rabia; espíritus villanos,
Ignoble raza de envidiosos pueblos
Tachar querrán la esclarecida hazaña
Que no supieron intentar; y vicios
Achacarán de un vil aventurero
O de un torpe soldado... a un pueblo todo
Con indigno placer y siempre en balde.
Así del sol en la órbita esplendente
Un oscuro mortal máculas busca,
Y en su eje de diamante fijo en tanto
Mares de luz en derredor esparce
El monarca del día, y al mezquino
Que le miró deslumbra y le confunde.
 
»Mas vos, Americanos, prole hispana,
¿Vos también a injuriar sois atrevidos
La madre antigua? Aquestos que en su tumba
Padres vuestros reposan, ¿olvidasteis
Que del Ebro en las márgenes y el Betis
El aliento de vida respiraron
Por la primera vez? ¿que la cabaña
Se muestra aún, do madres españolas
Sus pobres cunas con amor mecieron?
¡Oh Americanos! ¡no ultrajéis a España!
Si crueles no queréis ya ser sus hijos,
Volved la vista en derredor, y al menos
No en vuestras almas gratitud se apague.
 
»Esos campos, un día hórridas selvas
Do víctimas humanas ofrecidas
En culto impío a impíos dioses fueron,
Ella en felices campos convertía
Que ahora surca el labrador tranquilo,
Y virtuosa familia en ellos vive:
Ella elevaba esas ciudades vuestras,
Y para darlas acción y vida
Se desangraba, y de sus propios hijos
Quedó huérfana y sola. ¿Quién primero
Que ella erigió de Cristo los altares
En vuestro suelo, do la ley de vida
Grabada, y ley de amor, los indianos
Feroces pechos ablandó? De entonces
No entonó más el cántico de muerte
Triste guerrero que en la lid cayera;
Ni en crujir espantable humanos miembros,
Calientes todavía y palpitantes,
En bárbaros festines clamorosos
Tragados fueron con horror. De entonces
Vírgenes gracias del pudor el velo
Cubrió, y el velo del pudor encantos
A las vírgenes gracias añadía.
Arrebatado goce y fugitivo
No fue ya más amor, fue de las almas
Deleite celestial, magia inefable;
Y un acento fugaz, un descuidado
Dulce mirar, una memoria vaga
Endulza los pesares de una vida:
No más de su aflicción el vaso apura
Desconsolado el hombre; que en el fondo
Le pone siempre Religión amable
Una gota de miel, que es la esperanza.
 
»¡Oh Americanos, acatad a Iberia!
Sed de gloria, ambición, hambre del oro,
Temor de la cuchilla levantada
Sobre vuestras cabezas por delitos
O por virtudes en el viejo Mundo
¿Do un sitio hallar para pasiones tantas?
¡Ved! España os lo muestra; ella el camino
Vos abre; la seguid... ¿Quién son aquellas
Popas que adorna asiático trofeo?
¡Ínclitas Lusitanas! yo os conozco:
Dejáis altivas, como el sol, la aurora,
Y en el ocaso dormiréis... De Galia
Esotros leños son: argollas llevan
Para aherrojar Haiti... ¿Oís? Rompidas
Por africanas manos ora caen...
¡Cuál las proas británicas se lanzan
De libertad y poderío fieras!
¡Albión! ¡Albión! raza de héroes
En tus quillas escondes: de Washington
Y de Franklin vas a plantar el germen;
Vas a plantarle en las comarcas, donde
Cual ciervo de los bosques vagueaba
El cazador salvaje, y los celestes
Custodiadores del país inmenso
Los ángeles lloraban sobre el hombre
Cual fiera entre las fieras confundido.
¡Salud, modelos de virtudes patrias!
Mas, sin aquella que os mostró la senda,
Grande nación y generosa, ¿en dónde
El sublime edificio ora se alzara,
Que en robustos cimientos sostenido,
Incapaz de imitar admira Europa?
Morada augusta, por la cual olvida
Los siete Montes y el sagrado Tíber,
La, que de Roma esclavizada huyendo,
Noble mujer en la riscosa Helvecia
Por almas hospedada virtuosas,
Solamente tenía un rudo albergue...
Pero en oscuridad están veladas
Esas palabras para ti: prosigue
Ya la sublime empresa, oh generoso:
Impelerán mis Náyades tus popas;
Y a los propicios orientales vientos
Yo las cadenas soltaré... ¡Pudiese,
Pudiese así! ¡oh dolor! los envidiosos
Indignos hierros quebrantar que un día...
¡Oh Colombo! ¡Colombo! de la humana
Vida son breves las más fieras cuitas,
Mas sigue al grande eternidad de gloria!»

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.