Guapas y feas - Poemas de Juan Martínez Villergas

Poemas » juan martinez villergas » guapas y feas

Guapas y feas

Ninguna al nacer bonita               
supo su gracia quizás,                 
y ninguna nace fea                     
por su propia voluntad.               
                                       
Y unas y otras, sin saberlo,           
por su cara nada más,                 
vienen al injusto mundo               
a padecer o gozar.                     
                                       
La mujer que nace fea,                 
Dios la dé su santidad,               
que aun con esto la diremos           
imagen de Satanás.                     
                                       
La mujer que nace hermosa,             
aunque de genio infernal,             
no hay quien no la haga, rendido,     
suprema divinidad.                     
                                       
¿Y ella qué méritos tiene             
para diferencia tal?                   
¿Y qué delitos la fea                 
que tanta pena la dan?                 
                                       
Yo bien sé que al elegir               
cuando venimos acá,                   
pudiendo ser Serafín                   
ninguno fuera Caifás.                 
                                       
¿Qué culpa tenemos todos               
de que el papá o la mamá               
pensaran al construirnos               
en algún orangután?                   
                                       
Y eso que yo no soy fea,               
si he de decir la verdad;             
seré feo y no es lo mismo             
feo con o que con a.                   
                                       
Pero volviendo, señores,               
al asunto principal                   
que es tratar en las mujeres           
de hermosura y fealdad.               
                                       
Si una fea viste bien                 
dicen que la sienta mal.               
Mona vestida de seda                   
la llaman por donde va.               
                                       
Y una bella de trapillo               
a todos nos da que hablar,             
y hallamos más elegante               
la indiana que el tafetán.             
                                       
Cuando una hermosa sonríe             
nos figuramos mirar                   
una tan alta sonrisa                   
que es sonrisa celestial.             
                                       
Y si una fea se ríe                   
decimos sin caridad:                   
«¡Jesús qué boca tan grande!           
¡Cabe dentro medio pan!»               
                                       
Si una bella vierte lágrimas,         
¡oh corazón singular!,                 
¡oh virgen de Rafael!,                 
¡oh ternura angelical!                 
                                       
Una lágrima que rueda                 
por sus mejillas  no más,             
aun tiene más poesía                   
que un libro de Chateaubriand.         
                                       
Y cuando llora una fea                 
no se la puede mirar,                 
y acaso nos causa risa                 
su desventura fatal.                   
                                       
A una fea nadie llega                 
o pasa sin saludar;                   
una bonita no sale                     
sin un enjambre detrás.               
                                       
Así son todos los hombres             
y es lo más original,                 
que yo también soy así                 
sin poderlo remediar.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.