Al nuevo plantío que mandó hacer en la alameda de valencia el mariscal suchet - Poemas de LEANDRO FERNÁNDEZ DE MORATÍN

Poemas » leandro fernandez de moratin » al nuevo plantio que mando hacer en la alameda de valencia el mariscal suchet

Al nuevo plantío que mandó hacer en la alameda de valencia el mariscal suchet

Ya la feliz ribera del edetano río         
a gozar vuelve su beldad primera,           
y los que devastó furor impío               
de Gradivo sangriento,                     
feraces campos gratos a Pomona,             
la amiga paz corona                         
con árboles umbrosos,                       
y ya en su nueva pompa bulle el viento.     
                                           
¡Oh! ¡Prosperen dichosos!                   
Una edad y otra acrecentar los vea         
tronco robusto y ramas tembladoras;         
y cuando el rayo de la luz febea           
en las estivas horas                       
el aire enciende, asilo den suaves         
y tálamo fecundo                           
al coro lisonjero de las aves.             
                                           
Amor, el dulce Amor, alma del mundo,       
aquí tendrá su imperio y monarquía,         
y los pensiles dejará de Gnido,             
la mansión del Olimpo y sus centellas,     
por gozar atrevido,                         
en la que va a crecer floresta umbría,     
los verdes ojos de sus ninfas bellas.       
                                           
¿Quién de sus flechas pudo                 
el pecho defender? Aquí el gemido           
del amador escuchará la hermosa;           
el corazón herido,                         
y el labio honesto a la respuesta mudo:     
aquí de su celosa                           
pasión las iras breves,                     
(que breves han de ser de amor las iras)   
tal vez exhalará con tiernas voces;         
y en tanto el son de las acordes liras,     
llevado de los céfiros veloces,             
al canto y danza animará festivo           
mientras alta Dictina rompe el velo         
nocturno, en carro de luciente plata,       
y con él arrebata                           
el curso de las horas fugitivo.             
                                           
Y tú, que viste de tu fértil suelo         
alzarse inútil muro,                       
abatir la segur antiguos troncos,           
de tu corba ribera honor sagrado,           
alcázares arder y humildes techos,         
tronar los bronces de Mavorte roncos,       
envuelta en humo obscuro                   
tu ciudad bella, y rotos y deshechos       
ejércitos, y en sangre amancillado         
tu raudal cristalino,                       
¡Oh! ¡Padre Turia! Si difunde el cielo     
sobre tus campos su favor divino,           
de guirnaldas ornándote la frente;         
corre soberbio al mar. En raudo vuelo       
dilatará la fama                           
el nombre, que veneras reverente,           
del que hoy añade a tu región decoro       
y de apolínea rama                         
ciñe el bastón y la balanza de oro.         
Digno adalid del dueño de la tierra,       
de el de Vivar trasunto:                   
que en paz te guarda, amenazando guerra,   
y el rayo enciende que vibro en Sagunto.   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.