Recopilación - Poemas de JORGE ANTONIO DORE

Poemas » jorge antonio dore » recopilacion

Recopilación

Paradoja de gloria que ante el mundo te humillas,       
flor de carne que a golpes marchita su verdor.         
Los hijos de la sombra despedazan tu vida               
sin saber que se quedan salpicados de Dios.             
Aún pasan sucias palmas barridas por el viento,         
testimonios recientes de tu entrada triunfal           
cuando hace una semana te llamaban ”maestro”           
muchos de los que hoy piden tu muerte vertical.         
De mano en mano ruedas, mudo y escarnecido             
como un ánfora helada de agrietado alabastro           
que a golpes de flagelo rezuma santo vino               
–antídoto divino contra el negro pecado–.               
Profanan la reliquia de tu piel malherida,             
como un ícono roto se ensañan con tu tez               
y coronan tu frente con un cielo de espinas             
que esparce estrellas rojas sobre tu mustia piel.       
La hora se hace plomo. El cuadro tenebrista             
culmina en paroxismo cuando el poder del mal           
se crece ante el ocaso de tu frangible vida             
sin sospechar del cuerpo que resucitará.               
Te encajan el madero sobre la curva espalda             
y mientras se abren paso, tus temblorosos pies         
transcriben con heridas de sus sangrantes plantas       
un mudo testamento para el hombre de fe.               
Con tres puntos y aparte de hierro sobre carne         
te clavan contra el signo de la contradicción           
y pendes a los vientos cual raído estandarte           
que despliega el secreto del misterio hombre-Dios.     
Perdona Nazareno, cuando a veces tentado               
por dioses deslumbrantes, he pospuesto mi fe           
y he cambiado por botas mis sandalias de santo         
y he bebido de fuentes que me dejan con sed.           
Tu calvario aún transcurre. No ha cesado en el tiempo. 
Es parte de la historia de nuestra redención.           
–A veces aún me cantan los gallos como a Pedro         
o me uno a los que gritan: “¡Barrabás!, ¡Jesús no!”–   
Soy Lázaro, Zaqueo, Pedro, Dimas y Saulo               
ando leproso; creo como el buen centurión               
y prosigo de cerca tus lumínicos pasos                 
porque a pesar de tantos errores y fracasos,           
mi fe te reconoce como el hijo de Dios.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.