El tambor - Poemas de Juan Martínez Villergas

Poemas » juan martinez villergas » el tambor

El tambor

Llenos de vino los cueros             
y harto el ombligo de pan,           
vamos al campo guerreros:             
¡Ra-cataplam-param-plam!!!           
---                                   
Ganemos en guerra cruda               
de victoria la guirnalda,             
y demos al que no acuda               
cuatro almendras por la espalda.     
                                     
El que cobarde se asombre             
de mi redoble al compás,             
tendrá pantalones de hombre           
y de mujer lo demás.                 
                                     
¿Quién al ruido del tambor           
de entusiasmo no se inflama?         
¿A quién no punza el honor           
cuando la patria le llama?           
                                     
Ya en patrio fuego abrasados         
los corazones están.                 
¡Cataplán!                           
y sus atroces pecados                 
los contrarios purgarán               
¡ra-cataplán!!                       
¡Al combate, batallón,               
marchen, arma a discreción...!!       
¡Ra-cataplam-parram-plam!!!           
---                                   
La sangre en las venas arde,         
paso de camino y largo;               
y haga el que llegue más tarde       
veinte guardias de recargo.           
                                     
¡Ay! Ya el enemigo avisa             
que no le habéis de alcanzar         
porque tiene mucha prisa             
y no nos quiere esperar.             
                                     
¿Quién de canguelo suspira?           
¡Viva España! ¡Una canción!           
-Tran larán-lán lará-lirá,           
tran larán-lán larán-lón.             
                                     
¡A la lid soldados fieros             
y cúmplase nuestro afán!             
¡Cataplán!                           
¡Al campo bravos guerreros           
y arda troya, voto a san!             
¡Ra-cataplán!!                       
Himnos entonad a España,             
que ya el tambor acompaña.           
¡Ra-cataplam-parram-plán!!!           
---                                   
¡Vive Dios! ¡Con qué donaire         
huye el enemigo perro;               
como águilas por el aire,             
como liebres por el cerro!           
                                     
Corramos nosotros más,               
y ande la lanza y cañón.             
¡Tente canalla! ¡zis! ¡zas!           
¡Pam! ¡pim! ¡pum! ¡Pomporrompom!!!!   
                                     
Que ni uno solo se vaya               
del monte por la espesura.           
¡Leñazo y corra en Vizcaya           
un Ebro de sangre impura!             
                                     
¡Ah! De la vida reniego               
si de mis garras se van.             
¡Cataplán!!                           
¡Preparen! ¡Apunten! ¡Fuego!         
¡Qué lástima de alquitrán!           
¡Ra-cataplán!!                       
Dan de rendición la seña,             
no haya cuartel: ¡Leña! ¡Leña!       
¡Ra-cataplam-parram-plam!!!!         
                                     
Aquí expira un ciudadano.             
¡Soldados! Saña y valor.             
Los lamentos del hermano             
den al hermano rencor.               
                                     
Ya el ruin enemigo cede,             
quiere perdón el pipiolo.             
¡Duro en ellos y no quede             
para contarlo uno solo!               
                                     
Cantemos que ya respira               
de alegría el corazón.               
Tran larán-lán lará-lirá,             
tran larán-lán larán-lón.             
                                     
Vamos, bravos de contino             
a descansar de este afán.             
¡Cataplán!                           
Con diez leguas de camino             
según dice el capitán:               
¡Ra-cataplán!!                       
A Dios cerros y escarpadas;           
hasta otra vez, camaradas.           
¡Ra-cataplam-parram-plam!!!!         
                                     
Hoy no hay prisión ni recargo.       
¡Sus! ¡A dormir batallón!             
Paso de camino y largo.               
¡Marchen! ¡Arma a discreción!         
                                     
Ya la aldea se alborota,             
ya la patrona nos llama               
para compartir, patriota,             
sus manjares y su cama.               
                                     
No tendremos desafío                 
por eso niña de Dios.                 
Bien está; lo mío mío,               
y lo tuyo de los dos.                 
                                     
Ya piden vino los cueros,             
ya quiere el ombligo pan.             
¡Al rancho! ¡Al rancho guerreros!     
¡Ra-cataplam-parram-plán!!!           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.