Paredón - Poemas de JORGE ANTONIO DORE

Poemas » jorge antonio dore » paredon

Paredón

Como Tony me lo contó               
Se quiebra la madrugada             
con un chirrido de goznes           
oxidados. Una celda                 
ha sido abierta. Rumores.           
Hace un calor aplastante             
de trópico y el mar rompe           
contra los muros del puerto.         
Silencio. Los presos oyen.           
Doscientos ojos hundidos             
se comunican, insomnes.             
El tiempo se ha detenido             
para todos los relojes               
que marcan vida en el pecho         
de los que temen sus nombres.       
Dos guardias de verde olivo         
con barba espesa, recogen           
a un joven tieso de miedo           
del suelo. La una y once.           
–¡Arriba, gusano! –Y luego           
gravita un gemir sin voces           
mientras clausuran la jaula         
al ruido de sordos golpes.           
Un hedor insoportable               
emana de los rincones               
infestados de excremento             
donde el terror se corrompe.         
Las pisadas de los guardias         
martillan los corredores.           
Hay manos que oprimen manos;         
manos que oprimen barrotes;         
hay ojos que miran ojos             
y ojos cerrados, que oyen.           
Del patio proceden ruidos,           
gritos, atronantes órdenes.         
Alguien manda: –¡Carguen armas!     
Después, lanza imprecaciones.       
Unos piensan en la madre,           
otros en el horizonte.               
El viento pasa silbando             
por sobre los paredones.             
Se escucha un chasquear de rifles.   
–¡Apunten! –dicta otra orden.       
Rezos. Y al instante gritan:         
–¡Fuego! –y diez repercusiones       
se amplifican en cien ecos           
que apagan las oraciones.           
La sangre no fluye y pesa           
en los cuerpos, como en odres.       
Manos abiertas y yertas             
resbalan por los barrotes.           
Traen una sombra encorvada:         
los guardias vuelven al joven       
a su celda. Ya no piensa,           
ya no siente, no responde           
–las salvas de los fusiles           
matan por adentro al hombre–         
y un miliciano le dice:             
–Hoy no. ¡Mañana te rompen!         
¡Y ustedes! –grita a los otros       
vomitando sus rencores–             
¡a dormir, que uno por uno           
caerá cuando le toque!               
Murmullos. Los presos sudan.         
La Habana. Larga es la noche.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.